Para Anna: Por la paciencia…

”He visto cosas que ustedes no creerían. He visto naves de guerra incendiarse en el hombro de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”
Rutger Hauer (Roy Batty)
“Blade Runner” 1982

La caída de David Korenfeld como titular de la Comisión Nacional de Agua, los escándalos por las faraónicas residencias, Ayotzinapa, Tlatlaya, los viajes con comitivas sacadas de las “Mil y Una Noches”, el insultante lujo de los relojes del líder nacional priista Cesar Camacho Quiroz, el shopping de primavera en Beverly Hills, la Lady Profeco, los innumerables tropiezos, errores, metidas de pata y cajeteadas del gobierno federal, han logrado que el presidente Enrique Peña tenga el menor índice de aprobación para un mandatario mexicano en 20 años.

¿Ese debería preocupar a su circulo interno? Sí, si esto fuera una democracia. No, porque esta especie de país no lo es y al final, todo se nos olvida. La realidad es que más allá del acoso en redes sociales, las encuestas realizadas a golpe de telefonazo o levantadas en las principales ciudades del país, no reflejan la realidad; una realidad incómoda que nos señala que el PRI volverá a ganar las elecciones del próximo 7 de junio.

La razón, o las razones, son sencillas.

Pese a la debacle de popularidad presidencial entre las clases ilustradas medias y altas -que ya sabe usted que no aplauden- existen graneros de voto duro tradicionalmente priista que saldrán a la calle empujados, arrastrados, comprados o hasta convencidos de la bondad del régimen tricolor y sus candidatos. Los escándalos mediáticos y las corruptelas en que se halla envuelta la administración federal poco valen para aquellos núcleos duros que han hecho de cada elección un modus vivendi y donde el apoyo a tal o cual candidete significa una despensa, 500 pesos, varilla y cemento para las casas, una beca para los hijos, una gorra, un delantal o hasta una camioneta (si es que los susodichos se ponen generosos).

Así que mientras las clases medias y altas ya se hartaron del penoso espectáculo de aquellos que nos piden el voto, ya se fastidiaron de leer, escuchar o ver todo el tiempo el sinfín de tonterías que hacen en campaña, están listos para vomitar cada vez que alguien les recuerda que Carmelita Salinas es candidata, que “Lagrimita” quiere y no puede o que Cuauhtémoc Blanco quiere pararse el cuello como munícipe de Cuernavaca, las huestes del voto duro ya se encuentran listas para sufragar por otros 3 años de lo mismo.

Esto aplica también para los del PRD que abandonaron el huarache y el morral para subirse a los helicópteros “Bell”, que han hecho más cochinadas que los Legionarios de Cristo, que han convertido al partido de la dizque “izquierda” en un botín de lamentables cachavotos y que sin embargo, se lanzarán a combatir a sangre y fuego contra MORENA por el control de la capital del país en un duelo fraticida que hace ver el pleito entre Caín y Abel como una puntada de borrachos. El voto duro del PRD y el movimiento de Andrés Manuel se verán las caras en un pleito de proporciones bíblicas.

Si volvemos al gobierno federal, las encuestas que hacen lucir a Peña como el peor Presidente de este país en 20 años tienen un lado positivo para ellos: pese a todo, aún hay un 30% o 40% de mexicanos que lo ama. La hemorragia del apoyo popular contra el PRI y sus gatos ha terminado. Pese a que la economía no avanza, los sospechosos casos de corrupción gubernamental, Ayotzinapa, Tlatalaya, las casotas… nada melló ese apoyo que continúa siendo el “voto duro” priista

Y como el 2018 todavía esta lejos, la apuesta del PRI (y sus paleros impresentables del Verde) sigue siendo la misma: dejar que los otros partidos pulvericen el 60 o 70% del apoyo popular, que PAN, PRD y los demás sigan cometiendo sus propios errores y torpezas, que en el maremágnum de la información cotidiana la gente se canse y se harte, lograr que sean pocos los críticos que acudan a las urnas, que la economía mejore -por algún milagro de San Juditas- y que al grueso de la gente se le olviden los escándalos.

Con esa formula, Peña podrá tener un Congreso a la medida, una oposición reducida, domesticada o de plano maiceada, una opinión pública desencantada y fastidiada, unos medios de comunicación deseosos por quedar bien y un gabinete sólido regido bajo la premisa de “lo malo no es robar, sino que te cachen”.

Les apuesto el millón 200 mil pesos que gano al mes, que ese será el panorama que nos tocará ver la mañana del 8 de junio de este año 2015. ¿Alguien quiere apostar?

Dato fascinante: Todo se encuentra listo para que vuelva a las lides políticas el defenestado Virrey y excomisionado de Michoacán, Alfredo Castillo. Algunos lo daban como seguro Subsecretario de Gobernación, pero el hombre –quien trae un equipo de 200 personas- exigió como condición para sumarse al gabinete que le permitieran acomodar a esos 200 achichincles. Como la nómina no da para tanto, todo parece indicar que su destino final será la Comisión Nacional del Deporte (CONADE) donde podrá impulsar disciplinas como el tiro al templario, las cascaritas con descabezados, el boxeo entre autodefensas y los enfrentamientos con la población civil. ¡Híjole! Luego dicen que este país es una democracia… jajajajajaja.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *