El terror psicológico rebasa los límites del cine y toma forma en un videojuego apto sólo para adultos interesados en escudriñar la mente de un psicopáta: “The Evil Within”, un videojuego en el que la estrategia, la ciencia, la psiquiatría y el suspenso son tus únicos recursos para escapar. 

Considerando que está próximo a salir el primero de los dos contenidos descargables de The Evil Within titulado “The Assingment” , resulta oportuno recordar las virtudes del juego que Tango Gamewoks y Bethesda lanzaron en octubre de 2014: The Evil Within.

Contrario a lo que muchos gamers podrían afirmar, la mayor fortaleza de este videojuego se encuentra en su argumento narrativo, porque este no es un juego convencional para adolescentes…es un videojuego para adultos interesados en escudriñar la mente de un psicópata.

The Evil Within no es el acostumbrado juego de zombies torpes y delirantes (propios del ingenio de Romero), y menos aún de infectados gore ultraveloces y atléticos (escuela de Fulci). Tampoco se trata de un videojuego en el que de pronto todos han muerto menos tú porque debes proteger a “la niña” que por alguna razón es inmune a los virus que acabaron con la humanidad (“The Last of Us”).

Tampoco en este juego hallarás perros poseídos intentando desmembrarte (Resident Evil) mientras escapas por las paredes (…) En fin. The Evil Within supera ese tipo de versiones cuasi bíblicas del apocalipsis universal, sus plagas inexplicables, errores nuclares y carne humana y te muestra la otra cara del terror: sádicos, AlterEgo, trauma, vouyerista, fe y moral, el padre guardián, madre dominante, atormentados…hospital psiquiátrico.

El personaje central es el detective Sebastián Castellanos, quien tiene dos colaboradores -Joseph y Juli- (ésta última, sin embargo, al parecer tendrá mayor realce en The Assignment y en The Consequence, DLC´s). La historia gira en torno a los caprichos de Rubén Victoriano (Ruvik) -ataviado muy al estilo de Assasins Creed- mente psicópata altamente traumatizada por los métodos psiquiátricos de Mariano Jiménez (y por el accidental fallecimiento de su hermana durante un incendio) y víctima de la obsesiva vigilancia de su padre. Ruvik se ha apoderado de la mente de Leslie Withers (en el cine de Asesinos Seriales, el discípulo es afectado por la manipulación y alter ego del psicópata líder) en la medida que lo obliga a cometer asesinatos en un hospital psquiátrico.

Otro personaje intimidante es Laura Victoriano (siempre vestida de rojo y asociada a esa incestuosa “sensualidad” prohibida entre hermanos): la sobreprotectora y atemorizante hermana mayor de Ruvik (por ello es que vemos una araña sanguinolenta en pijamas, de largos cabellos y lánguidos brazos que te persigue por cada habitación y a la que -como a cualquier mujer en su periodo menstrual- no debes confrontar para, literalmente, avanzar en el juego). La enfermera Tatiana es la única figura apacible, mortuoria y sirve de enlace con la realidad.

En los niveles intermedios del juego observarás múltiples espejos y banquetes dispuestos en las mesas de los salones principales de la mansión: estos elementos tienen que ver con la etapa de la conformación del “yo” en la pubertad: de los 11 a los 13 años cuando los desórdenes alimenticios y la apariencia física determinan su personalidad. Ello significa que estás próximo a descubrir la formación del trauma en la infancia.

Conforme recorres las habitaciones, es posible observar el “ojo” vigilante del padre, el apocamiento de carácter de Ruvik frente a la inmensidad de los paisajes y la ausencia de ojos, unos, y a veces de rostro, otros, en los cuadros dispuestos en las paredes. Esto tiene que ver con la muerte simbólica y la culpa que Ruvik tiene sobre cada miembro de la familia.

El juego consta de 15 capítulos, los cuales tratan sobre la formación de los trastornos mentales de Ruvik en las diferentes etapas de su vida, comenzando por la edad adulta (el sadismo sobre Leslie, su víctima) y culminando con los capítulos que develan el origen del daño mental de Ruvic: la concepción del feto y la función cerebral del bebé.

Conforme el juego avanza observarás cómo se van deteriorando las estructuras, edificaciones, paredes y en suma, los ambientes del hospital porque todos son resultado de los recuerdos más oscuros de Ruvik: nada existe y a partir del capítulo 2 todos los lugares serán alterados sin aparente lógica -aunque si eres observador, notarás que dependiendo de lo doloroso de esos recuerdos, podrás anticiparte al tipo de ataque, nivel de amenaza y forma de combatirlo para avanzar-.

Ejemplo de lo anterior, es el escape de Sebastián por los túneles (que representan el útero de la madre de Ruvik), así como el de las paredes de una “caverna”  (matriz y embarazo), cuyas descargas eléctricas -terminales nerviosas- se repiten en la cabeza de Ruvik en el último capítulo -disfusión cerebral y actividad neuronal irregular- originadas por dos causas médicas que a primera vista no son notorias en el juego:

  1. La madre de Ruvik consumió halógenos -utilizados para enfermedades de la tiroides- por ello el monstruo arroja gases violeta (también hay un capítulo en el que un monstruo alfa persigue a Sebastián y debes dispararle en la abertura escondida entre sus tentáculos: una vagina); y
  1. Muy probablemente la madre de Ruvik -sin saber que se encontraba embarazada- fue sometida a una “ablasión endometrial” (capítulo en el que Sebastián debe cauterizar las paredes de una especie de caverna para avanzar en el juego)

Un elemento interesante es que cada capítulo refiere una teoría psiquiátrica aplicada que reproduce los delirios psicóticos, trastornos de personalidad y efectos alucinógenos del suministro de drogas que fueran descritos en “Alicia en el País de las Maravillas” y “Alicia a través del Espejo” (Lewis Carroll, 1865 y 1871 -respectivamente-). Su diseño de arte, la ambientación y las secuencias de escena están profundamente estudiadas para crear un ambiente altamente perturbador.

En suma, el carácter cinematográfico de sus gráficos y la macabra pulcritud del juego produce un estado permanente de tensión y miedo. Si bien, Resident Evil”, “Silent Hill” y “The Last of Us” prometían ser juegos intimidantes, ninguno como la nueva creación de Shinji Mikami (en mi opinión, el máximo exponente del género “Survival Horror”).

Pues bien, mientras descargamos los DLC´s de este videojuego y llega Silent Hill PT de Guillermo del Toro, The Evil Within pone a prueba tu capacidad de deducción y asociación de ideas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *