“El Hoy no Circula fue contraproducente, a mi juicio, porque aumentó el número de vehículos”: Luis Donaldo Colosio. 

9 marzo 1994

Fue creado en 1989 con la intención de combatir los altos índices de contaminación en la zona conurbada del Valle de México. Para medirla –no sean mal pensados, me refiero a la contaminación- hasta inventaron unidades que sonaban a una antigua tribu náhuatl: los imecas.

Hasta la fecha ha tenido cuatro ajustes: en 1997, 2003, 2008 y ahora en el 2014. Me refiero al programa “Hoy No Circula” que para el Instituto de Asistencia en Investigaciones Ecológicas (INAINE), nunca ha funcionado en sus propósitos y para el Instituto de Física de la UNAM: “Jamás ha servido para nada, excepto para multar y molestar a los contribuyentes”. Para sus críticos es una equivocación monumental, colocado –en la lista de los más grandes errores- junto a votar por Álvaro Pérez Treviño en las elecciones de 1994 e invadir Rusia en el invierno.

Con el paso del tiempo el “Hoy no circula” sí ha servido para dos cosas: ha alentado exponencialmente la multiplicación del parque vehicular que pasó de 1.7 millones de vehículos en 1989 a cinco millones de unidades en 2014 y también para darle vuelo a la mexicana tradición de emprender buenos negocios al amparo del poder.

En estos 25 años se han documentado hechos de corrupción perpetrados por funcionarios de la administración del D.F., quienes hicieron negocios al amparo de su responsabilidad y convirtieron al programa –con sus “talleres de afinación y control de emisiones”, con sus “verificentros” y, amañados con las empresas automotrices- en un auténtico “nido de ratas”.

Una cosa es clara: el endurecimiento del programa de restricción vehicular reforzará su papel como mecanismo de extorsión de las autoridades comenzando por los policías -en su papel, no de garantes de la seguridad, sino como localizadores de víctimas- continuando por los talleres “autorizados” con los catalizadores “gratuitos” y concluyendo con la venta callejera de hologramas.

Es decir, que esto servirá sólo para que algunos vivales saquen lana de los pobres a quienes les urge que sus autos circulen todos los sábados.

Uno de los mecanismos que el gobierno del D.F. puso al alcance de los automovilistas para librar el “Hoy No Circula”, fue la opción de colocar a los autos con más de 15 años un convertidor catalítico gratis en alguno de los 120 talleres autorizados del Programa Integral de Reducción de Emisiones Contaminantes (PIREC). Tanya Müller, Secretaria de Medio Ambiente del D.F., señaló que los catalizadores fueron adquiridos a “partes iguales” con fondos de los gobiernos federal y capitalino.

Pero quedan dudas: ¿hubo licitación para este procedimiento? ¿qué empresa suministra los catalizadores? ¿será de algún amigo o pariente de algún funcionario? ¿cuánto cuesta cada uno? por cierto, comprados con los impuestos de todos (incluidos los que no tenemos auto) ¿cómo verificar si son colocados gratuitamente?.

A esto hay que sumar el caso de los “coyotes” quienes revenden, como un caso documentado en Ermita Iztapalapa, los engomados a 800 pesos utilizando la misma máquina verificadora. De ese dinero la mitad es para los “coyotes” que hacen la “transa” y ¿el resto? ¿Cuánto de ese dinero acaba en los bolsillos de algún funcionario? En un sólo día hasta 10 automovilistas violan la ley pagando a “coyotes”. Esto deja ganancias ilegales netas de 8 mil pesos diarios sólo en un verificentro… ¡imagínese el resto!

Así que si usted es de los que sufren por el “Hoy No circula” sólo le queda “agua y ajo”: aguantarse y a joderse. ¡Si ni el difunto Colosio pudo con él!

Dato fascinante: En este año 2014 de reforma energética, ¿sabe usted cuánto costaba el kilo de gas LP en 1955? 40 centavos.

 

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *