Todos los educados en las cavernas setenteras de la vida mexicana teníamos una idea clara de los panistas: con lana, lectores de “Impacto”, muy mamilas, de universidades privadas, viejitos y muy persignados. “Unos cabrones de derecha” decía mi papá.

Tanto lo eran que sólo tenían sexo con sus esposas -luego de casarse como Dios manda- vía la “sabana santa”. Ir a sus mítines y marchas era como ir a una kermesse del Instituto “Nuestra Señora del Inútil Milagro” con las chicas más guapas que uno pudiera imaginarse.

Uno asistía con el ánimo de ligarse a alguna de ellas para así presentarle a nuestra sacrosanta madre una “nuera” que supiera usar cubiertos. Pero también eran cultos, combativos, brillantes, hábiles tribunos y deslumbrantes operadores políticos.

Algo pasó que los panistas se descompusieron de una manera terrible, como si Manuel Gómez Morín -su sacrosanto fundador- desde una nube les hubiese lanzado una maldición en caso de alcanzar el poder.

Desde el año 2000, un virus extraño y mutante ingresó a su azul cuerpecito con lo peor de la vida política mexicana: los amarillos les contagiaron su brutal incapacidad para ponerse de acuerdo entre ellos y una natural tendencia al autosabotaje; de los “verdes” una frivolidad, una impunidad y una soberbia –además de una gran capacidad para hacer reventones- que tiene muerto de la envidia a Jorge Emilio; de los “rojos” una corrupción rampante y un cinismo para hacer uso del poder en su propio beneficio, que hace lucir a Gonzalo N. Santos como un niño de pecho.

Por eso, la gente sólo los aguantó durante dos sexenios y votó –nos guste o no- por el retorno del dinosaurio tricolor. “Serán rateros –me decía un taxista- pero cuando menos salpican”.

Desde hace un año los panistas no ven una.

Van como los viudos: de pendejada en pendejada, ganándose el desprecio de la gente y poniendo en riesgo el poco capital político que les queda. Les cuento rápido los últimos escándalos de los panuchos cachondos.

  1. Montana y las montañas de viagra: Fiesta en Puerto Vallarta con varias mujeres “profesionales”. Se dice que cada una de las señoritas cobró 5 mil pesos por dos horas de atención a los panistas. Esto ya le costó el puesto a Luis Alberto Villarreal como líder del PAN en la Cámara de Diputados.
  2. Esos prietos perredistas”. El 11 de julio corrieron a Pedro Torreblanca, funcionario de la delegación “Benito Juárez”, por escribir en su Facebook: “… seguramente son perredistas más prietos de piel que nada, jodidos, rojillos y sin varo. Arriba los mexicanos de raza blanca y clase alta. Todos los demás son una mierda”. ¡Finísimo!
  3. Los terribles torteadores. También de la “Benito Juárez”, y durante la Copa del Mundo de Brasil, dos de sus funcionarios acabaron en la “carceliña” por golpear al marido de una mujer luego de hacerle tocamientos obscenos. Siguen en el bote.
  4. Neonazis Tapatíos Inc. Como si Reinhard Heydrich hubiera nacido en Zapopan, un grupo de jóvenes panistas de Jalisco creó en noviembre pasado el “Movimiento Nacionalista Mexicano del Trabajo”, partidario de Adolfo Hitler. Los skinheads de Munich ya iniciaron un boicot a las tortas ahogadas como forma de protesta.
  5. ¡Qué bonita familia! Si de tapatíos más deschavetados que una cabra hablamos, no podemos olvidar al Senador José María Martínez, quien rechazó las uniones entre personas del mismo sexo y se pronunció contra el aborto.
  6. Fiesta para la esposa. Y mientras unos las engañan, otros las celebran… eso sí, todo con dinero público. El 4 de febrero, José Luis Preciado le ofreció a su mujer una fiesta en la terraza del Senado, en la que hubo mariachis y bebidas alcohólicas. Sólo faltó el chippendale.
  7. “Móchese ahí”. Y terminamos donde empezamos, con el excoordinador de la bancada panista en diputados Luis Alberto Villarreal, a quien a fines del año pasado acusaron de cobrar “moches” de a millones de pesos a cambio de gestionar recursos. Todos lo acusaron, pero de esa sí se libró. Tuvo que llegar Montana para hacerlo perder hasta la risa.

¡Ah, estos panistas cachondos!

 

Dato fascinante: El prostíbulo de moda en el México de la década de los 40, fue el de Graciela Olmos “La Bandida”, ubicado en Durango 247 en la colonia Condesa. Una buena noche con “todo incluido” costaba 50 pesos.

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *