Ahí están las declaraciones de Mitt Romney, el excandidato presidencial por el Partido Republicano. El exgobernador de Massachusetts, derrotado por Barack Obama en 2012, calificó a Trump de farsante, mentiroso, misógino y no apto para la Presidencia, y llamó a sus correligionarios a votar por cualquiera de los demás precandidatos. A su convocatoria se sumó otro excandidato del mismo partido, John McCain, y las voces de ambos se unieron a las de varias docenas de destacados militantes republicanos que han opinado en el mismo sentido.

Es interesante ver cómo en las últimas semanas ha ido permeando en la sociedad estadounidense y en diversos líderes de opinión la alarma creciente ante la que parecía casi inminente candidatura de Trump, pues el multimillonario avanzaba con paso firme y en no pocos casos llegaba a arrasar, sin bloques ni bloqueos políticos a la vista.

En los medios de comunicación también ha sido más notoria la oposición en contra de la candidatura de este que, quizá con tino, ha sido calificado de populista de derecha, cuando no de plano se le cataloga como fascista. Ahí está el caso de una edición reciente de la popular revista Time, donde aparece una fotografía del rostro de este gesticulador y una serie de casillas palomeadas que lo describen: “matón”, “showman”, “aguafiestas”, “demagogo”… Lo preocupante es que queda sólo una casilla vacía, al final, que señala: “45º presidente de Estados Unidos”.

Qué bueno que esa reacción en contra de las patanerías del precandidato ha surgido de manera más contundente, aunque todavía no puede darse por ganada la batalla de la razón, la tolerancia, la apertura y los más elevados valores de la democracia y de la libertad, pues lo idóneo sería que ese bravucón, racista e irascible individuo de ninguna manera llegue a ser el candidato del Partido Republicano.

Por su parte, tanto Hillary Clinton como Bernie Sanders, precandidatos demócratas, se han ocupado del tema en sus propios discursos de campaña, así como en los debates de su partido, y han coincidido en reprobar las propuestas –más bien amenazas– de política migratoria de Trump. Clinton lo ha dejado claro con una palabra: “Basta” ante las declaraciones imprudentes y xenófobas del empresario y ha calificado su muro como “pura fantasía”, mientras Sanders afirmó que estaba convencido de que los estadounidenses no votarán por un candidato que insulta a los mexicanos, a las mujeres y a los afroamericanos.

Aquí, en México, parece haber un rechazo unánime al magnate, y a pesar de la extrema cautela del gobierno federal para pronunciarse al respecto, en los últimos días se han registrado opiniones como la del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien aseguró que México no pagará ni un solo peso para la construcción de un presunto muro en la frontera norte, con el que Trump amenaza una y otra vez, siempre afirmando que será nuestro país el que lo financie.

Por su parte, el propio presidente Enrique Peña Nieto ha manifestado que de seguir esa actitud afectaría la relación de México y Estados Unidos. Además equiparó el discurso de Trump con el de nefastos dictadores de triste memoria, como Hitler y Mussolini: “Ha habido episodios de la historia de la humanidad, lamentablemente, donde estas expresiones, de esta retórica estridente, sólo han llevado realmente a escenarios muy fatídicos…”, dijo.

Qué decir de artistas e intelectuales que en sus propios espacios de opinión en los medios de comunicación (radio, televisión y prensa) han unificado sus críticas contra las desmesuras peligrosas de este hombre de 69 años que tanto nos desprecia y critica.

Una gran preocupación se tiene también en Estados Unidos por los embates de este belicoso precandidato contra los musulmanes, que pueden generar todavía más hostilidad de los grupos extremistas, como se ha visto en el pasado reciente. De igual forma, causan recelo sus acercamientos irresponsables y riesgosos con la Rusia de Vladimir Putin, en detrimento de potencias como China.

En fin, pocas veces se ha visto en la historia contemporánea mundial un racismo tan escandaloso como galopante, que por esa razón ha generado reacciones en cadena con una respuesta cada vez más extendida en contra del aspirante que, pese a todo –por desgracia–, sigue como puntero en la contienda hacia la candidatura republicana.

Ojalá las reacciones continúen y adquieran fuerza para que pronto podamos decir, para bien no sólo de los mexicanos sino del mundo entero, que Trump ya se quedó atrás, muy atrás, y se convirtió en una anécdota olvidable.

Etiquetas

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *