Esta semana se estrenó la más reciente entrega de “El bebé de Bridget Jones” (2016), después de su primera película hace 15 años nos encontramos a la protagonista en una perpetua crisis sentimental. Mientras que en las entregas anteriores lidiaba con la “soltería” en una sociedad donde a los 32 años ya era considerada como “quedada”, y a pesar de varias malas decisiones logra salir relativamente “airosa”, a los 43 años la seguimos encontrando sin la más remota idea de que hacer con su vida sentimental, aunque sus amistades han continuado con su vida, y de lo que se entiende por “hacer una familia”.

En efecto la idea de madurez sentimental viene ligado con la idea de formar familia, y la idea de formar familia, se relaciona tanto con el matrimonio como la llegada de un bebe como las opciones más consientes, pero la realidad es que las familias se van formando más allá de una madurez o de otros elementos, en otras épocas las guerras transfiguraban la forma en que se formaban, la inmigración también la esta cambiando, si consideramos que en México que sólo 4 de cada 10 familias son consideradas como “familias nucleares”, por lo que 6 familias están formadas de otras maneras, familias monoparentales, familias con abuelos, familias de papas del mismo sexo, u otras opciones que la vida establece en muchas ocasiones. La realidad es que siempre han existido muchos tipos de familia, más allá de la “nuclear”, el papá, la mamá y los hijos. Por lo que yo he vivido, esa familia es la más inusual de las familias, considerando los divorcios, las separaciones y otras clases de complicaciones.

La semana pasada Mario Campos escribió una columna titulada: “La Marcha que nos dividió” (Más por más, 14/09/2016), mientras que el enojo que hemos experimentado en los últimos meses ha sido en contra de la autoridad, la manifestación en “favor de la familia” logró dividir las opiniones de lo que se supone que son los derechos de los ciudadanos. Sí la marcha se presenta como un acto catártico para quien marcha, si es hacer visible tu molestia a la vista del otro, eso quiere decir que después de muchos años seguimos viviendo en una situación de tensión. Mientras que las marchas desde lo sucedido en Ayotzinapa se movilizaban en contra al gobierno o cuestiones partidistas, o la de renuncia del presidente en marco de las fiestas patrias pero en este caso el tema de la construcción de la familia se ha filtrado no solamente en las calles sino dentro de las casas, como un prejuicio que esperemos que en las generaciones más jóvenes se vaya diluyendo, aunque la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas Paciuc, citó la frase del científico Albert Einstein: “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.

Así, Bridget se encuentra ante la llegada de un bebé y la idea de formar una familia, dadas las condiciones en la que sucede la concepción es que la idea de una “familia nuclear” queda un tanto descartada, la trama es la presentación de las opciones que tiene, desde la presencia de dos papás, sin papás, con un papá, con el otro, su decisión parte de una elección sentimental, más allá de lo racional o lo que debería de ser, lo que ha dicho la historia se borra al arriesgarse al final. Claramente conformar una familia es un proyecto a largo plazo con la idea de esperar lo mejor a partir del amor, por lo que los ciudadanos no somos entes anónimos donde en una generalización podamos abarcar todas las opciones de comportamiento, por lo que negarle la posibilidad de un hogar a un infante simplemente porque la familia no es una familia tradicional es negarle la entrada al amor y al afecto, y a la idea de ser una mejor sociedad con ciudadanos más felices.

Varios de estos problemas ya se han presentado en el pasado como la disolución del matrimonio que se estableció en México hasta 1928 -si consideramos que Enrique VIII se casó 8 veces- y sólo es válido por tres procedimientos: divorcio administrativo, después de un año de casados, sin hijos y que hayan liquidado el régimen bajo el que se casaron; divorcio judicial contencioso o de  mutuo consentimiento y; finalmente el más complicado el divorcio judicial contencioso o necesario, cuando el cónyuge inocente demanda al otro por algún  supuesto enunciado en el artículo 267 del Código Civil, incluyendo una reforma del 2008. Así, las familias de madres solteras o de vivir con los abuelos, durante muchos años fue un tabú en nuestra sociedad, y sin embargo se han normalizado estas familias.

En México es un derecho constitucional para parejas de hombre con mujer, parejas de dos mujeres y parejas de dos hombres, para todos los mexicanos mayores de edad, que se estableció en el 2009, en 21 estados no esta permitido y el Presidente Peña presentó una iniciativa en el Congreso para permitir el matrimonio en todos los estados, a partir de este hecho es que se dice ridículamente que el PRI perdió las elecciones a Gobernador en el Estado de Aguascalientes, ya que algunos obispos mencionaron el rompimiento de “valores” por permitir a dos personas adultas compartir literalmente en la salud y en la enfermedad, en la riqueza o en la pobreza; ya que el matrimonio civil otorga derechos y obligaciones a estas parejas como: heredar, seguridad social, créditos en pareja y pensiones. Contrariamente, a los valores más importantes de la religión católica, las personas en el Frente Nacional por la Familia se comportan como filisteos que en lugar de engrandecer los preceptos de amor se preocupan porque se trabaje en día santo, casi casi por un tecnicismo. Tal y como menciona Jorge Volpi en su columna “Miedo en familia” (Reforma, 17/09/2016): “No marchan para defender sus familias, sino para oponerse a las familias de otros”, como dice el Evangelio de San Lucas (6:42) “¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la mota que está en tu ojo, cuando tú mismo no ves la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad para sacar la mota que está en el ojo de tu hermano”. Así, uno de los personajes más memorables de Bridget Jones, su mamá con mucho entusiasmo es candidata para un puesto parroquial, y a partir de las decisiones de su hija cambia su discurso de “valores tradicionales” a apoyar a los grupos minoritarios. En efecto, “El Imperio Gay” como lo llamó Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México que comparó a la comunidad como una dictadura del pensamiento tiene una viga gigantesca por lo menos en su ojo y representa una vergüenza para muchos católicos.

Etiquetas

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *