Actualmente el discurso de “guerra contra el terrorismo” ha encaminado las políticas exteriores de varios países occidentales. Sin embargo, ¿en realidad puede ser el terrorismo un pretexto para Occidente?

Los orígenes del terrorismo pueden situarse en la Revolución Francesa, con los anarquistas rusos, incluso con atentados previos a las guerras mundiales. Si bien es complejo establecer en qué momento surgió, sí puede establecerse que se utilizaba como arma política. ¿Continúa siendo éste el caso? El terrorismo se ha vuelto más violento, involucrando altas cifras de muertes civiles y se ha asociado al Islam. Los medios de comunicación y los discursos de nuevos líderes mundiales se han encargado de estereotipar al mundo musulmán como un mundo terrorista. Si se toma como antecedente el ataque a las Torres Gemelas del 11 de septiembre, el discurso de una necesidad por combatir el terrorismo no solo se vuelve popular, sino aceptado por la sociedad occidental.

La definición de terrorismo implica el infundir terror en la población; sin embargo, en un escenario en el que Medio Oriente se constituye como un área geopolítica clave, ¿puede ser que el terrorismo esté siendo utilizado por Occidente para generar un pretexto “legítimo” de invasión? En el caso de la invasión a Irak, ejemplo de la guerra contra el terrorismo, es del dominio público que desde antes del inicio de los combates las evidencias de inteligencia de alto rango indicaban que el régimen de Hussein en realidad no poseía armas de destrucción masiva (BBC, 2013). ¿Puede ser certero lo alguna vez mencionado por Zbigniew Brzezinski, ideólogo destacado de la Guerra Fría y consejero de Seguridad Nacional del presidente Jimmy Carter, respecto a que financiar el terrorismo islámico constituía una de las prioridades de la CIA? (RT, 2014), ¿acaso el terrorismo se ha convertido en un arma de Occidente para intervenir de manera “legítima” en el Medio Oriente? Si la respuesta a la anterior pregunta fuera afirmativa, uno de los mayores regímenes que defienden los Derechos Humanos, la democracia y la libertad, pasaría de ser un país modelo para Occidente a una nación que incluso sacrificaría a sus ciudadanos a cambio de petróleo…

Desafortunadamente, se le da más prioridad en los medios de comunicación a los atentados terroristas que puedan ocurrir en Europa o en Estados Unidos, a aquellos que puedan ocurrir en Pakistán o en Turquía. ¿No es acaso esto una estrategia política que refuerza patrones de dominación? Si los medios de comunicación se centran más en todo aquello que ocurra en Occidente y logran posicionar a lo culturalmente desconocido como el enemigo común, es más sencillo tratar de legitimizar la guerra. Después de todo a pesar de que la guerra es un negocio sumamente lucrativo para los gobiernos, en el contexto internacional moderno de respeto a la soberanía y a las fronteras nacionales es políticamente incorrecto iniciar una guerra abiertamente por recursos…


Fuentes de información:

BBC. (2013). El engaño que provocó la guerra en Irak. BBC. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/03/130318_irak_guerra_espias_engano_nm

  1. (2014). “La lucha de EE.UU. contra el terrorismo es un pretexto para intervenir en otros Estados”. RT. Recuperado de: https://actualidad.rt.com/actualidad/view/116647-eeuu-principal-terrorista-mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *