“Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad.”.

Sherlock Holmes.

Pocas ocasiones de mi vida me he sentido más extrañado –a excepción quizás de la noche que pasé junto a dos aeromozas suecas de 18 años– que durante los últimos días cuando noticias extrañas y aparentemente sin vinculación comienzan a dominar la agenda noticiosa. Y tal vez, lo más extraño: ¿a quién le conviene este clima de incertidumbre e inseguridad que nos avasalla? ¿cuál es la mano que mece la cuna en esta escalada de ansiedad?

Iniciemos con la más básica de las preguntas: ¿a quién le conviene esta desazón, esta polarización, este encono? Eliminando sospechosos, como haría Sherlock, empezamos:

-El PRI y el aparato del gobierno encabezado por EPN. Estos pobres ya no saben ni que hacer, entre el “Poli”, las nuevas balaceras en la UNAM, las marchas en su contra, la caída en los precios del petróleo, la casa de Angélica, Tlatlaya y la masacre de Ayotzinapa ya no sienten lo duro sino lo tupido.

-Lo que queda del PAN. Estos están como perro de carnicero: nomás ve pasar la carne, se le hace agua la boca y cuando abre el hocico, se lo cierran a golpes de video, donde los muestran como los cachondos, pachangueros e intolerantes que son. Basta ver el último donde se exhibe a Alejandro Delgado Oscoy, diputado local del PAN y aspirante a candidato a la presidencia municipal de Querétaro, en una fiesta privada donde baila y se besa con varias mujeres. ¡Santo Niño de Atocha!

-El PRD y los Chuchos. Si pudiésemos hablar de “hubris” –ese extremo orgullo y autoconfianza que significa un pecado siendo castigado por los dioses– este debería llevar la cara de Jesús Ortega o Jesús Navarrete, quienes, en su desbordada ambición por conseguir puestos políticos, convirtieron al “sol azteca” en tiradero de basura que lo mismo reciclaba priístas, panistas, narcos, ropavejeros, líderes de oportunidad, matraqueros, payasos y mujeres barbonas que boleros, uniformados y hasta pulqueros. Todo para acabar convirtiendo su partido en un chiquero. Ahora el Ing. Cárdenas –a quien me madrearon en una marcha– exige la salida de Navarretín, esa bonita botarga que dirige los destinos del PRD. Estos se siguen dando con todo.

¿Quién queda? Para bien o para mal: MORENA, cuyo dirigente, líder moral, mesías y casero ha permanecido extrañamente callado mientras, cuales restos de humedad, sus integrantes se mueven por todos lados. Vean si no: José Luis Abarca, el exalcalde de Iguala ya en el “tanque” acusado de homicidio, fue impulsado por Lázaro Mazón, personaje cercano a AMLO, y detenido en Iztapalapa, el bastión político de MORENA; impulsores o miembros radicales del movimiento del IPN fueron (o son) Ubaldo Oropeza Meneses, Adrián Alvarado y Ricardo Che, todos ellos vinculados al partido de Andrés y quienes han viajado a Venezuela, El Salvador, Grecia, Suiza, Cuba y España como parte del bonito turismo “revolucionario”; las agresiones a Alejandro Encinas –que mala onda, ¿quién tiene corazón para pegarle a Santa Claus?–, al Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, Adolfo Gilly y otros distinguidos izquierdistas por parte de turbas enfurecidas huelen a provocación. Por cierto, ¿quién es el principal enemigo de los cardenistas o antiguos perredistas? Ajá… AMLO. Curioso además que esas turbas –llenas de esa ira santa que exige el cumplimiento de la ley– no ataquen a los miembros de MORENA… le repito: curioso, ¿no?

“La mano negra” en la UNAM donde algunos “revolucionarios” creen que ser “universitario” es sinónimo de impunidad siempre ha tenido un origen y un destino. Basta recordar de donde salieron Carlos Imaz, Martí Batres, Claudia Sheinbaum… todos ellos destacados apóstoles del “Mesías tropical”. Así que si alguien sabe armar un desmadre en C.U. ellos… saben como hacerlo.

Por si fuera poco, estamos en una ciudad dizque gobernada por la izquierda donde la impunidad de los “paleros” del GDF es asegurada: unos chavos –embozados, por supuesto– atracaron un Walmart, otros chavos –también embozados– prendieron fuego a la estación Ciudad Universitaria de la Línea 1 del Metrobús, otros chavos –casi 800– exigen la renuncia del rector José Narro, mientras otros encapuchados intentan tomar el edificio de la rectoría de la UNAM. Nadie les aplica la ley, ni hace nada por detenerlos. Da risa y vergüenza el gobierno de Miguel Ángel Mancera: ahora les pide disculpas a los estudiantes.

Este domingo marchan del Ángel de la Independencia hacia el Monumento a la Revolución para demandar la aparición con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Obvio, no faltan los embozados que destrozan todo y… ¡curioso! Se unen los estudiantes del Politécnico. Para que no se me acuse de “comecuandohay”, “matraquero de Peña” o “cachorro del imperialismo” aclaro que estas son ideas y datos que están en todos los diarios…

Yo sólo digo: ¿a quién le conviene este incendio?

Como diría Sherlock Holmes,”Es de primordial importancia no dejar que nuestro razonamiento resulte influido por las cualidades personales. Los factores personales son antagónicos del razonar sereno. Le aseguro que la mujer más encantadora que yo conocí fue ahorcada por haber envenenado a tres niños pequeños para cobrar el dinero del seguro; en cambio, el hombre físicamente más repugnante de todos mis conocidos es un filántropo que lleva gastado casi un cuarto de millón de libras en los pobres de Londres”.

Dato fascinante: El 9 de noviembre de 2011 fueron golpeados y vejados los pilotos y sobrecargos de Mexicana de Aviación que se manifestaban en Xola y el Eje Central, obstruyendo la circulación de Metrobús y el Trolebús. Hoy, sólo basta decir “soy estudiante” para convertirse en un ser más impune que un policía municipal de Ayotzinapa. Los opuestos se tocan.

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *