Para Anna 

“Nos definimos por las decisiones que tomamos. Somos, de hecho, la suma total de nuestras decisiones… la mayoría de los seres humanos parecen tener la habilidad de incluso hallar la felicidad en cosas sencillas como la familia, el trabajo y de la esperanza de que futuras generaciones puedan entender más”

Woody Allen

La tormenta duró menos de lo esperado. Los argumentos a favor y en contra de tal o cual posición fueron alcanzando los límites de lo estrictamente manejable y, en sentido de justicia, todos tenían razón: Ciro Gómez Leyva, Katia D’Artigues, Carlos Marín, Carlos Puig, José Cárdenas, Julio Hernández, Leo Zuckermann, Francisco Garfias, Raymundo Riva Palacio, Ricardo Alemán y varios más dedicaron sus columnas al diferendo MVS-Aristegui enfocándose en tal o cual diferencia significativa o no.

¿Cuál es la lección periodística de lo ocurrido? Más allá de posturas estrictamente ideológicas, de amistad, de odio, de encono, de verdadero amor, de respeto o de brutal ignorancia, este acontecimiento puso en evidencia que es muy fácil utilizar el argumento de la libertad de expresión como motor del periodismo y su principal reto, sin embargo, resaltó también que los tiempos en que corren es ya imposible utilizarlo a la ligera.

Como ni yo le entendí al párrafo anterior déjenme lo refraseo: es fácil apuntar con dedo flamígero e ira santa hacia el Poder en turno cuando se habla de las dificultades de los periodistas para ejercer su labor, cuando sufren un accidente, un percance o cuando desafortunadamente pierden la vida. De manera instantánea se cree que eso ocurre por la decisión de “alguien poderoso” o “porque el patrón ya se enojó” o “porque a nadie le gusta lo que escribes (dices o haces)”. Esto es entendible, porque la burra no era arisca, así la hicieron a palos.

En una sociedad como la nuestra, donde el príncipe en turno decide el tamaño de nuestra libertad (Díaz Ordaz y Echeverría eran casi ayatolas del poder y nada se movía sin su permiso, López Portillo obraba por pura conveniencia, de la Madrid usaba los diarios para envolver papayas, Salinas traía a los periodistas a pan y palo, Zedillo los menospreciaba, Fox tenía a su lengua como su mayor enemiga y Calderón tenía la mecha muy corta) resulta poco menos que imposible deslindarlo del acontecer periodístico.

De ahí que se crea que los periodistas tiene -tenemos- línea directa con Los Pinos y que nos vigilan, persiguen, atosigan o halagan según lo que hagamos existe un tramo por comprobar. En suma, los periodistas sí nos creemos eso del “cuarto poder”. Lo cual es una absoluta tontería.

El periodismo es un oficio, una profesión, como cualquier otra. En mis 20 años de ejercicio me ha tocado ver todas las mañas, triquiñuelas y transas de múltiples “periodistas” que se sentían la abuelita de Tarzán y ejercían en su vida privada la impunidad que criticaban en público, que mataban por cubrir una campaña presidencial (ahí había “chayotes” en cada punto de la misma y más de uno concluía la cobertura con auto nuevo, flamante negocio o placas de taxi) o que peleaban la fuente del sector obrero porque en su sala de prensa se podía “chupar” a gusto.

Los periodistas se sentían -no sentíamos- intocables. Sin embargo, la vida sigue y ahora no podemos, ni debemos, creer que cualquier traspiés en nuestra vida periodística es porque tal o cual “poderoso” nos odia, porque en Hacienda le caemos gordos a Videgaray o de plano la secretaria de Turismo no nos puede ver ni en pintura. No se confundan: los periodistas no debemos de dejar nunca de señalar los desvíos y las transas de los poderosos, no debemos dejar ser vigías de la correcta aplicación de la ley, no podemos, ni debemos, dejar de señalar los actos de corrupción, ignorancia y hasta delincuenciales de nuestros “representantes populares”. Todo ello sin distingo de colores, partidos o ideologías… sí, a todo si, pero con datos, con información confiable y verificable.

¿Qué el diferendo MVS-Aristegui es por la libertad de expresión? Muy bien, hay que demostrarlo antes de incendiar al pueblo. ¿qué es por negocios de la familia Vargas? Perfecto! ¿dónde están las pruebas que avalan tal información? ¿qué es una venganza de Los Pinos por destapar el escándalo de la Casa Blanca? Extraordinario! ¿cuáles son tus fuentes?

Esto me recuerda el caso, ya para cerrar, de lo ocurrido en febrero del 2012 cuando tres hombres fueron linchados en Chalco, Estado de México. La historia no pudo ser más equivoca y trágica, pero ejemplar en su planteamiento.

José Manuel Mendoza de 26 años y oficio albañil tenía una novia en Huitzilzingo. Pero la madre de la muchacha se oponía a esta relación, pues él era casado. A la chica no le importaba la situación amorosa de su novio y quería irse a vivir con él. Discutió con su madre hasta el punto de que, en un momento, la joven amenazó con fugarse de su casa con Juan Manuel, quien había ido a visitarla con dos de sus amigos.

Su mamá comenzó a gritar que querían raptar a su hija.

Los jóvenes intentaron huir, pero comenzaron a verse rodeados por los habitantes del pueblo. Subieron a su camioneta e intentaron huir a San Juan Tezompa, de donde eran originarios, un pueblo ubicado a tan sólo 15 minutos, pero, antes de que pudieran salir de Huitzilzingo, fueron cercados en una gasolineria y los llevaron arrastrando y a golpes hasta la plaza principal, frente a la iglesia.

Ahí empezó su calvario.

Pocos en San Mateo Huitzilzingo sabían con exactitud lo que ocurría, pero ante los gritos que se multiplicaban de: “¡mátenlos, son secuestradores!”, no dudaron en descargar su ira contra tres albañiles. Con piedras, palos y puños, la turba agredió a los jóvenes, dos de 16 años, sin que éstos supieran bien a bien de qué se les acusaba. Y así acabaron sus días: vejados por los golpes, desnudos y quemados vivos.

Ustedes dicen…

Dato fascinante: Hoy es mi Santo!!!

 

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

2 Responses

  1. D Toledo

    Es muy interesante ver como “evoluciona” la posición de los “linchados”, si como no, que padre ser “linchado” mientras se mantiene la chamba y puede uno tratar de llenar el silencio de los que fueron (solamente) despedidos (no “linchados”) con chacota, a poco no? Ahora resulta que los que se quedaron tranquilamente con micrófono son los verdaderos “mártires de la libertad de expresión” … Toda una lastima que los twits (como ser escriba esa madre) no sean de papel para iniciar la hoguera del “linchamiento”, pobechitos como sufren!

    Por cierto, eso de pedir “pruebas”, en un país donde lo que reina es la impunidad del poder es medio chistoso y cínico, no?

    A poco de verdad esperan encontrar un memo, un correito electrónico de los Pinos diciendo: “oh la corren o else….”, jaja! No mames Miyagi, corrieron a todo el equipo 4 meses después de la investigación de la casa blanca, por… Por … Por usar el logo de MVS indebidamente? Neta?

    Deja ya de mentir, no te duele “el linchamiento” que sufres de manera terrible mientras te pasas viendo chichis en tu programa, nope, te duele tu cobardía, tu falta de lealtad a la verdad, lo peor querido Miyagi, es cuando se le cae a uno el disfraz por dentro.

    Responder
  2. quique m. m.

    el linchamiento empezo cuando mvs publica en su estacion una spot acusando asus empleados de abuso de confianza,engaño y etc .Lo correcto era una llamada o una reunion privada.
    es claro que a ti no te importa lo que pase con tus compañeros y es tu derecho.pero no eres tampoco el martir de tuiter.te gusta el paPel de heroe pero se te cae la capa…
    y te sigo escuchando en charros contra gansters.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *