El pasado 22 de febrero, el barco de la organización Women on Waves, dedicada a la prevención de embarazos no deseados y abortos inseguros, llegó a costas de Guatemala. Women on Waves, fundada por la doctora Rebecca Gomperts en 1999, buscaba llevar a dicho país una campaña sobre derechos sexuales y reproductivos a través de la distribución de anticonceptivos, información, entrenamiento, talleres y abortos seguros y legales. Éstos últimos llevados a cabo fuera de aguas territoriales donde el aborto es ilegal. El código penal de Guatemala establece una pena de uno a tres años para las mujeres que practiquen el aborto, la única excepción permitida es cuando la salud de la madre está en riesgo de muerte

Al día siguiente de su arribo, y mientras se realizaba la rueda de prensa que anunciaría el propósito de la embarcación en el país centroamericano, el acceso al muelle fue bloqueado y la tripulación impedida de salir del barco.

Por instrucciones de la Dirección General de Migración, se decidió expulsar del país al barco y a la tripulación, arguyendo violación a las leyes guatemaltecas.

En medio de un revuelo legal, de acusaciones por violaciones a derechos humanos y el reflector de los medios de comunicación, finalmente Women on Waves tuvo que salir de aguas guatemaltecas escoltado por un barco del Ejército de Guatemala. La organización Women on Waves afirmó sobre este incidente que esta intervención militar puso en evidencia que el derecho a un aborto seguro no sólo tiene que ver con los derechos humanos y de salud de las mujeres, sino con el derecho fundamental de libertad democrática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *