Comer para subsistir no es suficiente, se trata también de un acto de amor al cuerpo, pero la mayoría del tiempo lo que hacemos es lo contrario. Cotidianamente consumimos alimentos que nos enferman, con altos contenidos de azúcar, grasas saturadas o químicos que causan severos daños a la salud.

 

Refrescos

163 litros de refresco al año es el promedio de consumo de un mexicano. Además de la excesiva cantidad de azúcar que es causa evidente de obesidad y diabetes, el sodio que contienen es un factor en la hipertensión.

 

Jugos y smoothies

Las frutas, que son una rica fuente de vitaminas, pueden convertirse en un riesgo si se ingieren de forma excesiva y si no se toma en cuenta la necesidad particular de cada persona en cuanto a estos nutrientes. Un vaso de jugo puede aportar calorías en exceso, y el aprovechamiento de la fruta disminuye al convertirse en líquido y lo mismo ocurre con los smoothies, que consisten en mezclas de fruta con hielo.

 

Bebidas energéticas

Este tipo de bebidas contienen sustancias estimulantes como cafeína, taurina o extractos de plantas medicinales. Aunque su uso se asocia con la recuperación de la energía, en realidad lo que pueden provocar son alteraciones cardiacas, ansiedad, gastritis, deshidratación, entre otros perjuicios a la salud.

 

Embutidos

Salchichas, jamón, tocino, entre otros, son productos asociados con enfermedades cardiovasculares, e incluso cáncer. Los altos niveles de grasas saturadas causan esclerosis y elevan el colesterol en la sangre.

 

Harinas procesadas

Son base de pizzas, galletas, o pastas y su aporte vitamínico o proteínico en realidad es muy bajo. Su concentración en el cuerpo desestabiliza los niveles de glucosa e insulina.

 

Comida rápida

Este tipo de productos elaborados son un factor esencial en el aumento de colesterol y triglicéridos en la sangre y en consecuencia causa de enfermedades cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *