Para Anna… Por seguir aquí

Siempre que en la actualidad se habla de “golpe contra la prensa” o se lamentan en los pasillos debido a un “ataque a la libertad de expresión”, se nos olvida que descendemos de generaciones de gobernantes apaches y trucutrús cuyo máximo logro intelectual es escribir su nombre con un palo en la arena. Un caso paradigmático, siempre citado mal o a medias, nos dibuja de cuerpo entero al sistema político del que descendemos y que gracias a los votos de 19 millones 226 mil 784 mexicanos, regresó por sus fueros.
El 23 de junio de 1966, un error tipográfico en el “Diario de México” hizo que se confundieran e intercambiaran los pies de foto de dos imágenes: la primera mostraba el inicio de la IV Convención de la Unión de Expendedores de Gasolina con el líder de la CNOP, Renaldo Guzmán Orozco; el Presidente de dicha Unión Carlos Raúl Franyulif, Jorge Espinoza, Subdirector de PEMEX y Fernando Díaz Durán, Subsecretario del PRI, es decir, pura morralla política. Todos ellos frente a una gigantesca y simiesca imagen -que más bien parecía caricatura- del Presidente Gustavo Díaz Ordaz. Al pie de esta foto se leía:
“Se enriquece el zoológico. En la presente gráfica aparecen algunos de los nuevos ejemplares adquiridos por las autoridades para divertimiento de los capitalinos… Estos monos fueron colocados ayer en sus respectivas jaulas”.
La segunda fotografía era la de un par de changos.
La mofa no tuvo límites, como tampoco la furia del “señor presidente” pese a ni siquiera tratarse de una fotografía propiamente suya. Aquí acabamos con una leyenda urbana de los dichos y dicharachos de nuestra clase política: No era una foto de Díaz Ordaz como se ha repetido siempre. A los dos días, “El Diario de México” era cerrado. Su última cabeza lo dice todo: “El presidente Díaz Ordaz ordena la muerte de Diario de México, un error de imprenta origina la grave determinación”. Esos sí que eran ataques a la libertad de expresión, como los periodistas asesinados, los hogares baleados o los diarios incendiados… de esos nadie dice nada.
Por eso es importante recordar lo ocurrido este fin de semana, durante el que fue hallado el cuerpo de Rubén Espinosa Becerril junto al de cuatro mujeres torturadas y asesinadas en un departamento de la Colonia Narvarte de la Ciudad de México. Las sospechas de su asesinato, que excede por sus características el cliché del asesinato pasional, el robo y hasta el suicidio –que son las excusas favoritas de la policía mexicana-, obligan a dirigirse hacia su labor periodística. Espinosa se había convertido en blanco de la ira del todopoderoso Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, a raíz –aparentemente- de una fotografía que se llevó la portada de la revista “Proceso” Núm. 1946: mostraba a un mandatario en toda la voluminosa dimensión de su autoritarismo y además, muy pasado de peso, con los botones de la camisa pidiendo ayuda.
Desde 2011, con el gobernador del PRI Javier Duarte a cargo, han sido asesinados en su territorio 15 reporteros. Para la mayoría de esos crímenes no ha habido solución. Manuel Buendía -asesinado por la espalda durante sexenio de Miguel de la Madrid- decía que la crítica no molestaba tanto a los poderosos, como dejarlos al desnudo con ironía y un refinado sentido del humor.
Yo que tengo un sentido del humor pedestre y alburero, nada fino, me considero a salvo de la ira de aquellos que detentan el poder. Sin embargo, el caso de Espinosa Becerril es preocupante por lo que significa para todo el gremio periodístico. Resulta en verdad urgente dar con los responsables de un crimen artero, repudiable y sospechoso, luego que el propio fotógrafo había ya denunciado las amenazas en su contra. Sin embargo, sumido como se encuentra el Estado mexicano en una profunda crisis de credibilidad, aquí va a acabar como el cuetero: no va a dejar a nadie contento.
Ya para terminar y deprimirlos más, los datos de la economía no son nada halagadores, así que prepárense para las turbulencias económicas a las que nos tienen acostumbrados los priistas desde Echeverría y para confirmar una vez más que a los choznos de Don Plutarco Elías Calles eso de la economía nomás no se les da.

– El monto de la deuda neta del sector público federal, desde diciembre 2012 a abril pasado, se incrementó 34%, llegando a siete billones 163 mil millones de pesos. ¡Tanta lana no me la puedo ni imaginar!

– La balanza comercial del país de enero a junio de este año, mostró un déficit de cuatro mil 52 millones de dólares, ¡12.5 veces más que en el mismo periodo del año anterior!

– Pemex presentó pérdidas de abril a junio por 84 mil 600 millones de pesos, 61.8% más que el mismo periodo del año pasado.

– La CFE perdió de enero a junio 35 mil 592 millones de pesos, casi el triple que en el mismo periodo de 2014.

– ¡Ooootra vez! fue ajustada a la baja la expectativa de crecimiento económico del país para 2015, a 2.4% del PIB.

– Desde que inició la administración de EPN la devaluación del peso frente al dólar es de 27%.

La pregunta obligada es: ¿alguien podrá defendernos?
A mi no me reclamen, no voté por el PRI… aunque ellos presumían que “Sí saben gobernar”.

Dato fascinante: Revuelo y estupor han causado dos notas que rayan en lo inverosímil pero que nos dejan muy claro al partido en el poder. Un militante priista, que originalmente se había hecho pasar por líder juvenil, fue detenido por aprovecharse del estado de ebriedad de un amigo para hacerle lo que el PRI le ha hecho a México por décadas. Mientras tanto en la sede nacional del tricolor, durante un evento con el presidente Peña, un custodio fue despojado de su arma por alguno de los priistas presentes. Bien dicen: “cuando la perra es brava, hasta a los de casa muerde”.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *