Centro Público

¡Viva la vida!: Frida y Diego. Pasión, política y pintura en Moscú

A finales del año pasado se inauguró una gran muestra retrospectiva de una de las relaciones más conocidas, al nivel de Cleopatras y Marco Antonio, de Josefina y Napoleón, se encuentran Frida y Diego, rodeados de una mitología compleja que enlaza la pasión, la política y principalmente, la pintura en un momento de gran efervescencia. Una gran historia de amor que involucra la creación artística, la traición, la historia mundial, el sufrimiento, el capitalismo, el comunismo, todo exacerbado a más no poder. Esa historia de amor trágica, es la que invita a los moscovitas a visitar un pabellón especialmente construido para visitar la colección de la Casa Azul y del Museo Dolores Olmedo y ahondar por medio del arte en esta grandilocuente narrativa, a partir de la última obra de Frida Kahlo, el título de “¡Viva la Vida!” es entre una celebración, pero también resulta una ironía de todo el dolor que vivió, desde el corporal hasta el sentimiento.

La exposición organizada por Link of times y el Museo Fabergé, ambas del empresario Viktor Vekselberg involucrado con la “Trama Rusa”, en la sala Manezh, las personas van personificadas de Fridas y Diegos, en el frío de Moscú los colores, las flores, las texturas inundan a un sentimiento de mexicaneidad al encontrarse con una historia que ha sido inmortalizada en las pinturas de Kahlo y de Rivera, en cientos y miles de fotografías, en cartas, y en películas; con un horario de 10 a 9 de la noche un costo de 200 pesos por persona en fin de semana.

Es una exposición que ha salido a las calles, desde manos gigantes inspiradas en las de Frida, simplemente pensemos en sus autorretratos, en especia “Autorretrato dedicado al Dr. Éloesseru” (1940), con los aretes de manos, que ha invitado a compartir las sensaciones, en muchas zonas para hacerse selfies, incluye la idea que el fenómeno de Frida sea visto no nada más como un ícono femenino, feminista, sino también unisex, de las comunidades LGTB, insinuando que todos somos Frida, en una época donde el amor se presento de muchas formas, es más es tal el amor que la imagen que da al bienvenida a la exposición es un beso de Frida y Diego que invita a otros besos.

También recrean aspectos de la vida cotidiana y, hasta cierto grado la influencia de Diego en Frida, principalmente al inicio de su matrimonio. Un ejemplo es la relación entre la concepción de “Familia” (1934) de diego Rivera que en una composición que nos podría recordar a la Piedad se ve al pequeño Dimas Rosas acobijado por el abrazo de su mamá y con la tierna mirada de su hermana encima de un tapete de petate, a los 3 años, el pequeño moriría y en esa ocasión Frida realizaría su retrato a la usanza de los cuadros costumbristas del siglos XIX, vestido y coronado como un rey y rodeado de diferentes flores en, lo que se podría presumir, sería el mismo tapete que el cuadro de Rivera. Esa clase comunicación diaria es la que permitiría a Frida a ganar cada vez una confianza mayor de un estilo propio, alejado de sus inicios ingenuos y cercanos al Método Best Mugard, influida por el amor a lo prehispánico y las tradiciones populares.

Lo más interesante de la exposición son las revelaciones y lo que no esta, que tienen que ver directamente con la historia de Diego y Frida y la Unión Soviética. Uno de las piezas más importantes, tiene que ver con un sentido totalmente político y crítico de Diego Rivera y es una pintura de 1954, el mismo año en el que falleció Frida. La polémica obra relata la invasión de Estados Unidos a Guatemala, que desencadenó la caída del gobierno de Jacobo Arbenz. La obra fue realizada para que participará en una exposición del Frente Nacional de las Artes Plásticas que comenzaba en Polonia. Diego Rivera viajó a Rusia para ser sometido a un tratamiento de cobalto para combatir el cáncer que le aquejaba, en ese viajo regaló esta pieza a la “clase obrera”, pero al parecer por órdenes de Stanlin la pieza permaneció guardada hasta el 2007 en las bodegas del Museo Pushkin en Moscú.

Otra de las fotografías que más llaman la atención es la de “La Mesa Herida” (1940), junto con las “Dos Fridas” Kahlo sólo realizó dos obras de gran formato. La pieza de más de dos metros, actualmente se encuentra desaparecida después de que se prestará para una exposición en Polonia en 1955

La muestra, ya no solamente es lo que se muestra en los muros, sino la cantidad de sentimientos que despierta entre los asistentes y que pueden ser atestiguados a través de las redes sociales, desde besos, hasta los talleres de creación de coronas de flores, de alebrijes, de la cantidad de corazones sangrantes, de conferencias, presentaciones de libros, lectura del diario de Frida, que convierten a esta exposición en una fiesta mexicana.

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX ¿Revocación de mandato, reelección o una campaña electoral permanente del Presidente? @FJCPeriodista escribe sobre… https://t.co/NT8bHGlcWZ
CentroPublicoMX ¿Asistieron a los primeros 20 años del #ViveLatino? Mariana Arellano, les deja por acá una breve crónica del festi… https://t.co/F3oBCKAnmy
CentroPublicoMX Sobre la probable e inminente extinción de la vaquita marina. Cuando el crimen organizado y la pesca furtiva provoc… https://t.co/6xl6JOLfFK
CentroPublicoMX Sobre las memorias de @MichelleObama y la obra de @kehindewileyart en el @NPG @smithsonian. Entre ambos; el paso… https://t.co/hkEEU4oKQK
CentroPublicoMX Política, economía y una nueva forma de gobernar, los modos y formas de la #CuartaTransformación. Escribe… https://t.co/WRa4qY8AaN