Centro Público

Contra Agenda

Por más buenas intenciones que tenga un gobierno, es imposible cambiar estrepitosamente el desarrollo de sus sociedades, en nuestro país cada seis años reinventan las cosas, todo -seguro estoy-, por transformar al país en uno más próspero y dinámico, que de una manera definitiva nos lleve al primer mundo, sea cual sea el concepto que arropa esa definición, en fin, que todos nos prometen una mejor calidad vida, ¡ya me vi!, con la cultura republicana francesa, la productividad alemana, la moneda inglesa y la increíble calidad de vida norteamericana, apoco no se le antoja, estimado lector, que su hija o hijo tengan la cultura del respeto y libertad de los franceses, o que cuando salga de trabajar se sienta satisfecho porque ningún otro trabajador en el mundo fue más productivo en su jornada laboral, o que en sus vacaciones pueda viajar a cualquier lugar del mundo puesto que su moneda está mejor valorada que la mayoría de las otras monedas, pero qué me dice de poder acceder en todas las ciudades de su país a universidades, escuelas, restaurantes, centros comerciales, hospitales y centros de diversión, ¿apoco no suena increíble?, pues no señor, usted vive en México, lugar de las grandes transformaciones, (¡todo el tiempo estamos cambiando!), entonces querido lector, espere a que se den los cambios para disfrutar de sus beneficios, y sí ya sé, se estará haciendo la misma pregunta tonta que la mayoría, pero si siempre estamos cambiando ¿Cuándo llegarán los beneficios?, bueno la luz y el gas en un par de años, pero la gratuidad de larga distancia en el mismísimo dos mil quince estimado contribuyente, y usted tranquilo que esto es sólo el comienzo, va a haber crédito por montones, las tarjetas casi casi se pagarán solas, vamos a tener escuelas de primer mundo, ahora sí acabamos con Chuky y los maestros se pondrán a trabajar, pero qué le cuento de las grandes inversiones y los puestazos de trabajo que las petroleras transnacionales traerán, porque no piense que sólo vienen por nuestros recursos, les interesa su bienestar y los recursos naturales de nuestro país.

Sí estimado lector, no crea que la sátira arriba descrita fue inducida por el actual momento político, no, remóntese a todos los sexenios que recuerde de 1982 para acá, todos tienen como denominador común las grandes promesas de los beneficios de un modelo –la apertura total- que no podemos decir agotado, puesto no se echó a andar. El país lleva estacionado más de treinta años con tasas de crecimiento de 1.7%, el doble de pobres y un sinfín de promesas sin cumplir, que como disco rayado escuchamos cada seis años, pero también cada seis años las olvidamos.

Y esa es la dinámica en la que nos encontramos, no hay una visión real a largo plazo, porque si la hay, no entiendo qué hacemos en nuestras casas, hay que salir y con antorchas ir a la Secretaría de Hacienda y sacar a todos los malandrines que se han adueñado del rumbo de este país, ya que si en más de treinta años no hemos avanzado ¿porqué tendríamos que hacerlo ahora?, la necedad en tiempos de crisis, es el más aberrante pecado cometido, y sesenta millones de mexicanos la padecen a diario.

El modelo tiene en jaque al Gobierno del Presidente Peña Nieto, que con las reformas ha profundizado en él, hay un dicho que dice, “cuidado con lo que pides que se te puede conceder”, al gobierno en turno se le concedió cuanto quiso, sin embargo, el rumbo que eligió es la profundización del modelo, está condenado a lo que ya ha pasado, nulo crecimiento, alta concentración de la riqueza, y crecimiento de la pobreza, no hay incentivos en otro lado, desde ahora podemos deducir algo; los tres factores antes descritos generan cambios políticos en el mejor de los casos o cambios sociales abruptos en los peores, ¿podemos llamarle democracia a la alternancia que se seguirá observando en nuestro país?, o es simple y llanamente la búsqueda de las promesas olvidadas, aquellas que ofrecía un país de primer mundo, y si la alternancia no es suficiente para dar cauce al descontento generalizado, ¿Se profundizará la degradación y la violencia en nuestro país?, pues todo parece indicar que veremos resultados en ambos sentidos.

Hasta la próxima.

#contraagenda, #agendaciudadana, #revolucióndelasideas, #promesasolvidadas

José Enrique García

José Enrique García

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM, cuenta con Diplomados en Marketing Político y en Prospectiva, Socio fundador de LIDER, empresa en desarrollo de estudios prospectivos y articulista en Centro Público portal de opinión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Muchas felicidades a Amalia Sánchez, triatleta mexicana en el #IronmanWorldChampionship Kona, Hawaii 2018. ¡Qué o… https://t.co/CtfCmZ28Qy
CentroPublicoMX Que no se les pase hoy, en la #FILZócalo2018 en punto de las 18:00 estarán @nestora_salgado y @DrJMMireles en el fo… https://t.co/OjypDwfc5z
CentroPublicoMX El papel del #remake en la industria cultural financieramente más activa e importante a nivel global. Con datos de… https://t.co/SSO2tFNGwU
CentroPublicoMX Comienza el @cervantino con 2 invitados de lujo, #India 🇮🇳 y #Aguascalientes. 10 al 28 de #octubre, 35 naciones pa… https://t.co/JeuUcQgUZM
CentroPublicoMX El actual clima político parte del hartazgo social sobre los excesos de la clase gobernante, así como de la impunid… https://t.co/dcNW3OLYF7