“Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”.

Edmund Burke

1729-1797.

Político y escritor irlandés.

Mahahual es un pequeño poblado perteneciente al estado de Quintana Roo, ubicado en la parte más meridional de la República Mexicana. Digamos que si México tuviera culo… ahí estaría Mahahual. Lo señalo porque las distancias son monstruosas: dos horas de vuelo en avión y luego dos horas más en carretera, cruzando la bellísima laguna de Bacalar. De hecho, está más cerca de Belice y Cuba, que de la Condesa o el Establo de México.

Sin embargo, esas cuatro horas de viaje bien valen la pena. El lugar es de una belleza indescriptible, que siendo honestos, volviendo al simili de esa noble parte del cuerpo donde la espalda termina y cambia de nombre, podríamos asegurar que sí, efectivamente Mahahual es el culo de México, pero con las dimensiones del de Kim Kardashian.

El clima es cálido, la vegetación exuberante, la comida es excepcional si disfrutan de los mariscos, la belleza de su playa -casi virgen- es la prototípica de nuestras playas caribeñas: con arena fina como talco que se te mete en todas partes y agua azul de una pureza que sorprende. Aquí viene la mejor parte: hay poco turismo devastador y gandalla.

Posee una emprendedora comunidad italiana -hay tantos que por un momento me sentí en “El Padrino”- que ha puesto en marcha un festival cultural llamado “Cruzando Fronteras” que recién celebra su tercera edición. Todavía imperfecto, el festival busca la divulgación de la cultura medioambiental y crear conciencia ecológica sobre uno de los patrimonios naturales más bellos de México: “El Banco Chinchorro”, la segunda barrera natural de arrecifes más grande del mundo.

Como todos bien sabemos, las cosas que en verdad importan en la vida duran muy poco: la sonrisa de un niño, la amistad, el canto de los pájaros, la satisfacción del deber cumplido, el sexo oral con una rusa… ¡en fin! En este rubro debemos colocar al “Chinchorro” que corre enormes riesgos debido al aumento en la llegada del número de cruceros que atracan en su muelle y donde de por sí las corrientes marítimas llevan basura de todas partes del mundo: me toco ver flotando un envase de chela de Ucrania.

Por cierto, el muelle tiene una historia sórdida, como casi siempre que se habla de desarrollos turísticos en esta especie de país: el anterior gobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks –no, no es el hermano de Jimmy- concedió por 50 años la explotación del muelle a un conocido empresario de origen libanés quien se ha enriquecido -a decir de los lugareños- cobrando enormes sumas a los comerciantes locales por cada crucero que atraca en “su” muelle. Por si fuera poco, este hombre se dio vuelo comprando hectáreas de terrenos que, como Rico McPato, luego revende a precios exorbitantes.

Como es común, la creación de “paraísos turísticos” significa, tal como ocurrió en la Cuba de Batista o de los hermanos Castro -no, no hablamos de Gualberto y Benito, sino de Raúl y Fidel-, la creación de “playas exclusivas” para turistas, y ghettos para los lugareños; servicios de primera para los ricos y poco menos que el quinto circulo del infierno de Dante para los pobres.

Sumemos que el puerto enfrenta diariamente la tarea de limpiar de alga roja las playas. Se hace a pico de pala y con carretillas para sacarla de las orillas del mar y colocarla en otros lugares donde pueda servir como fertilizante ecológico para la siembra. Esto que escribo en tres líneas es una tarea más pesada y hercúlea que hacer trabajar a un diputado federal, o que Mancera deje de echarle la mano al PRI para que regrese a gobernar la Ciudad de México. Es una labor que se realiza bajo el rayo del sol a una temperatura que ronda los 30 grados a la sombra.

Los lugareños se han cansado de solicitar maquinaria al gobierno municipal y estatal para realizar tal tarea. Simplemente, les contestan que no hay o de plano ya ni los pelan. La verdad, pos ¡que poca ma… tienen!

De esta manera, con el empuje ecológico y cultural de algunos, la ganancia monetaria para otros y el deseo por mejorar de todos los habitantes, “Cruzando Fronteras” se vuelve un pretexto de enorme valor para que la gente del centro del país gire sus ojos hacia Mahahual, un edén que está al borde de correr el mismo destino de otros paraísos turísticos que terminaron devastados por la ignorancia, la codicia, el pésimo desarrollo urbano sólo interesado en lucrar o la ceguera de los gobernantes a quienes sólo les importa sacar su tajada.

Si van -es muy fácil: sólo tomen un vuelo hacia Chetumal y luego un camioncito- descubrirán un sitio de enorme belleza, gente amable y cálida, buenos restaurantes –particularmente recomiendo los tragos en “Chiquitas” y la pizza de langosta en “Pizzas Papi”-, el mejor lugar para bucear y hasta un sitio donde cayó una nave espacial (¡lo juro!).

Mahahual corre el enorme riesgo de convertirse en el último rincón real del verdadero caribe mexicano, una verdadera lástima que todavía puede evitarse.

Dato fascinante: ¿Que significa Arely Gómez al frente de la PGR? Muy sencillo: la toma del poder real de la “telebancada” -ese grupo de “legisladores” que llegó al Congreso perteneciente a las dos cadenas de Televisión- y el principio del fin de nuestra democracia. Es el anuncio de que el próximo Presidente de México bien puede apellidarse Azcárraga, Salinas Pliego o Gómez.

Es el inicio de la “Era Berlusconi” a la mexicana.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

2 Responses

  1. kauis

    ¿Cuál es el nombre del lugar donde se encuentran esos camastros en el agua? No logro encontrarlo.

    Responder
  2. Betsy

    Er du ved at lave patchwork? Jeg synes det ser smukt ud. Jeg kom forbi en torvebod med kjoler i alle mulige farver og former, mange uden stropper hvilket ikke er så smart når nu damen i boden selv havde stropper. Men lad det nu ligge. Glæden ved farver og former er oplagt emne for hoi-nbbydlæg Donald recently posted..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *