Los poros de la piel son estructuras de la superficie cutánea que corresponden a la apertura de la unidad pilosebácea. El “poro facial” no es una estructura fija, sino flexible y puede estar afectada por factores tanto intrínsecos como extrínsecos.

Los poros dilatados se han convertido en un tema de preocupación cosmética, y es una causa frecuente de consulta tanto en hombres como mujeres. Existen una gran variedad de tratamientos que se han desarrollado para la reducción de los poros abiertos, incluyendo medicamentos sistémicos, productos tópicos, quimioexfoliaciones o peelings y diferentes tipos de tecnologías como luz pulsada o láser.

Los poros abiertos se concentran en las áreas de la cara donde hay una mayor concentración de glándulas sebáceas, como lo es la frente, dorso de nariz, parte central de mejillas, y región peribucal.

Se conocen varios factores que pueden contribuir al alargamiento del poro facial: entre ellos la predisposición genética: familias que por herencia materna o paterna tienen una mayor producción de grasa; o el género: estudios reportan una mayor cantidad de poros en el sexo masculino así como mayor tendencia a una piel oleosa, lo que se ve reflejado en poros dilatados, mientras que en el sexo femenino existen variaciones que van relacionadas con el ciclo menstrual, y específicamente con mayor producción de grasa en la fase ovulatoria.

También se encuentran la edad: durante la pubertad hay activación de hormonas masculinas y se hacen más visibles estas estructuras, además de que con el paso del tiempo y el envejecimiento, la elasticidad de la piel disminuye; la seborrea y acné: el número de poros faciales, grasitud de la piel y el acné están relacionados, aunque la severidad de éste último no se correlaciona de forma directa con los poros abiertos; la aplicación de productos comedogénicos y la exposición a la luz solar.

Puede asumirse que la reducción en la seborrea, el mantener y favorecer la elasticidad de la piel y control del acné así como cuidados diarios de la piel son estrategias fundamentales en la prevención y tratamiento de los poros faciales dilatados.

A su vez, existen múltiples productos cosméticos a la venta enfocados a disminuir el tamaño del poro; la mayoría dirigidos a dar un efecto matificante y al control de grasa. Deben usarse diariamente y sí pueden favorecer a una mejor apariencia ya que al actuar también sobre la elasticidad de la piel, ayudan en cierta manera a que el poro “se apriete”.

Otras opciones deben ser valoradas y administradas por un dermatólogo, como es el uso de retinoides (tanto en forma tópica como sistémica), los cuales son derivados de vitamina A y tienen una actividad moduladora sobre la proliferación y diferenciación de la piel, entre otras propiedades.

Compuestos químicos como los alfa o beta hidroxiácidos pueden favorecer mínimamente la reducción del tamaño de los poros. La luz intensa pulsada, tras varias sesiones permite mejorar la calidad de la piel, favoreciendo su elasticidad así como tecnologías láser Fraxel y CO2 fraccionado.

Finalmente, debes saber que los tratamientos para mejorar el aspecto de tu piel se basan en la constancia, y es recomendable acudir con un especialista para la adecuada evaluación y tratamiento de las necesidades de cada paciente.

2 Responses

  1. jmathers

    hola doctor javier ruiz, tengo 30 años he consultado a un sin fin de dermatólogos por padecer acné desde mi adolescencia y no obtengo una solución definitiva hay épocas en las que los padezco mucho y ya no sé que hacer; usted q me recomendaría.
    gracias

    Responder
    • Dr Javier Ruiz

      hola @jmathers el acné es una enfermedad que en la actualidad con tratamientos se puede controlar pero no existen “Soluciones Definitivas” ya que durante la adolescencia y la edad adulta temprana las glándulas sebáceas son susceptibles a multiples factores como estrés, contaminación, alimentación, hábitos higiénicos, productos utilizados, medio ambiente, etc.. Si quieres mayor control en tu problema requieres tratamiento oral controlado por dermatólogo, cuando acudas con quien elijas llevale todo lo que has usado para que pueda valorar el paso a seguir, y platícale lo que sientes para que te de las expectativas de lo que puedes esperar del tratamiento que te indique. Saludos Dr @javierderma

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *