Entre el alud de noticias que recibimos cada día, la mayoría enojosas, preocupantes e incluso inquietantes, aún es posible encontrar también algunas que nos dan esperanzas.

Así, por ejemplo, a diferencia de las informaciones referidas a los sucesos del terrorismo que atestiguamos fuera de nuestras fronteras o a los casos de violencia que padecemos en gran parte del territorio nacional, existen notas que además de reconfortarnos nos muestran alternativas para alcanzar mayor crecimiento y prosperidad.

Es el caso del turismo, rubro en el que hemos avanzado de manera alentadora. Según nos enteramos recientemente, el caudal de visitantes que recibimos en el país creció de manera significativa en el último año: de 24 millones en el 2013 a casi 30 millones en el 2014. Esto, por supuesto, implica crecimiento para la llamada industria sin chimeneas, además de múltiples beneficios en inversiones y generación de empleos, entre otros aspectos.

Más allá del incremento del número de personas que nos han visitado provenientes del extranjero, hay un dato que en especial nos complace: el ingreso de divisas creció 16.5% en relación con el 2013, es decir, hubo un incremento de más de de 12 000 millones de dólares.

Estas cifras nos llevan a pensar que en México pueden abrirse otras las puertas al turismo de diversos tipos y a partir de ahí establecer horizontes más amplios en el futuro inmediato. Quizá, ¿por qué no?, dejar de ser un país que depende en gran medida de la venta de su petróleo –lo que nos ha llevado, precisamente, a la crisis actual–, para promover una economía más diversificada, sólida y promisoria.

Eso sí, un problema que se debe resolver con urgencia es el de las acciones violentas que se registran en algunos de nuestros más importantes centros turísticos, pues la inseguridad, obviamente, opera contra la imagen de México ante el mundo y desalienta a los posibles visitantes.

Asimismo, deberán mejorarse la infraestructura, los servicios y la atención al turista, y ya no digamos lo elemental: brindarle seguridad durante su estancia en nuestro país.

Considero, por otra parte, que es fundamental ampliar la oferta e incrementar los atractivos para los visitantes extranjeros. Me refiero no sólo a que junto al llamado turismo de playa se promueva el de carácter cultural, sino a incorporar un factor que merece la mayor atención y el máximo apoyo promocional y publicitario: la maravillosa gastronomía mexicana, que si bien ya ocupa un sitio privilegiado en el mundo, puede tener aún mayor difusión para llegar a constituir un eje estratégico de impulso y atracción turísticos. Este tema me ha interesado desde hace muchos años e incluso he desarrollado un proyecto en este sentido, el cual, por cierto, confío en que pronto se tome en cuenta por los grandes beneficios que, estoy convencida, podría acarrear para el impulso al turismo nacional e internacional.

Hay que mostrar y ofrecer nuestros sabores de manera audaz, creativa y permanente, colocarlos en un sitio destacado, al nivel del paisaje o la música. Ya otros países han emprendido esta tarea; es el caso de Perú, cuya gastronomía por sí misma capta a millones de turistas de diversos continentes.

Hay buenos resultados, pues, en materia turística, que nos alegran y estimulan para conseguir todavía mayores logros durante el presente año. Debemos conservar el ánimo de acrecentar los aciertos y corregir las omisiones y errores, así como resolver todos aquellos factores que se opongan a que en el 2015 obtengamos de nueva cuenta incrementos como los que hemos sido capaces de alcanzar. Enhorabuena.

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *