Perdonen si soy insistente en el caso de los jóvenes asesinados en Ayotzinapa. Ya sé que las noticias se mueven hacia otras direcciones: que hubo una terrible explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa con una cauda de cuatro muertos e innumerables heridos; que el PRI volvió a hacer de las suyas y liberó a la narcotraficante Sandra Ávila que reina no tiene más que la de abastos porque se parece a “Lilly Monster”; que si su apellido empieza con “V” podría ser funcionario de casilla en las próximas elecciones de junio; que encontraron más insepultos en Acapulco -Zombieland– dentro de una funeraria y ascienden a 41, pero que no debemos preocuparnos porque no es “crimen organizado” es tan solo “corrupción”, que el recorte presupuestal debería preocuparnos aunque tengamos el dinero debajo del colchón -o lo usemos para asuntos del ídem- y que en el afán por aclarar la situación del presunto “conflicto de intereses” de las casas en las Lomas, Malinalco e Ixtapan haya nombrado a “Márgara Francisca”, digo… a Virgilio Andrade como nuevo Secretario de la Función Pública para tapar… perdón… para investigar si tal condición existe y pos de una vez reunir a una junta de notables que acabe de darle su visto bueno.

Ocurre que los mexicanos somos un pueblo con una memoria de teflón deslumbrante, hemos olvidado todos los agravios sufridos desde tiempos de la conquista y, aparentemente, nos contentamos con que la vida siga a la espera del siguiente escándalo, el próximo desenmascaramiento, la “transa” que sigue, el “Lord o Lady-de-algo” para descargar en él nuestra frustración social o nuestro hartazgo. Los asuntos importantes, sin embargo, siguen irresueltos. Ya sé que el mismo presidente Peña nos pidió que “no nos clavemos en Ayotzinapa” y que “este instante, este momento en la historia de México, de tragedia y de dolor, no puede dejarnos atrapados”. En el sentido estricto tiene razón.

Pero mire que este sábado por la noche el equipo argentino de Antropología Forense (EAAF) dio a conocer un documento en que analiza varias de las irregularidades y problemas de la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre la desaparición forzada de 43 normalistas de Ayotzinapa, y subrayó que la indagatoria no puede darse por concluida, toda vez que aún falta por procesar una cantidad importante de evidencia. Hasta ahora todo México sigue esperando una explicación lógica y coherente de lo ocurrido el 26 de septiembre del año pasado que no parezca elaborada por “El Maguito Roddy” o “Beto El Boticario”.

Para ejemplificar su importancia histórica, valga la pena usar un suceso, precisamente sacado de la Historia:

Durante la Guerra Civil Española (1936–1939) se inauguró una práctica que luego sería común: el bombardeo aéreo sobre objetivos civiles. Ya ven como se las gastaba el hijoepu… digo… “El Caudillo” Francisco Franco usando a sus cuates nazis de la Luftwaffe. Era algo nuevo y brutal. Para concientizar sobre este hecho, el bando republicano imprimió carteles de propaganda descarnados que mostraban a un niño pequeño muerto en esos ataques con la leyenda “Si toleráis esto, vuestros hijos serán los siguientes” que por cierto, luego fue tema para una canción de los Manic Street Preachers, pero eso es otra historia. Volviendo a Ayotzinapa.

Especialistas han señalado discrepancias entre lo que dice el reporte de la PGR y lo que la Ciencia enseña, destacando una conclusión obvia: las investigaciones mexicanas ajustan los hechos a los dichos y no al revés como señala el sentido común, la experiencia internacional, y hasta Sherlock Holmes:

“Es un error capital… Insensiblemente uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías, en lugar de encajar las teorías en los hechos”. 

Sir Arthur Conan Doyle

De acuerdo al Dr. Gerardo Delgado Flores, experto legista entrevistado en el mejor programa de la radio que es “Charros Vs. Gangsters”, en Noticias MVS:

1) La duración del fuego de catorce a quince horas no tiene antecedentes en la literatura médico legal y no es posible que las paredes del cráter, descritas como de basura, no fueran quemadas por las llamas;

2) No es posible que todos los cuerpos, recibieran con la misma intensidad el fuego, por lo que de haber ocurrido los hechos tal y como lo refieren los inculpados, deberían haber una mayor cantidad de restos óseos, y de tejidos blandos, a pesar de la duración del fuego;

3) No se ha especificado la forma en que fueron empaquetados y trasladados los presuntos restos de los normalistas, sin embargo, el uso de bolsas de plástico se puede descartar con facilidad, la fragilidad de las mismas dificultaría su manejo, hubiera sido más practico el uso de costales, como se suele hacer para trasladar escombro. De igual modo no se ha especificado la forma en que se pudieron haber recolectado los restos, y como se dispuso del material usado en la pira, ya que es evidente que los escasos de su tipo que se encuentran en el lugar no pudieron ser el total de lo usado para encender, y mantener una pira tan grande;

4) La temperatura que se estima alcanzó la pira (1600°C) no tiene fundamento, ni siquiera un crematorio comercial cerrado sería capaz de alcanzar esa temperatura, y

5) La reducción total a cenizas de una persona no es posible, ni siquiera cuando las piras las realizan personas con experiencia y capacitación en ese ámbito. Resulta improbable que se tuviera un grado de previsión tal como para mantener la pira por un periodo de tiempo tan prolongado y para disponer de los restos metálicos (núcleo y camisa de los proyectiles, ya que los inculpados refieren haber ejecutado a los estudiantes) que debieron de encontrarse dentro de los cadáveres.

Entonces, ¿es otra vez La Ciencia Vs. La PGR? La Ciencia debe cuidarse porque la pueden obligar a confesar a “tehuacanazos”.

If You Tolerate This Your Children Will Be Next.

Dato fascinante: Ya sé que les prometí una investigación sobre el precandidato del PRI a la gubernatura de Colima José Ignacio Peralta Sánchez. Seguimos la investigación y mientras más rascamos más hallamos. ¡Paciencia! Sólo les digo que los priistas se llevan muy pesado: corrupción y amenazas a periodistas incómodos a la orden del día.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *