Parecían sacados de una película sobre el fin del mundo: decenas de hombres, mujeres y niños saqueaban como si fuera un deporte extremo las principales tiendas de Baja California Sur, entidad devastada tras el paso del Huracán “Odile”.

Creo que los mexicanos tenemos una idea mágica u obsesión sexual con las pantallas planas -ya sean de LCD o de Plasma- es lo primero que la gente se roba. Aunque salgan por una ventana de la tienda con una pantalla completamente mojada e inservible al lomo como “El Pípila”, las pantallas están antes que las mujeres y los niños; luego vienen las computadoras, las chelas y hasta el Api Can –aunque no tengan perro- la onda es robar amparado por la masa, por el colectivo, por el anonimato cobarde. Por ejemplo, vean la foto donde una pareja de color –negro- se roba un carrito lleno de ¡papel bond! de color –blanco-.

Sin embargo, el saqueo y la rapiña no se contentaron con las tiendas, existen reportes de vecinos en Los Cabos y La Paz de que grupos de encapuchados se dedicaron a atacar viviendas residenciales para robarlas y violar a sus moradores “sólo porque les gustaban”. Para muchos fue un verdadero infierno.

Pero eso sí: cuando llegaron las autoridades, aquellos que antes vimos en la rapiña y el saqueo, exigieron casi casi irse a vivir a Los Pinos, mientras les arreglaban sus casitas –que más bien parecen sacadas del cuento de “Los Tres Cochinitos”, es decir, de cerillos y de paja- además de darles empleo, prestarles una lana y hasta lavarles la ropa… porque “es obligación del gobierno ayudarles”.

Tal vez es mi visión pequeñoburguesa de la vida, tal vez mi carencia de espíritu revolucionario –algo de lo que me acusaron mucho, desde los grupos de estudio troskistas hasta mis propios maestros, en el CCH y la UNAM-, tal vez es la sensación de extremo individualismo que me acompaña desde chamaco, o simplemente la razón es que me “engento muy rápido”; la verdad es que no aguanto a la masa. Descreo de la masa casi de manera instintiva.

Desde que era niño y quería ser cura siempre me preguntaba, como lo hace Enrique Jardiel Poncela en “La Tournée De Dios”, ¿Por que la banda que una semana antes lo aclamaba, no hizo nada por salvar a Jesús de acabar más madreado que Cristo sevillano durante la Semana Santa? ¿Por qué tanto borrego sale con su frase “no fue penal”? ¿Por qué cuando hay un tiro a golpes entre dos tipos, la masa que los rodea solo espera que caiga uno –el que sea- para tundirlo a patadas y echarse a correr? ¿Por qué mientras peor es el video blog, con un protagonista chimuelo, tartamudo, con calvicie prematura y con evidentes trazas de ser un adicto, más gente lo ve? ¿Por qué cada vez más frívolos comunicadores hacen el “ice bucket challenge” convirtiéndolo en un concurso de camisetas mojadas entre hombres tetones? ¿Por qué he visto a las mejores mentes de mi generación perderse buscando sus nombres entre latas de Coca?

Ahora que lo pienso bien, más que de una película del fin del mundo en la onda “2012” o “El Día Después de Mañana”, creo que los saqueos en BCS y los que vimos el año pasado en Guerrero, se inscriben más en el fenómeno zombie que tanto está de moda. ¡Aunque claro! Ya estoy escuchando a los que me van a llamar “facho de mierd…” o “cerdo derechista” o “hijo del Yunque”, perdón… pero así lo presentan algunos medios de la llamada “izquierda”

“En Guerra Mundial Z se nos muestra de manera muy gráfica el terror que existe en los sectores conservadores de la sociedad capitalista hacia los movimientos de masas, miedo que comparten distintas clases, pero que crece de manera exponencial en la clase capitalista y en los países imperialistas, como en Estados Unidos y en aquellos que componen la llamada “fortaleza Europa.”

Es decir, que si a uno le da miedo la masa, no le agrada la idea de ser víctima de la rapiña, o si cree que la violación masiva es algo para preocuparse porque las turbas están desatadas… entonces uno forma parte de “la sociedad capitalista en su sector más conservador”.

Ahí pongo la idea sobre la mesa… mientras tanto les confieso que no me gusta la masa y que en las pláticas, debates o presentaciones odio que me llamen “compañero”, particularmente porque me hacen sentir huarache.

Dato fascinante: En la original “The Night Of The Living Dead” de George A. Romero filmada en 1968, el héroe era un hombre de color –negro- quien muere al final de un tiro en la cabeza ya que los cherifes blancos lo confunden con un zombie. Para muchos analistas, esta era una metáfora de las muertes de Martin Luther King Y Malcolm X.

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *