Centro Público

Los peruanos salieron a la calle para apoyar el sueño de Paolo Guerrero

Fanáticos peruanos salieron a las calles de Lima el domingo para mostrar su apoyo a Paolo Guerrero, quien está suspendido. Carlos García Granthon/Fotoholica Press, vía Getty Images

Miles de fanáticos llegaron al Estadio Nacional como una marea rojiblanca. Durante más de una hora, desfilaron a través de las avenidas del centro de Lima, vestidos con la playera de su selección nacional, soplando en cornetas y empujando a sus hijos en carriolas. Ahora, después de llenar el estadio donde juega la selección, cantaron el himno nacional, ondearon la bandera de Perú y tienen la esperanza —contra la más remota de las probabilidades— de que su exhibición festiva de empatía nacional no será en vano.

Desde la semana pasada, su energía, así como la mayor parte de la atención del país, se han enfocado en el caso de Paolo Guerrero, el goleador que colaboró para llevar a Perú a su primera Copa del Mundo en 36 años pero ahora, casi con certeza, Guerrero se perderá el torneo debido a una suspensión por dopaje. Comentaristas, el entrenador de la selección nacional e incluso el presidente peruano se han sumado a la causa de Guerrero.

No obstante, el 20 de mayo, fueron los fanáticos quienes querían ser escuchados. “¡Perdonen a Paolo!”, se leía en un póster escrito a mano. “Quiero a mi capitán en la Copa del Mundo”, decía otro.

“Treinta y tres millones de peruanos saben que Guerrero es muy importante”, dijo Willy Suárez, de 48 años, un gerente de proyecto que trajo a dieciocho familiares a la manifestación. “Él es un ejemplo de perseverancia y profesionalismo”.

En Perú, en donde el gobierno declaró en diciembre un día de fiesta nacional para celebrar la calificación de la selección nacional al Mundial de Rusia, el éxito del equipo —y su primera clasificación desde 1982— ha generado un aumento en el orgullo nacional. Sin embargo, durante la semana pasada, las implicaciones de la historia han causado que el sentir nacional cambie entre la ira, la tristeza, el optimismo y la desesperación. Los noticiarios televisivos dejaron de reportar la reconstrucción política de un país cuyo expresidente renunció, y las estaciones de radio mantienen a toda hora análisis y predicciones sobre las consecuencias para Guerrero y el equipo nacional.

Los cambios emocionales comenzaron después de que Guerrero, de 34 años, se enterara el 14 de mayo que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) había extendido su suspensión por dopaje hasta el próximo año, a pesar de que su sanción estaba por concluir. El caso comenzó a finales del año pasado cuando Guerrero dio positivo por metabolitos de cocaína, pero una serie de dictámenes disciplinarios ha dejado a Guerrero y a sus colegas con poco tiempo disponible para salvar sus sueños de ir al Mundial: la FIFA redujo una suspensión inicial de un año y la semana pasada fue incrementada de nuevo a catorce meses.

Durante el fin de semana, Guerrero confirmó que volará a Suiza con su abogado y el presidente de la Federación Peruana de Fútbol para presionar una última apelación en una reunión cara a cara con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

En Lima, los peruanos se han aferrado a su argumento de que el positivo fue un accidente, el resultado de residuos de coca en una taza de té que él usó para calmar su estómago antes de un partido importante. Él y otros han señalado que el TAS aceptó que Guerrero no mejoró su desempeño debido a las drogas, el entrenador de la selección nacional, el argentino Ricardo Gareca, comentó ese hecho el 16 de mayo, cuando dedicó parte de su conferencia de prensa que era para anunciar a los futbolistas convocados al Mundial de Rusia a defender a Guerrero, su inocencia y calificar su suspensión como “una tragedia”.

Incluso el nuevo presidente de Perú, Martín Vizcarra, se unió al apoyo a Guerrero. Anunció el 15 de mayo que había ordenado a la embajada en Zúrich brindar apoyo legal a Guerrero con su apelación ante el Tribunal Federal Suizo. “Se sanciona una supuesta negligencia con una pena totalmente desproporcionada”, dijo Vizcarra.

Algunos de los rivales mundialistas de Perú se sumaron a la causa. En una carta publicada por la federación de jugadores, FIFPro, los capitanes de las selecciones australiana, danesa y francesa —que se enfrentarán a Perú en la fase de grupos— hicieron “una solicitud urgente de clemencia” para Guerrero. Le piden al consejo de la FIFA “interrumpir temporalmente la prohibición” contra el futbolista “en pos de la proporcionalidad y la justicia”.

Sin embargo, las reglas son claras. Mientras que el TAS aceptó que Guerrero no ingirió la sustancia para ganar una ventaja al mejorar su desempeño, dijo que “tenía algún grado de culpa o negligencia” al permitir que ingresara a su cuerpo. En esas circunstancias, las reglas mundiales antidopaje exigen que los atletas sean suspendidos entre uno y dos años.

Miles de peruanos saludaron al capitán de la selección nacional, Paolo Guerrero, al centro de camisa verde, cuando regresó a Lima la semana pasada. Ernesto Benavides/Agence France-Presse — Getty Images

Los abogados de Guerrero ahora tienen la difícil labor de convencer al máximo tribunal para anular la suspensión, pero el tribunal solo podría hacer eso si encuentra que el proceso legal sufrió abusos.

Antes del mitin del domingo en el centro de Lima, el hogar de la madre del futbolista en el distrito de Chorrillos había servido como centro de reunión para quienes apoyan a Guerrero. Letreros a favor de Guerrero fueron pegados con cinta adhesiva en la fachada de la casa. Los visitantes llevaron ramos de flores y los niños decoraron las puertas de la cochera con dibujos y mensajes para Guerrero: “Sé fuerte, Paolo, estamos contigo” y “El número nueve es el número uno”.

La cuñada de Guerrero, Carmen Zubiate, se ha convertido en la curadora de la saturada exhibición. El viernes, usó un rollo de cinta para agregar nuevas aportaciones al mural.

“Han llegado de todos los rincones del país”, dijo Zubiate, de 46 años, quien está casada con el hermano mayor de Guerrero. “Todo lo que podemos hacer, como mi suegra dice, es rezar juntos”.

A unas cuadras de distancia, el polvo se ha acumulado en los geranios plantados en una caja de madera que dice: “Paolo, contigo en Moscú”. Alfredo Díaz, de 72 años, pintó la caja, que decora el frente de su casa, donde su hija opera un pequeño restaurante en su cochera. El viernes, se cubrió el rostro por la tristeza y dijo que estaba en duelo por el caso de Guerrero, como si hubiera perdido a un ser querido.

“Tengo ganas de llorar porque lo siento en mi corazón”, dijo Díaz. “Todos lo sentimos”.

Guerrero ha defendido su inocencia desde el principio y lo hizo de nuevo después del fallo de la semana pasada que extendió su suspensión. En una entrevista con The New York Times el viernes, se lamentó: “Mi sueño ha sido robado por algo que yo no hice”.

“Quiero agradecerles”, dijo a los peruanos que se han sumado a su causa. “Ellos intentan confortarme. Pero estoy tan triste. El fútbol es mi vida, mi pasión. Y el Mundial es mi más grande sueño en el fútbol. Ahora no puedo ir”.

Esa misma mezcla de pérdida y esperanza se sentía en el aire en Lima el domingo, cuando miles marcharon a lo largo de casi un kilómetro desde un parque en el centro de Lima hasta el Nacional. Los fanáticos han sido motivados por los reportes de los medios noticiosos de que Guerrero y el presidente de la Federación Peruana de Fútbol planeaban volar a Suiza, sede de la FIFA, para reunirse con Infantino.

No obstante, la fecha límite del 4 de junio para registrar a las alineaciones mundialistas han dejado a Guerrero, y a Perú, con poco tiempo para actuar. Muchos aquí se niegan a creer que las decisiones del TAS no son reversibles y otros se adhieren a la escasa probabilidad de que la FIFA emitirá algún tipo de perdón tardío.

Guerrero, en un video de despedida publicado en línea antes de abordar el avión a Suiza, hizo su mejor esfuerzo para mantener viva la esperanza de que el viaje sería exitoso.

“Se ha presentado una esperanza, una oportunidad”, dijo. “Espero regresar de Suiza con una buena noticia”.


Fuente: NYTimes / Andrea Zarate

Centro Público

Centro Público

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @lappismx: Hasta pronto a uno de los grandes artistas de la plástica mexicana, el maestro #FranciscoToledo. Nuestras condolencias a su…
CentroPublicoMX RT @cuauhmedina: ¿Qué significado tiene asesinar el futuro? Ai Wei Wei en el MUAC https://t.co/saLWFNiG9M
CentroPublicoMX Dicen que las calorías ganadas en época vacacional, no cuentan... Así que dense una vuelta a #LeMacaronBoutique la… https://t.co/7NcqSizWzj
CentroPublicoMX Presos políticos y arte, #Ayotzinapa y la memoria funcional. @aiww asesinando el futuro o de como estados totalitar… https://t.co/eOKDYfXYCn
CentroPublicoMX Sobre el #MeToo, medios y opinión pública; el contexto original y cómo se estructuró en #México. Seguiremos leyend… https://t.co/2uwYxXihIw