“Por supuesto que soy peligroso.

Te puedo hacer las cosas más terribles del mundo y salir con total impunidad. Soy policía”

Rustin Cole interpretado por Matthew McConaughey

True Detective. 2014

Este -que parece el título de una novela negra- es en realidad el más reciente caso de impunidad que nos ha tocado vivir y que nos enseña -como si no lo supiésemos- que no hay límites para el envilecimiento de nuestras fuerzas de “seguridad”. Trátese de la policía (en cualquiera de sus avatares), el ejército, los granaderos y hasta los que ponen las arañas cuando te pasas sin ponerle al parquímetro. El caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, lentamente y mientras todos se echan la culpa, se está convirtiendo en un crimen de Estado.

¿Cual ha sido su efecto en distintos ámbitos de la sociedad? Eso depende. Si es usted autoridad, ya debe haber hecho el pronunciamiento de rigor condenando “la violencia”, “el clima de inseguridad”, “la infiltración del narco en la policía”, “el pésimo trabajo de los gobiernos locales”, “el pésimo trabajo del gobierno federal”, “la pobre coordinación entre instituciones” y etc., etc., etc…

Si es usted legislador, ya debe haber creado una Comisión para complicar más el asunto y que al final no se sepa nada (o ¿acaso la Comisión para dar seguimiento al derrame tóxico en los ríos Sonora y Bacanuchi ha dado algún resultado?); si es usted “líder de opinión” maiceado –como Dios manda- ya seguramente debe haber dicho que esto es un caso aislado y que el resto del país está en santa paz y finalmente, si es usted un ciudadano de a pie, sólo le queda indignarse o de plano en la desesperación invadir la cancha de un aburrido juego de futbol entre México y Panamá para protestar contra tanta impunidad y tanto olvido. ¿Alguien se acuerda de los niños muertos en la Guardería ABC?

Por si fuera poco y mientras esto se escribe, en Chilpancingo –la nueva capital del infierno- un estudiante de origen alemán resultó herido durante un ataque armado realizado por agentes de la Policía Ministerial Estatal en contra de alumnos del Tecnológico de Monterrey. La pregunta es de verdad una sola: ¿de dónde sacan a los polis? Como aparentemente los buscan con sólo dos neuronas y una la usan para tragar, no resulta increíble que en este clima todavía le disparen a una camioneta de estudiantes, los encañonen, los aterroricen y con una pistola apuntando a la cabeza de los espantados jóvenes les pregunten: “¿por qué corrieron? ¿dónde están las armas?”

El problema es el futuro.

Para entenderlo, debemos remontarnos al pasado.

El 28 de junio de 1995, agentes del agrupamiento motorizado de la policía guerrerense, dispararon en contra de un grupo de miembros de la Organización Campesina de la Sierra del Sur que se dirigían a un mitin político en la población de Atoyac de Álvarez, lo que resultó en 17 campesinos muertos. Como resulta lógico, el gobierno estatal encabezado en ese momento por Rubén Figueroa Alcocer negó los hechos, hasta que se dieron a conocer las videograbaciones de cómo los masacraron a mansalva y luego les pusieron armas en las manos para justificar “una agresión de los campesinos”. Como resultado de ese crimen de Estado, donde no se juzgó ni castigó a nadie, surgió la guerrilla del EPR.

Hoy más de 40 familias siguen en la desesperación por la ausencia de sus hijos, hermanos, novios, compañeros… no existe confianza en las instituciones y como las autoridades creen que los forenses argentinos van a hacer lo que su selección de futbol hace con la nuestra, pues ya de plano no los dejan ni trabajar.

Esas 40 familias son realmente la clave. El ánimo de venganza se huele en el aire. ¿Nacerá una nueva guerrilla gracias al caso de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa?

Dato fascinante: Tres gobernadores consecutivos de Guerrero han terminado ensangrentados: del 87 al 93, José Francisco Ruiz Massieu fue mandatario estatal, terminó ahogado en su propia sangre en 1994; Rubén Figueroa Alcocer –como su papá- fue dueño de vidas y haciendas, señor de horca y cuchillo del 93 al 96, fue defenestado como resultado del asesinato de 17 campesinos en el vado de “Aguas Blancas” y ahora, Ángel Heladio Aguirre quien fue interino tras la salida de Figueroa Alcocer.

¡Un verdadero paraíso!

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *