Octubre 1980. Mark David Chapman, un gordinflón nacido en Georgia y que vivía en Hawaii, aprendiz de todo y profesional de nada, estaba al borde del colapso nervioso: sentía –de acuerdo a sus propias declaraciones– que los demonios le rodeaban.

El único lugar donde no percibía la presencia de entidades demonicas era en la Biblioteca Pública de Honolulu.  “Había un tornado en mi mente, dando vueltas en círculo sobre mi cerebro, cuyos pedazos estallaban a lo largo de mi cráneo como en una pared”. Sin ninguna razón en particular, y para calmar su ansiedad, comenzó a husmear en la sección de “Biografías”. Ahí encontró un libro titulado “John Lennon: One Day At a Time” de Anthony Fawcett. Al ver la foto de la portada, los vientos en su cabeza alcanzaron una velocidad ensordecedora y una voz le dijo: “Ese farsante, debe morir”.

A partir de ese momento comenzó la obsesión por Lennon. Todo el día y la noche escuchaba música de The Beatles. Su entonces esposa, Gloria Abe, recuerda que Chapman se encerraba en su habitación y ponía el tocadiscos a todo volumen manteniéndola despierta la noche entera. Ella no se atrevía a entrar y solo podía escuchar, por encima de la música, la voz de su marido en un aterrador tono extremadamente agudo –que no había escuchado jamás– llamar a Lennon por su nombre y cantar con una voz que no sonaba a la suya: “Imagina que John Lennon está muerto”. El momento decisivo llegó una noche.

Abrió el disco “Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band” y  contempló a The Beatles en sus fluorescentes uniformes militares. Chapman recordó después “Ahí estaba Lennon con sus anteojos y su pequeño bigote. Tan pronto como vi la foto del álbum me recuerdo pensando que yo sabía que lo iba a matar”.

Puso la aguja sobre la canción “Lucy In The Sky With Diamonds” y comenzó a desnudarse mientras las palabras confluían como por encanto a su cabeza y de ahí a su garganta: “Escúchame Satán. –comenzó a orar lentamente– te ofrezco las perlas de mi maldad y mi furia. Acepta esta ofrenda que viene de lo más profundo de mi interior. Sólo te quiero pedir que…”

Hizo una pausa para quitarse los audífonos -lo único que llevaba ya encima- y cerciorarse que su mujer no estuviese despierta.

“Sólo te quiero pedir que me des el poder -continuó- el poder de matar a John Lennon. Dame el poder de la oscuridad. Dame el poder de la muerte. Déjame ser alguien por una sola vez. Dame la vida de John Lennon”. Lanzó un grito aterrador que despertó a su esposa y varios vecinos. Satán había aceptado.

El lunes 8 de diciembre de 1980 Chapman vació su arma de cinco tiros sobre Lennon. Eran las 22:50. John llegó muerto al Hospital Roosevelt a las 23:07. Tardó en morir 17 largos y dolorosos minutos. Chapman fue conducido a una patrulla y cuando los policías se le acercaron, sonrió y simplemente dijo: “Soy el Guardián entre el centeno”.

En 1987 se hizo público un reporte perturbador sobre la conducta del asesino confeso de John Lennon en la isla Rikers –centro de detención federal–q2 semanas después del crimen. Había tenido un acceso de furia y destrozado un aparato de televisión y la radio de otro preso, al que tomó por el cuello y con un aterrador tono extremadamente agudo comenzó a detallarle las torturas del infierno que le aguardaban en breve. El hombre murió un par de días después víctima de un sorpresivo paro respiratorio.

Los guardias arrastraron a Chapman hacia una celda de castigo y ahí, el hombre comenzó a destrozar sus ropas, aullar como animal y a golpearse contra los barrotes. Cuando pareció calmarse solicitó una Biblia que usó para tapar el wc de la celda inundándola de desperdicios. Fueron necesarios seis guardias para someterlo y ponerlo en una ambulancia con rumbo al Bellevue Hospital Center.

Ahí dejó de contestar al nombre de Mark David Chapman y comenzó a hablar con dos tonos de voz completamente distintos y que los médicos, guardias y reclusos jamás habían escuchado. Uno agudo y siniestro de características femeninas, y el otro muy bajo, nasal y amenazadoramente masculino. Las voces se identificaron a sí mismas como Lila y Dobar, emisarios de Satán.

Ambos demonios confesaron que el asesinato de Lennon fue una forma en la que Satán decidió demostrar su poder al mundo y evidenciar que el alma de Lennon le pertenecía desde 1960.

Existen versiones no confirmadas de que Chapman fue sometido al ritual del exorcismo.

Lo demonios ya no regresaron.

Mark David Chapman continúa preso en la prisión de Attica. Ha solicitado cinco veces libertad condicional y las cinco le ha sido negada. En 1964, hace exactamente 50 años, John Lennon –completamente borracho- le confesó a su amigo Tony Sheridan: “Le he vendido mi alma al diablo”.

 

Dato fascinante: Por un tiempo, The Beatles tuvieron los derechos de la saga “El Señor de los Anillos” de J.R.R Tolkien. Se pensó hacer una adaptación de la obra protagonizada por ellos mismos:  Lennon sería el Gollum, Paul sería Frodo, Ringo interpretaría a Sam y Harrison se convertiría en Gandalf. La película –afortunada o desafortunadamente- jamás se realizó.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *