Mancera lo niega, su gente lo niega, y hasta los panistas lo niegan -mientras Cuauhtémoc solo saca brillo a los Topo Gigios-; y sin embargo, parece inevitable: a la larga, la pésima gestión de Miguel Ángel Mancera anticipa que será el último perredista en gobernar la capital del país y pasar a la historia como “el hombre que devolvió el DF al PRI”.

Tenemos la impresión que fue hace eones cuando Mancera compitió contra Beatriz Paredes del PRI, Isabel Miranda del PAN y Rosario Guerra de Nueva Alianza por la jefatura de Gobierno y ganó por aplastante mayoría. Sin embargo, fue apenas hace 2 años.

En 24 meses, actuando como decía mi abuelo que hacían los viudos: cometiendo pendejada tras pendejada, Mancera ha acabado con su nivel de aceptación y la única buena idea que tuvo – poner a debate el tema del chiquisalario- terminó devorada por el monumental escándalo de la Línea 12 del Metro.

Nomás están perdidos 627 millones de pesos desviados en corruptelas, documentación apócrifa, utilización de recursos no comprobados para otros fines, sobrecostos, 18 toneladas de chocoroles y lo que se les ocurra… ¡pero bueno! Son los del mismo partido que en otra administración, mantenían a un operador político que además de presumir una “honestidad caliente”, fue captado por una cámara robándose hasta las ligas de un empresario que salió más chueco que las vías de la Línea 12.

La Contraloría capitalina -¡faltaba más!- ya encontró un chivo expia… digo… un responsable: Enrique Horcasitas que ya fue inhabilitado por 20 años para vivir, como estaba acostumbrado, del erario público. Ni modo, se tendrá que poner a trabajar.

Junto a él, castigaron también a otros 32 gat… digo… “funcionarios” que nunca funcionaron. Sin embargo, esta quemazón sacó de su bucólico retiro al exjefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, quien de plano se subió al ring a retar a su sucesor: “La gente tendría derecho a saber qué explicación puedo ofrecer y que elementos tiene el jefe de Gobierno para tacharme, “este señor es corrupto”, dijo en entrevista con MVS Radio.

Claro que Mancera no aceptó el reto. Digamos que él es peso pluma y Marcelo es un welter, por lo que ya no podremos ver una buena lucha en lodo, gelatina o crema chantilly entre estos dos políticos que tuvieron todo para triunfar y todo lo echaron al caño. Marcelo bien pudo haber sido candidato presidencial, Mancera bien pudo haber sido un buen gobernante. Nada de eso pasó y los dos están perdiendo todo su capital político.

Solo hay dos personas felices con esta situación: “Los Chuchos” que ven como su poder siniestro -cual sombra sobre Mordor- aumenta entre las disminuidas huestes perredistas donde cada militante es una corriente; y AMLO quien descubre alborozado que ante el embarradero que está saliendo a la luz, su movimiento naz… digo… de Reconstrucción Nacional puede hacerse de una que otra delegación en las próximas elecciones capitalinas y él –quien siempre ha sido un Dios para si mismo- convertirse en candidato presidencial, por tercera vez, de la llamada izquierda. Volviéndose así la botarga de un Nicolás Zúñiga y Miranda del siglo XXI; es decir, un loquito inofensivo que siempre competía contra Porfirio Díaz, siempre perdía y siempre alegaba fraude. ¡Por los clavos de Cristo! Que feo final luego de creerse Benito Juárez.

Esta, amigas y amigos, es nuestra izquierda “moderna”…

 

Dato fascinante: “La Línea 12 ha sido un esfuerzo titánico”

Marcelo Ebrard cuando anunció la apertura de la llamada Línea Dorada en su último Informe de Gobierno en DF el 17 de septiembre de 2012.

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *