Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que la venganza de los cobardes.

Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español. 

Esta es la carta que hice llegar a Jairo Calixto Albarrán para que fuera enviada a “El Universal” como nuestro derecho de réplica ante una nota difamante. Este diario atribuyó a Jairo palabras textuales mías, ya que yo fui directamente acusado de censurar. Reproduzco la carta para hacer del conocimiento público los detalles de la infamia en la que nos han envuelto.

ESTIMADOS:

Desde hace dos años, “Charros vs. Gangsters” se ha distinguido por ser un espacio plural donde recibimos todas las expresiones artísticas, políticas y sociales. Algo que en más de una ocasión los propios entrevistados han reconocido en público y en privado.  Recibimos incluso a aquellos que en otros espacios “democráticos” ni siquiera se dignan mirar. De ahí la sorpresa y la molestia ante la actitud del cineasta  Alonso Ruizpalacios (de quien nunca había oído hablar hasta el pasado jueves) y el actor Tenoch Huerta, quienes han aprovechado el momento por el que pasa nuestra empresa para difamarnos y emitir juicios de valor inexactos -en el mejor de los casos- por no decir groseros e injuriosos.

Ambos señores, efectivamente, fueron a nuestro programa en primer lugar porque nos solicitaron el espacio. Nosotros nunca los buscamos. En segundo, porque  siempre  -los conozcamos o no- hemos apoyado las producciones nacionales.

Si la entrevista le gustó o disgustó al Sr. Ruizpalacios, está en su derecho. Lo que no se vale, es que la califique de manera infamante queriendo denostar el trabajo periodístico de los entrevistadores. Tiene razón al decir que yo no presté atención a su entrevista: estaba  muy ocupado intentando  recuperar nuestras propias redes sociales vulneradas por aquellos “demócratas”, “libres”  y “defensores de la libertad de expresión” que no se cansaron de insultarnos, agraviarnos y censurarnos por un tema que está fuera de nuestro ámbito de competencia. En esa situación, y me gustaría lo entendieran, no podemos, incluso por ética, ser juez y parte.

Cuando el tiempo de su entrevista había concluido e interrumpiéndome para mandar al corte comercial, porque como programa de radio responsable, “Charros Vs. Gangsters”  debe cumplir ciertas pautas programáticas; el señor Huerta aprovechó el espacio para hacer un anuncio, solicitud o exigencia completamente fuera de lugar e innecesaria. Repito: “Charros vs. Gangsters” no es espacio, ni la ventanilla ni el conducto para tales declaraciones porque no nos atañen. MVS ha establecido canales para que la audiencia externe juicios como ese;  el señor Huerta debió haber solicitado un espacio al Ombudsman de MVS y no fingir que va a hablar de su película para sorprendernos en nuestra buena voluntad.

Ruizpalacios miente cuando afirma que use la frase “Vámonos a comerciales”. Simplemente deje que Huerta terminara su solicitud, exigencia, exordio, llamado o lo que fuera  e inició la pausa. Nunca se le apagó el micrófono, nunca se le quito el mismo, nunca se le interrumpió. Así de indiscutible.

También miente al asegurar que yo dije: “Nosotros les abrimos los micrófonos para otra cosa, no para que siguieran con eso…”. Lo que en realidad afirmé fue “No se vale. Nosotros les abrimos micrófonos para una cosa y no para que nos hicieran esto”.  Cambia un poco el sentido.

En este tenor, puedo asegurar que Ruizpalacios estaba avergonzado y su propio agente de Relaciones Públicas les recriminó este abuso al aire. Les dijo “No vas a la casa de alguien a insultarlo o le quitas su coca a una persona para tomártela tú. Esto no se hace”. Tanto Ruizpalacios como Huerta, no dijeron nada al abandonar la estación. Más tarde descubrimos la carta, plagada de falsedades donde se nos acusa de censura.

Cuando la carta fue retomada por “El Universal” se nos vino una lluvia de insultos, calificativos y se nos acusó de “chayoteros”, “de cerdos obtusos” y mi favorita: “lujuriosa rata sarnosa”. Al linchamiento se sumaron “personalidades” como Julio Hernández autor de la columna “Astillero” en el diario “la Jornada” y el monero Hernández quienes descalificaban una y otra vez el mínimo intento que yo hiciese por defenderme o negar las acusaciones; para los “defensores de la libertad de expresión”, “los demócratas” y “los librepensadores” yo era culpable.

Como asegura al terminar su texto publicado en Facebook, en efecto, Ruizpalacios no tiene la información de nada y hasta sus sentidos le hacen ver y escuchar cosas que no ocurrieron, pero que luego no duda en afirmar como ciertas. Es lamentable que en aras de adquirir el protagonismo al que no ha accedido por su propio trabajo, tenga que “subirse” a un escándalo mediático y a la difamación para que la gente “lo conozca”.

ATTE.

José Luis Guzmán M.

Dato fascinante: Jairo agregó a está carta que los cineastas nos habían “emboscado”, hecho que yo mismo ratifico. Posteriormente en la andanada de tuits ofensivos el columnista Julio Hernández solicitó al Ombudsman de MVS -Gabriel Sosa- su intervención. Pese a que dicha figura no tiene competencia en mi emisión, las puertas están abiertas para investigar lo que guste. No tenemos nada que ocultar, sólo lamentar que ninguna voz “democrática”, “libre” y “amante de la libertad de expresión” se haya tomado la molestia de revisar las grabaciones correspondientes. Su “santa ira” les impide atisbar un mínimo de justicia.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

3 Responses

  1. Polibio de Arcadia

    A Julio Hernandez Lopez, en su twitter le puse el vinculo del podcast, donde ustedes jamas censuran a nadie, se escucha que Jairo agradece el que hayan acudido ¿que quiere decir eso? Que la entrevista termino y como siempre pasa, tu mandas a comerciales que estan pautados, no son un capricho tuyo. Y la solicitud que hace Huerta de hablar, siendo que ya habia terminado el motivo de la entrevista y a un asi se le permite, y comienza su alocucion fuera de lugar, donde en ningun momento se le apaga el micro, se le interrumpe, sino que termina y al terminar, entonces tu llamas a comerciales, de nuevo ¿Donde esta la censura? NO LA HAY. Con todo y eso Julio Hernandez no rectifica, no tiene el valor de decir “la cague, me equivoque” Mas a un como dijo Jairo, se conocen, sin ser amigos hay un conocimiento de ambos, como para lanzar epitetos de censura.

    Los ayatolas, se envuelven en la bandera de la yihad y confunden una causa justa como lo es el caso Aristegui, con denuestos, descalificaciones y amenzas que tuvieron ustedes que cambiar de lugar para transmitir, eso no es democracia, eso se hacia en los mas obscuros dias de la URSS estaliniana. Charros VS Gansgster no es la oficialia de parte de las frustraciones personales, para eso esta la oficina de Sosa Platas.

    Como dije en tu twitter, los verdaderos radioescuchas sabemos de la calidad e independencia de ustedes, por lo que les debe de valer chetos que esos ayatolas los dejen de escuchar, porque son minoria, solo son resentidos que buscan una causa para vaciar sus frustraciones.

    Responder
  2. Emilio Torres

    Estimado Jose Luis,
    Soy asiduo escucha de Charros vs Gangsters. No pude escuchar en vivo el programa aludido, pero escuché el podcast. En primer lugar, aborrezco el linchamiento de que son objeto, y cualquier forma de expresión que no admita crítica y auto-crítica, argumentación o diálogo.
    Sin embargo, creo que al calor de las injurias, se están victimizando al tomar una opinión de su invitado como una injuria.
    El invitado no insultó a nadie, ni a ustedes ni a MVS al aire. Tampoco dijo mentira alguna. No se aprovechó del medio porque la entrevista transcurrió con normalidad y esperó hasta el final para externar una opinión que, si bien no es directamente relacionada con su programa, sí concierne a la radiodifusora y a su audiencia, y representa la opinión de la mayoría de los radioescuchas.
    No sé en qué punto el externar una opinión respetuosa es tender una emboscada.
    Jose Luis, durante la entrevista, que fue por demás larga, pareciera que no estabas en la cabina pues no se te escuchó para nada. Sólo hablaste para mandar a corte con urgencia. Entiendo que el corte ya estaba retrasado, pero yo sí sentí que el invitado tenía una frase más que decir, y si bien no interrumpiste, aprovechaste una pausa en su comentario para cortarlo. Como radioescucha, eso se escuchó mucho peor que el invitado tomando diez segundos para hacer un comentario.

    Responder
    • D TOLEDO

      Lo que se lee aca, ahora resulta que nada mas por que los pobrecitos charros tuvieron que transmitir desde otro lugar, ya sufrieron la “represion estaliniana” en su mas pura version, por favor.

      Y si, en cuanto aquello de que se “sabia de su critica e independencia” (me refiero a Jairo y Miyagi) pues si… solo que hoy como nunca se necesitaba de estas, ante un hecho real, ahi, en la esquinita de los limites de su transmisión de radio, no atacando a unos muy lejanos pinos (como si EPN se preocupara por los charros que se creen gángsters)si no enfrentando la decision de sus patrones, de sus amos, ahi fallaron ambos y fallaron gacho.

      El que no lo vea, y prefiera juzgar a otros llamandolos “yihadistas” “estalineanos” nunca fue un radioescucha muy listo.

      Parece que son de esos los que quieren en MVS

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *