Cuando yo tenía un poco más o menos de quince años y empezaba a conocer a la clase de chicas que te invitaban a su casa a tomar un café y lo decían en serio, aunque con la promesa de algo más que un café en una fecha posterior si no resultaba que eras un bicho raro, descubrí que una manera infalible de comprender a una mujer -como después descubriría con todo mundo en general- era echar una ojeada a su colección de discos.

Hay que empezar diciendo que era una época en la que las descargas por internet sonaban a cosa de ciencia ficción, todavía rifaban los discos de vinil o pasta –como ahora dicen los hipsters mamilas- y todo lo que escuchábamos salía de ese aparato que ahora los más pretenciosos denominan del siglo XIX conocido como la radio. Es decir, en tiempos del precámbrico tardío o cuando a los perros se les amarraba con longaniza.

Si la chica en cuestión no tenía una colección de discos, ya podías irte olvidando de ella en el acto, porque una mujer que no escuchaba nada de música no tenía alma, o nada digno de ese nombre, así fuera bellísima y de cuerpo escultural. Nada de eso servía porque “todo por usar se acaba” y “hasta la belleza cansa” diría el filósofo del siglo XX, José José.

Si sus discos eran de tríos como “Los Tecolines”, “Los Panchos” y “Los Tres Ases” o crooners como Ramón Armengol, Fernando Fernández o Emilio Tuero mas te valía prepararte para suegros con el apellido Peñafiel y Somellera, que tuviesen una toalla con la imagen de “La Última Cena” presidiendo el comedor y que dejaran a la hermanita estrábica de chaperona. Es decir, el infierno clasemediero.

Si sus discos eran cincuenteros o de rock clásico onda The Doors, Creedence Clearwater Revival, Jethro Tull, The Beatles o The Rolling Stones mejor te convenía ligarte a la mamá, quien seguro fumaba mota y le gustaban los tríos… pero no precisamente “Los Tecolines”.

Si rebuscabas en su colección de discos y descubrías “Timbiriche”, Luis Miguel, Cristian Castro, Gerardo, “Secos y Mojados” o Miami Sound Machine no sólo era una zorra que se tocaba viendo “Siempre en Domingo”, sino que tenía un pésimo gusto musical disfrazado de nostalgia o romanticismo.

Si descubrías discos de The Cure, Depeche Mode o The Smiths, es decir, muy clavada en la onda alternativa británica, pues simplemente se esforzaba mucho en sufrir y decir que la vida era una basura… ¡claro que su ideal masculino era el cantante de Soundgarden! pero nunca entendía que ese look tan cool no era por sufrir en demasía o por talento atormentado… era simplemente la adicción a la heroína.

Si la mujercita en cuestión gustaba del metal pop como Kiss, Poison, Mötley Crüe o Def Leppard, te enfrentabas a un dilema múltiple: quedarte con ella un rato mientras no descubrieras el nombre de algún motoquero en su nalga derecha, que aunque la conociste como “Felicia” luego te enteraras que nació como “Felipe” o que realmente su hermano era un “Hell Angel” con el sentido de humor de un americanista; aunque lo peor que te pudiera pasar sería que un día ella te obligará a escuchar su música.

Finalmente si en su colección de discos encontrabas a Diamanda Galás, The Ramones, Ute Lemper, Public Image Limited, Barry Manilow o La banda “El Recodo” para los momentos tiernos, entonces ese era el instante en el que tenías que disculparte y largar antes de que te echara sedante en polvo dentro del café, y terminaras despertando encadenado en un sótano mientras la chica en cuestión, de pie junto a ti con un cuchillo de cocina en una mano y una espeluznante muñeca sin ojos en la otra, pronunciara a gritos el nombre de un individuo al que no conocías pero a quien –por lo visto- te parecías desde un punto de vista paranormal.

Finalmente si descubres que la chica de tus sueños gusta de la música disco, Britney Spears, Katy Perry, Miley Cyrus, Zoe o la onda electrónica… ¡bueno! Eso es lo más cercano que hay a no tener alma o haberla perdido en un rave.

 

Dato fascinante: Los personajes más famosos de llamado “Club de los 27” se llaman Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Amy Winehouse, Robert Johnson y Richey Edwards. Pero antes siquiera de tener 27 años se felparon: Buddy Holly, Sid Vicious, Ian Curtis, Gram Parsons, Nick Drake, Cliff Burton, Duane Allman, Richie Valens, Ottis Redding, Tupac Shakur y Eddie Cochrane.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *