Desde que comencé a colaborar en museos desde 1999,  primero como voluntaria en el Antiguo Colegio de San Ildefonso y, poco después, más de seis años en el Museo Tamayo. Arte Contemporáneo, una de mis tareas ha sido la clasificación de diferentes publicaciones. En ese entonces una de las actividades más emocionantes era abrir los paquetes que llegaban de instituciones internacionales, que en  ocasiones no podíamos ver, ejemplo de esto fue un video casete de una institución española que no cabía ni en el VHS, ni en el Beta, o un folleto de un museo japonés que para nosotros era casi imposible leer.

Esos impresos eran un primer acercamiento a otros lugares. Actualmente, han llegado a mis manos una selección de catálogos y folletos de una tierra no tan lejana, pero tampoco tan cercana, ideales para hacer una travesía imaginaria por las calles de Lisboa. Ha sido una sorpresa descubrir la calidad de sus colecciones y de sus publicaciones, tanto públicas como privadas.

Este paseo comenzó hace unos meses en la visita virtual  a la página del Museo Calouste Gulbenkian (http://museu.gulbenkian.pt/Museu/en/Museum/VirtualTour), financiero armenio  (1869-1955) que buscó un espacio tranquilo durante la Segunda Guerra Mundial y lo encontró en esta ciudad. La colección ecléctica la comenzó a formar en 1898, con más de 6000 piezas entre monedas griegas clásicas, libros raros, cerámicas islámicas, tapetes, pinturas y joyas -como dato curioso en las obras resaltadas, aparece cuando fueron adquiridas; incluyendo compras en casas de subastas como Sotheby’s y Christies, así como  los días en las que fueron compradas; siendo la última una pintura de Stanlislas Lépine, “La calle Saint-Vicent en Montmartre“ (1873-1878), de 1953.  En 1969 se inauguró el museo que buscaba un equilibrio entre la luz natural y la artificial en armonía con el Parque Santa Gertrudes, con una combinación de materiales como concreto, granito, diferentes maderas y sobre todo vidrio que amplia la mirada del visitante.  Si al visitarla de forma virtual, el silencio te acompaña, en una visita solitaria, al ver todos los tesoros se llena de momentos históricos.

Por otro lado, al hojear los catálogos de los Museus de Portugal, como el Museo Nacional de Azulejos (http://www.museudoazulejo.pt/), el Museo Nacional de Teatro (http://www.museudoteatroedanca.pt/ ) o el Museo Nacional del Traje (http://www.museudotraje.pt/), que son parte del Instituto dos Museus e Da Conservaçao de Portugal, y que cuentan de manera muy sucinta, pero agraciada lo que se puede encontrar en estos recintos: desde su arquitectura hasta sus piezas más emblemáticas: dibujos de las escenografías y los vestuarios; accesorios, una bolsa de 1920 o botones de 1780; pinturas de personalidades portuguesas, “Retrato de Emilia Adelaide” (1871), tableros como Macacaria O Casamento da Galinha realizado a finales del siglo XVI por Pieter van der Borcht (1545-1608) en azulejos o las curiosas figuras de invitación a los hogares parte del siglo XVIII.

Mientras que el museo más conocido es el Museo Nacional de Arte Antiguo (http://www.museudearteantiga.pt/english) con su impresionante colección de piezas desde el s. XIII hasta el s.XIX y su colección de artes decorativas de China, India, África, Irán, la joya de la ciudad podría ser el Museo- Escuela de Artes Decorativas Portuguesas de la Fundación Ricardo do Espírito Santo Silva, aunque en la web no hay tanta información, el Museo localizado en el Palacio Azurara, tras los diferentes usos que sufrió  (sede del Estado- Mayor del Ejército, hospicio para hidrófobos, colegios, casa de familias pobres) en los años 40 se dedicó a salvar aquellas profesiones caracterizadas por la “manualidad”, de la que los portugueses se distinguieron a partir de la donación de este banquero. En sus salas se pueden ver desde carruajes del s.XVIII, pasando por textiles, trabajos en madera indo-portugueses en materiales como shisham, ébano y marfil; Belénes, plata, o como la Escultura de un Grupo de Música de Cámara realizados no más latos de 4 cm en madera y vestidos en franela  del s.XVIII; o un Oratorio de Pred realizado en Japón a finales del s.XVI de madera lacada de negro y pintura en cobre es una pieza muy valiosa tanto artísticamente e históricamente. La selección de su guía señala tanto las fichas técnicas de las piezas, como un párrafo breve en el que se explica su historia, y algunas palabras señaladas con asteriscos para buscarlas en su glosario de palabras, remarcando su carácter didáctico. Así mismo en la esquina superior de las páginas de la izquierda cuentan con un pequeño croquis señalando la ubicación de la sala en donde se encuentran éstas.

Finalmente, en la estación del metro: Alto dos Moinhos se encuentra el Museo de la Música, el cuál abrió sus puertas en 1994 con más de 1000 instrumentos musicales, principalmente europeos desde el s.XVI hasta hoy en día y, cerca de 200 representativas de la iconografía musical. Su colección se encuentra dividida en: Cordofonos, Aerófonos, Membranofonos, Idiófonos y reproductores de sonidos, por lo que les permite que los instrumentos de otras latitudes entren perfectamente. Su condición de “underground”, en este caso literal, permite el acceso a una gran variedad de público . En su pequeño catálogo, al final vienen los esquemas de cada una de las partes de algunos instrumentos como las mandolinas, violines, clarinetes, entre otros.

Después de esta pequeña reseña lo único que me queda es suspirar por visitar esta ciudad en el futuro cercano, y comer un buen trozo de bacalao.

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *