Centro Público

El falso debate de las Candidaturas Independientes, una crítica abierta a Luís Carlos Ugalde.

En días pasados, hemos seguido el debate de la reforma político electoral y muy particularmente la regulación en materia de candidaturas independientes, misma que se está llevando a cabo no sólo en el Congreso, sino en un sinfín de columnas y espacios en los distintos medios de comunicación.

En especial una, me parece muy representativa para mostrar un panorama más amplio de lo qué es el sistema político mexicano.

Luís Carlos Ugalde, ex Presidente Consejero del extinto IFE, publicó en el financiero -http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/candidaturas-independientes.html- varias tesis, qué viniendo de él, valdría la pena qué aclarara varias de ellas, aquí expongo algunas de ellas y su “posible” refutación:

El porcentaje de apoyo que deberá tener el ciudadano que quiera acceder a una candidatura independiente deberá de ser ( propone el ex presidente del IFE); para presidente del 1 por ciento del padrón electoral y para gobernadores, alcaldes y diputados el 2 por ciento, cifra que parece razonablemente aceptable en cuanto no la comparemos con los porcentajes minímos para que los partidos accedan a un sinfín de prerrogativas y privilegios que la ley les concede, que es de 0.26 por ciento.

Entre esas prerrogativas, la más lacerante y dañina para el desarrollo de nuestra sociedad es el monopolio de la política que ostentan los partidos políticos, aquí el Dr. Ugalde, refuta la analogía que se muestra en los porcentajes, ya que menciona: los partidos políticos son instituciones permanentes y una candidatura ciudadana -y cito textualmente- es un evento o una manifestación temporal de participación ciudadana”. Omite en este punto la permanencia de este instrumento ( candidaturas ciudadanas) en el sistema político, y como el Estado debe garantizar ante cualquier monopolio la competencia en igualdad de circunstancias de los distintos actores para el equilibrio y recomposición del propio sistema. Partiendo de una analogía con respecto al libre mercado; la resistencia que se tiene en las grandes regiones comerciales como en el NAFTA, con respecto al libre tránsito de personas, versus la libertad con la que cuentan los capitales y bienes para moverse entre los tres países, mientras el espíritu del tratado es una región más igualitaria y dinámica, no se permite a los ciudadanos particularmente mexicanos, acceder a los beneficios del primer mundo en Estados Unidos y Canadá, que si están ayudando a mantener, de la misma forma los partidos políticos derivado de la crisis de representación que enfrentan, requieren de una dosis importante de legitimidad por parte del ciudadano pero no están dispuestos a ceder ninguno de sus medios para acceder y participar en la toma de decisiones de nuestro país.

Por ultimo, en este punto y desde una visión Weberiana, en el sistema político mexicano encontramos distintos elementos en los dos sentidos mencionados por el propio Weber; políticos que viven de la política y políticos que viven para la política, conforme la maduración y apertura del sistema, los habrá también dentro de la sociedad organizada, dotando eventualmente de equilibrio, frescura y legitimidad a los procesos de toma de decisiones.

En el segundo y tercer aspecto que menciona, la recolección de firmas y los candados que debería contener la legislación secundaria para no presentarse como una puerta de emergencia a los miembros de partidos que en el juego interno no alcanzaron su candidatura, o la cooptación de la elección por parte de los partidos políticos de las elecciones por medio de este instrumento. En ambos casos estas propuestas se ven empatadas con una apertura real al ciudadano en el proceso de toma de decisiones.

El cuarto elemento no es de menor discrepancia qué el primero, quizás sea el mayor elemento que los partidos políticos puedan filtrar en la legislación como elemento disuasorio y retardador de la participación ciudadana, al obligar al ciudadano a financiarse por sus propios medios, esto generaría tres deformaciones de facto;

  1. Quizás Luís Carlos Ugalde omitió en su análisis una variable muy importante en este asunto; de los 2500 municipios del país, más de tres cuartas partes sufren de pobreza y la mitad se encuentran en estado de pobreza extrema, reconocidos por el CONEVAL, SEDESOL y diversos organismos internacionales, ¿cómo alentar la participación política en estos municipios?, en donde no sólo se les pedirá que derivado de la concentración de la riqueza subsistan con los escasos medios con los que cuentan, si no que ahora, derivado del reconocimiento internacional de los derechos políticos como derechos fundamentales, se les pedirá para ejercerlos, hacerse de recursos para enfrentar otro monopolio, el de la política, que sistemáticamente los ha venido aislando con programas asistenciales y métodos de exclusión derivado de la falta de realidad política de “sus” comunidades de los hoy sus representantes.
  2. A las ya deporsí reglas a modo del juego que ostentan los actores políticos, sumarle una carga más al candidato ciudadano plasmado esto en procuración de fondos para ejercer su derecho a ser votado, es no solo reconocer como legal y legítimo el derecho que ostentan los partidos políticos por parte del Estado, de ostentar el monopolio de la toma de decisiones, si no, fincar de inicio un elemento que en mediano y corto plazo, permitirá a los detractores de la apertura política, una de las fundamentaciones para la futura exclusión de la las candidaturas independientes como elementos de democracia sustantiva, ya que no solo pone al ciudadano común en estado de total indefensión frente a las instituciones políticas actuales, sino que lo hace presa de la tercer deformación que traería consigo una medida como la propuesta por el propio Ugalde.
  3. En los tiempos que vive nuestro país, se torna como tema de seguridad nacional la filtración de la delincuencia organizada en los distintos procesos de la toma de decisiones, la delincuencia organizada ha venido permeando sistemáticamente y en mayor o menor medida a los tres principales órdenes de gobierno, una candidatura independiente sin la vigilancia que introduce el presupuesto público, se muestra como elemento propicio de inclusión de intereses ajenos al espíritu de la legislación, dotando a la delincuencia de elementos para incidir en pro de sus intereses en la toma de decisiones. Pero no solo el tema de la delincuencia organizada reconocida preocupa, también se introducen en este aspecto elementos para que los grandes intereses o monopolios que es otro elemento de delincuencia organizada pero no reconocida ( son un grupo de personas que se ponen de acuerdo para delinquir con el manejo de la oferta y la demanda de bienes y servicios en pro de un beneficio particular, y que son igual de perjudiciales para las sociedades modernas que la hasta hoy reconocida como delincuencia organizada), aprovechen esta rendija para inmiscuir candidatos a fines a sus intereses, como lo podemos ver con las tele bancadas o los funcionarios y políticos que actúan en pro de estos monopolios.

Coincido con Luís Carlos Ugalde, “la demagogia que supone que los ciudadanos van a salvarnos de los políticos”: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/candidaturas-independientes-ii.html; pero nada más alejado del debate en correcto sentido; la irrupción de la ciudadanía no mira en este sentido, de hecho y como lo mencioné antes, el ciudadano común que decida participar en elecciones, eventualmente vivirá “de” o “para” la política, convirtiéndose en un ciudadano que ejerce a plenitud sus derechos fundamentales que lo colocan por la simple voluntad y compromiso en político, el viraje en este sentido direcciona el debate en la irrupción de la ciudadanía en el proceso de la toma de decisiones, dotando al sistema de elementos fundamentales, como; frescura, realidad, legalidad y legitimación, en este sentido deberemos de profundizar aún más no solo en cómo se articulan los procesos de como la ciudadanía acceda al juego político, sino una vez que ostente el encargo, se le doten de elementos para ejercerlo, elementos que como hemos profundizado en artículos anteriores, tendrán que ser asimétricos como en cualquier legislación en materia de competencia. Aquí también habrá que reconocer que los ciudadanos tendrán que profundizar en los requisitos mínimos indispensables para ejercer estos derechos políticos y no caer en las redes del sistema actual, esto deberá como principio fundamental defender la tesis de las consignas locales que los llevaron a querer cambiar la realidad de sus entornos y partiendo de ahí mirar y entender las interacciones que suponen las influencias en los distintos ángulos en los que se ejerce la política.

Por último y en su calidad de ex presidente de un organismo ciudadano, como supone el INE (antes IFE) , y en referencia a su segundo artículo en el mismo sentido, me parece increíble que el Doctor Ugalde no reconozca a la ciudanización de las cuestiones públicas como un elemento fundamental para la transición democrática en nuestro país, no es la batalla en contra de la política la que quiere librar la sociedad, se reconoce en ella elementos indispensables para el desarrollo de las sociedades como lo menciona Bernad Crick en su libro; “En defensa de la política”, como la única alternativa al “gobierno por la fuerza”, por cierto, libro editado en México en 2001 por el propio Instituto Federal Electoral del que fue presidente, es un elemento de contrapeso más, necesario para el establecimiento de una democracia que se acerque más a un proceso en el cuál la voluntad de las mayorías y el reconocimiento de los derechos de las minorías se vean plasmado en las instituciones del Estado.

Quizás la deformación en este sentido del expresidente del IFE, devenga aún de su paso por el mismo, la carente vocación democrática que demostró al no disculparse del encargo que ostentaba cuándo Felipe Calderón fue nombrado candidato por el Partido Acción Nacional, la relación tan cercana que presuponía el haber sido testigo en su boda acrecentó la duda de una elección quizás sí quizás no, manipulada, no hay elementos determinantes en ningún sentido, o la gran falta de capacidad para transmitir certeza en el manejo de los resultados de aquella elección, lo que tuvo dos graves consecuencias para nuestro país; el que el presidente electo como medida de apaciguamiento y legitimación sacará al ejército a las calles en una guerra que nos ha costado más de 70 mil muertos y un resentimiento en nuestra sociedad que tardará lustros tal vez décadas en sanar, y segundo la creación del mesías en el que se ha convertido López Obrador, el hoy autócrata líder de MORENA no es ni está cercano a ser la respuesta que la izquierda y el país necesitan, pero curiosamente es Luís Carlos Ugalde uno de sus creadores, justo lo que en cierto momento buscón combatir.

José Enrique García

José Enrique García

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM, cuenta con Diplomados en Marketing Político y en Prospectiva, Socio fundador de LIDER, empresa en desarrollo de estudios prospectivos y articulista en Centro Público portal de opinión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Muchas felicidades a Amalia Sánchez, triatleta mexicana en el #IronmanWorldChampionship Kona, Hawaii 2018. ¡Qué o… https://t.co/CtfCmZ28Qy
CentroPublicoMX Que no se les pase hoy, en la #FILZócalo2018 en punto de las 18:00 estarán @nestora_salgado y @DrJMMireles en el fo… https://t.co/OjypDwfc5z
CentroPublicoMX El papel del #remake en la industria cultural financieramente más activa e importante a nivel global. Con datos de… https://t.co/SSO2tFNGwU
CentroPublicoMX Comienza el @cervantino con 2 invitados de lujo, #India 🇮🇳 y #Aguascalientes. 10 al 28 de #octubre, 35 naciones pa… https://t.co/JeuUcQgUZM
CentroPublicoMX El actual clima político parte del hartazgo social sobre los excesos de la clase gobernante, así como de la impunid… https://t.co/dcNW3OLYF7