Centro Público

Esa peligrosa palabra

Conocer, respetar e idealmente apreciar tanto lo propio como lo que nos rodea, es condición ineludible para el entendimiento y la concordia entre los individuos y las sociedades.

En sentido contrario, el extrañamiento del otro, la ignorancia, incomprensión y rechazo de prácticas y tradiciones diferentes generan conflictos de toda índole.

Hay ciertas palabras que parecen estar fuera de toda sospecha; su sola mención implica una aceptación tácita de la inviolabilidad de su sentido.  Palabras que eluden las disputas y que se ofrecen como prenda de paz., que tranquilizan las conciencias superfluas de quienes se fingen preocupados por su derredor; que ocultan la desigualdad en todos sus posibles alcances y sentidos. Unas de esas palabras es  tolerancia.

La raíz latina tolerare significa soportar, aguantar. La definición del Diccionario de la Academia la describe como “respeto y consideración hacia las opiniones o prácticas de los demás, aunque repugnen a las nuestras”. Esta conjunción adversativa –aunque-, implica la diferencia entre la consideración que nos merecen nuestras propias prácticas y opiniones y la poca que otorgamos a las de quien no piensa igual, es decir a las ‘del otro’. El término tolerancia denota  la actitud de aquello que se soporta, se relaciona con debilidad o permisividad; tolerante es aquel que permite o acepta a alguien o algo reprobable.

Para el siglo XX se habían forjado elevadas expectativas. Sin embargo, resultaron frustradas al no verse sustentadas por valores reales como la igualdad social y política, la aceptación y el respeto a la alteridad. Por la ruptura de ese falso y frágil valor llamado tolerancia, Europa sucumbió bajo el peso de ideologías que exacerbaron pasiones raciales y propiciaron el exterminio de grupos étnicos y nacionales. En el lapso de tres décadas el viejo continente vivió una barbarie en la que se cometieron las mayores atrocidades del hombre contra el hombre.

Nuestro país, México, no ha estado exento de conflictos causados de esa índole. Siglos de imposición colonialista y una centuria de enfrentamientos no permitieron siquiera visualizar la apertura que le hubiera ahorrado un continuo derramamiento de sangre. Al iniciar su vida independiente, la primera constitución retomó, en materia religiosa, las pautas del virreinato: admitió una sola fe, excluyendo la de una población nativa que practicaba un sincretismo sui generis, parte cristiano y parte indígena. El rechazo y la intolerancia tomaron el lugar de la aceptación y el respeto. A mediados del siglo, una nueva generación de humanistas pragmáticos legisló modificando la constitución anterior, y entre otros asuntos de gran trascendencia para la república, borraron la exclusividad de una única religión. No obstante, fue difícil compaginar la ley con un cambio en la mentalidad popular. No fue sino hasta el porfiriato cuando, en aras del progreso, el país se abrió a la diversidad religiosa.

Hoy, México se asume como una nación pluriétnica y multicultural. Paso a paso, mediante una legislación igualitaria, ha buscado aminorar el desconocimiento y la brecha cultural y religiosa que separa a amplias capas de la sociedad. Los caminos del diálogo intercultural e interreligioso siguen una trayectoria positiva y fructífera. El objetivo, sin embargo, está aún lejos de lograrse.

Al mundo actual lo acechan numerosos fantasmas; por un lado, los evidentes, como la difusión electrónica de ideologías fascistas, neonazis, fundamentalistas; la discriminación e intolerancia por origen, color de piel, situación económica; por el otro, los subrepticios, como abulia e indiferencia. Y los derivados de la engañosa y peligrosa ‘tolerancia’.

Shulamit Goldsmit

Shulamit Goldsmit

Doctora en Ciencias Sociales y Políticas y Maestra en Historia por la Universidad Iberoamericana. Académica del Departamento de Historia.
Coordinadora del Programa de Cultura Judaica, UIA.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Muchas felicidades a Amalia Sánchez, triatleta mexicana en el #IronmanWorldChampionship Kona, Hawaii 2018. ¡Qué o… https://t.co/CtfCmZ28Qy
CentroPublicoMX Que no se les pase hoy, en la #FILZócalo2018 en punto de las 18:00 estarán @nestora_salgado y @DrJMMireles en el fo… https://t.co/OjypDwfc5z
CentroPublicoMX El papel del #remake en la industria cultural financieramente más activa e importante a nivel global. Con datos de… https://t.co/SSO2tFNGwU
CentroPublicoMX Comienza el @cervantino con 2 invitados de lujo, #India 🇮🇳 y #Aguascalientes. 10 al 28 de #octubre, 35 naciones pa… https://t.co/JeuUcQgUZM
CentroPublicoMX El actual clima político parte del hartazgo social sobre los excesos de la clase gobernante, así como de la impunid… https://t.co/dcNW3OLYF7