Centro Público

Tortuga gigante de los Galápagos

La tortuga gigante de los Galápagos es la mayor de las especies de ese tipo que viven hoy en esa zona. Llegan a tener hasta 400 kilogramos de peso y 2 metro de longitud. Es uno de los animales más longevos que se conocen, con una media de edad que supera los 150 años. Estos animales son vegetarianos, se alimentan de cactus, hierbas, hojas y bayas.

Las tortugas pueden sobrevivir durante meses sin agua ni alimento. Al amanecer van en busca de los rayos del sol para elevar su temperatura corporal. Es una especie de tierra, aunque se le puede encontrar cerca del agua. Es de movimientos muy lentos y en las noches busca refugio entre la vegetación. Anidan en las zonas bajas de las islas donde excavan huecos en la arena para depositar sus huevos.

El naturalista británico Charles Darwin visitó las islas Galápagos en 1835 durante el segundo viaje de su famosa embarcación el Beagle. Darwin observó que las tortugas de las islas más montañosas y verdes tenían el cuello corto y caparazones abombados, mientras que las de las islas planas y secas tenían el cuello largo y el caparazón “en silla de montar” como una adaptación para alcanzar las partes más tiernas de los altos cactus. Las diferencias anatómicas entre las tortugas sirvieron como dato de referencia para la elaboración de su teoría sobre la evolución de los seres vivos.

Estas tortugas han sufrido una terrible historia de persecución y exterminio a manos del hombre. Su prodigiosa capacidad para vivir muchos meses sin agua ni comida las convirtió en fuente de alimento fresco fácilmente almacenable en la bodega de los barcos para marinos que necesitaban hacer grandes travesías. Cuando en el siglo XVIII llegaron los primeros exploradores a este lugar, arrasaron con algunos de los recursos ambientales de la zona, y se alimentaron con los huevos de estas tortugas.

La tortuga gigante de Galápagos está catalogada como vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la manutención ex situ de su población es importante.

Existen once subespecies de tortugas gigantes de los Galápagos. Es particularmente famosa la subespecie geochelone nigra abingdonii, ya que era conocida por tener solo un individuo vivo «el solitario George», un macho descubierto en 1971 por cazadores de cabras, y luego trasladado a la Estación de Investigación Charles Darwin, donde fue mantenido en cautiverio junto con otras dos hembras de la subespecie geochelone nigra becki de la Isla Isabela, con la esperanza de que se reprodujeran y que sus genes se perpetuarán. Desafortunadamente, estos intentos no dieron frutos.

En el parque nacional de Galápagos también se han suscitado robos de estas tortugas. Estos delitos son hechos principalmente traficantes para coleccionistas de especies exóticas en el mercado asiático.

En el año 2017 en Perú fueron rescatadas 29 tortugas de un autobús que circulaba en la región de Piura, estos animales fueron repatriados al Ecuador en junio de 2018. De este grupo, dos tortugas murieron mientras eran transportadas en el vehículo y una más falleció por causas naturales cuando estaba bajo custodia peruana, de las 26 que sobrevivieron permanecen en cuarentena dentro de un corral ubicado en el aeropuerto ecológico de la isla Baltra.

El pasado 4 de febrero anunciaron que la naturaleza nos da una nueva oportunidad. Luego de más de cien años, el científico James Gibbs hizo un sorprendente hallazgo: un pequeño grupo de tortugas en la isla de Pinzón, perteneciente a las islas Galápagos.

El descubrimiento de estas tortugas es de gran ayuda para sacar a la especie de la lista de animales en peligro de extinción. Esta especie ingresó a este listado a causa de la actividad humana en la zona, como la introducción de especies que no eran endémicas del lugar como lo son cabras, perros, ratas, vacas, etcétera, y que afectaron la vivencia y sobrevivencia de las tortugas.

Ya en 1960 solo quedaban un promedio de 100 tortugas y éstas entraron en un programa de conservación. Se recogieron algunos de sus huevos y los trasladaron a otra isla para evitar el ataque de otros animales.

«La increíble erradicación de ratas en esta isla, realizada por el servicio de parques y otros grupos especialistas, ha dado una oportunidad para que las tortugas se reproduzcan por primera vez», comentó Gibbs.

El investigador explica que hicieron otra exploración en diciembre y encontraron diez nuevas crías de tortuga: «Es la primera vez que crían en la naturaleza en más de un siglo», agrego Gibbs.

Las Galápagos gozan de una gran biodiversidad gracias a la cantidad de especies endémicas y a la amplia variedad de vida silvestre que se ha desarrollado en las islas. Esto se debe al gran número de hábitats de las islas Galápagos, y también a las marcadas diferencias medioambientales entre las zonas de cada isla.

La biodiversidad es un factor importante para asegurar un ecosistema saludable para la conservación y reproducción de las tortugas gigantes. Por ejemplo, un ecosistema con una amplia variedad de productores de vida y alimento proporcionará a los consumidores primarios un suministro estable y variado de opciones para su conservación. Por otra parte, cada especie desempeña en ese entorno, un papel único en el mantenimiento del ecosistema para garantizar que éste funcione sin problemas. Los ecosistemas con un alto nivel de biodiversidad son más capaces de recuperarse de cualquier desastre, ya sea natural o causado por el hombre (antropogénico) y esto favorece mucho la conservación de las tortugas gigantes..

Si el tamaño de la población de una especie como el de las tortugas fluctúa, podría afectar a otras especies del ecosistema. A las especies que la variación en su población causara un gran impacto en el ecosistema, se les conoce como especies clave. Cuanta más biodiversidad tenga un ecosistema, menos vulnerable será a la fluctuación de las poblaciones de especies clave. Es por ello la preocupación de la extinción de las tortugas gigantes de los Galápagos.

La conservación de estas tortugas es fundamental para el conocimiento de la biodiversidad en las islas Galápagos.

Alma Rosa Soto González

Alma Rosa Soto González

Licenciada en biología egresada de la FES Iztacala UNAM
Asistente en investigación de la Faculta de Medicina
Asesor y representante de temas biológicos y ambientales de la Ciudad de México, de la asociación “Tortugas de Totonacapan A.C”

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @cuauhmedina: ¿Qué significado tiene asesinar el futuro? Ai Wei Wei en el MUAC https://t.co/saLWFNiG9M
CentroPublicoMX Dicen que las calorías ganadas en época vacacional, no cuentan... Así que dense una vuelta a #LeMacaronBoutique la… https://t.co/7NcqSizWzj
CentroPublicoMX Presos políticos y arte, #Ayotzinapa y la memoria funcional. @aiww asesinando el futuro o de como estados totalitar… https://t.co/eOKDYfXYCn
CentroPublicoMX Sobre el #MeToo, medios y opinión pública; el contexto original y cómo se estructuró en #México. Seguiremos leyend… https://t.co/2uwYxXihIw
CentroPublicoMX Posterior a la transformación ocurrida en #LosPinos, la cuarta sección (cultural) de #Chapultepec es el proyecto má… https://t.co/9bh7RL0zcy