Para Anna: Por ser lo mejor que me ha pasado   

El 1 de enero de 1994, se levantó en armas el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, los actores políticos, los periodistas, la comentadocracia, una que otra actriz -de las que morían por morir en los brazos de nuestro “Ché Guevara” con cabeza de calcetín-, el CISEN, la Sonora Santanera y los italianos del “mono blanco”, coincidieron en que era un cambio definitivo, histórico, de trascendencia mesiánica y que dividiría el tiempo del Universo entero en un antes y un después del “Subcomandante Marcos”.

“¡Ora sí! Ya llegó el salvador de México”… decían todos…

Ya pasaron 30 años y en Chiapas todo sigue igual que cuando llegó Fray Bartolomé de las Casas en 1543, es decir, los poderosos de antes siguen siendo los poderosos ahora, los indígenas siguen igual de pobres y la democracia brilla por su ausencia mientras se continúan usando en la entidad los mismos elementos para conservar el poder que el PRI viene utilizando desde 1929: nepotismo, represión y compra de voluntades.

Todo esto viene a cuento porque el pasado sábado 25 de abril, el “príncipe Disney” que gobierna Chiapas, Manuel Velasco Coello, escribió su nombre en letras de oro dentro del subgénero de nuestra “política in love” al contraer nupcias con la “actriz y cantante” (se escuchan sonoras carcajadas en la galería de lectores) Anahí Giovanna Puente Portilla para delicia del periodismo serio y de trascendencia que manejan publicaciones como TVyNovelas, TVNotas, ¡Hola! y Quién.

Más allá de su imagen construida a detalle para hacerla vendible y atractiva ante un electorado cada vez con más amnesia, el ascenso de este junior priista/verde -¡Válgame Dios!- se debe a su origen, ya que es hijo de Leticia Coello Garrido y nieto del empresario Fernando Coello Pedrero, y a sus ligas con los poderosos de aquella entidad que van desde Pablo Salazar Mendiguchía y Juan Sabines Gutiérrez. Pero la cereza que corona el pastel de sus relaciones, es la que sostiene con Ricardo Salinas Pliego.

Digo, ¿a poco creían que era casualidad la donación de 12 millones de pesos de Fundación Azteca para la construcción del proyecto Ciudad Rural Sustentable?, ¿la compra del equipo de futbol “Jaguares” en 25 millones de dólares desembolsados por Grupo Salinas?, ¿la operación del parque eólico “Arriaga”, donde el mismo grupo mediático puso 70 millones de dólares? . Con toda esa lana, los dueños de TV Azteca llegaron también a darle una pulidita a la imagen de Velasco Coello quien pasó de ser un menonita desconocido hasta en su casa, para convertirse a punta de un torbellino de sesiones fotográficas de glamour, convites, una permanencia constante en revistas de la farándula y nuestro pulquero jet set, en un político que aspira a suceder a su “admirado” Enrique Peña en el año 2018.

Desde el 8 de diciembre del año 2012, este tipo, quien dicen es el ejemplo más acabado de la “política del ridículo” -no lo decimos por casarse vestido de charro sino por sus campañas de difusión mediática- gobierna Chiapas, entidad donde la deuda pública es actualmente de 42 mil millones de pesos, mientras la entidad sigue hundida en la pobreza ancestral, la degradación política y la indolencia social. Donde no existen medios de comunicación -salvo contadas y honrosas excepciones- críticos sino sumisos, complacientes y dependientes de la publicidad estatal como único medio de sobrevivencia.

De la boda ya mejor ni hablamos… no hay nada más aburrido que un enlace mañanero donde lo único que se puede comer son tamales o chilaquiles, que resulta anticlimática luego de manejarse dos fechas -para engañar a los que quisieran protestar-, los obligatorios tuits para manifestar “su gran amor”, el vestido de novia “creación” del modisto Benito “Camelo” Santos, el tuit de la vocera del PVEM que también trabaja en Televisa, Galilea Montijo y donde no podían faltar grupos indígenas plenamente adoctrinados para gritar sin entusiasmo “Vivan los novios”.

Los tuiteros hicieron su “agosto” y se burlaron a más no poder de tan horrible enlace, pero en Brasil, donde la ahora señora de Velasco es una especie de ídolo popular, la noticia se convirtió en trending topic… pero bueno, ¿qué esperaban?.

Desconocemos si la boda del gobernador de Chiapas signifique una violación a lo solicitado por la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral -INE- respecto a que

“el otro playboy de la política mexicana”, “el gobernador de telenovela”, “el gobernador light”, “el nieto ingrato”, el gober de las estrellas”, “El güero de los escándalos” o el “Peña Chiapaneco” se abstenga de autopromocionarse. Veremos si le aplica multa por casarse con la “actriz” cuyo máximo logro interpretativo es “Chiquilladas” y comienza a poner orden en nuestra bonita “política in love”.

Lo que sí queda claro es que el camino ya quedó marcado: la apuesta son las campañas en televisión para permanecer en la mente del electorado como una imagen que no se cuestiona, un producto que agrada y se compra sólo porque se anuncia en todos lados.

 

Dato fascinante: Bajo mantas donde se leía “Adiós Cuernabaca” (sic) el aspirante del Partido Social Demócrata -PSD- a la alcaldía de la capital de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, cometió la primera de las que serán muchas pifias en su campaña:  “Yo no vengo aquí a vender espejitos, simplemente vengo a ayudarles” -dijo- “…vengo a estar con todos ustedes y necesito su apoyo, apoyen al PRD, que somos jóvenes”. Dicen que luego de su campaña ya sea que gane o pierda, “el Cuau” se va a casar… ¡sin comentarios!”

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *