Centro Público

No desperdicies el tiempo con malos propósitos para 2018

Abbey Lossing

Todos sabemos cómo es: te pones una meta demasiado ambiciosa y ambigua para el año nuevo, después de dos semanas te das por vencido y, a fines de enero, finges que eso nunca sucedió.

El próximo año, propongámonos elegir mejores propósitos. Existen tres grandes motivos por los que solemos fracasar en nuestros propósitos de año nuevo. El primero es adoptar resoluciones basadas en algo que una fuerza externa (la sociedad, los amigos o lo que sea) nos dice que cambiemos, en vez de optar por algo que nosotros queremos cambiar. Después, nos ponemos metas ambiguas sin indicadores de éxito bien definidos. Y, por último, simplemente somos poco realistas sobre nuestras metas.

Entonces, ¿qué debes hacer si quieres cambiar esa situación? En nuestra guía, Jen A. Miller sugiere seguir la estrategia CREAS:

Cuantificable: Sin importar cuál sea la meta, encuentra la forma de poder medir el progreso.

Relevante: Encuentra una meta que tenga la importancia suficiente para que estés motivado a cumplirla.

Específico: Establece metas concretas y claramente definidas con puntos específicos de éxito.

Alcanzable: Establece una gran meta, pero que sea razonable. Tu meta puede ser ambiciosa pero ten en cuenta que sea algo que puedes lograr.

Sujeto a un plazo: Establece un plazo razonable para tu meta, y enfócate en las pequeñas victorias a lo largo del camino.

Muy bien, ya sabemos cómo establecer metas específicas y razonables, pero ¿cómo nos mantenemos en el camino? Nuestra guía tiene muchísimos consejos, pero hablemos de dos maneras puntuales en que a menudo nos derrotamos a nosotros mismos: demasiados pensamientos positivos y muy poca autocompasión.

Los estudios han revelado que, aunque el pensamiento positivo es importante para explorar futuras posibilidades, podría estar estancando tu progreso.

“Cuanto más fantaseemos y soñemos despiertos sobre nuestro éxito en el futuro, menos haremos en términos de alcanzar el éxito de verdad”, dice Gabriele Oettingen, profesora de psicología en la Universidad de Nueva York.

Así que debemos ser positivos pero realistas. No confundas tu optimismo con los logros reales.

En cuanto a la autocompasión, se trata de esto: acepta el hecho de que probablemente tendrás resbalones, y sigue adelante cuando eso suceda. Despiértate a la mañana siguiente para tratar de seguir mejorando.

Nuestros lectores asiduos recordarán que a principios de este año los invitamos a que nos contaran sus propósitos para que nosotros, como comunidad, pudiéramos monitorear nuestros progresos. Ahora queremos hacerlo de nuevo.

Envía tus propósitos para el año 2018 a tim@nytimes.com y escribe “propósitos 2018” en el asunto del correo o tuitéamelos a @timherrera. En febrero regresaremos con sugerencias, consejos y muchos más datos para mantenerte motivado.

 


Fuente: NYTimes / Tim Herrera 

Centro Público

Centro Público

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk
CentroPublicoMX Deben leer la historia de #IsabellaSpringmuhl. Coraje ante la adversidad y una gran resilencia, la han colocado en… https://t.co/gBSCwce8DF
CentroPublicoMX El costo real de la moda y el mercado de prendas en el hiperconsumismo o sobre la huella ecológica de la industria… https://t.co/5jcWm5wcNk