Comentaba con un buen amigo, El maestro Raúl Sánchez, en una comida la semana pasada, los resultados de las afamadas y vanagloriadas Reformas estructurales de Peña Nieto y en mis conclusiones le dije que su famosa reforma petrolera, energética mejor dicho, solo tiene por objeto vender los yacimientos al mejor postor, siendo este, las compañías americanas que buscan asegurar su abastecimiento mientras ellos desarrollan nuevas tecnologías que no los hagan dependientes más del petróleo.

El comentario está en función de que jamás se ha anunciado un programa de  reconvención  y modernización de la industria eléctrica para que no consuma ni petróleo ni  gas, con lo que avanzaríamos a ahorros positivos en el presupuesto y la economía mexicana; por otra parte nuestra conversión al uso de autos eléctricos, no depende de investigadores mexicanos (aun cuando alumnos del IPN han desarrollado ya inventos al respecto), sino de la industria automotriz instalada en México.

Finalmente sobre ese particular no hemos logrado, ni creo ese sea el objetivo final de la reforma hacendaria, dejar de depender  del ingreso petrolero para fines presupuestales del gobierno, la prueba está en el recorte para este año y el que viene.

Sobre la educativa, un desastre total, ningún cambio en los programas de enseñanza y menos en sus métodos didácticos, y sobre los miles de aviadores que viven del presupuesto educativo ni hablar; y es más hay por lo menos tres Estados de la República, en los que la SEP, no manda al respecto -ni el gobierno en cuestión de seguridad, dicho sea de paso-, el sindicato y la coordinadora hacen lo que quieren y además los premian con plazas y más presupuesto sin control.

La Reforma en telecomunicaciones, ahí están los resultados, un verdadero botín entre los magnates de los medios, y seguimos esperando internet más barato y público, más cadenas televisivas (al parecer habrá otra en 2017) y las únicas perdedoras son las radios comunitarias. Y ya veremos cómo afecta el famoso aeropuerto multimillonario que por no afectar a los comuneros de Atenco, afectará el microclima recuperado a medias, con más de 40 años de esfuerzo con las obras de recuperación del ex lago de Texcoco, que será usado como terreno para la construcción.

De la reforma hacendaria las quejas no se dejan de escuchar de los empresarios, quienes dicen que inhibe la inversión y por ello no han detonado ningún desarrollo, lo que tiene a la economía parada.

Bueno, mi amigo me hizo reflexionar, LA PRIMERA REFORMA QUE SE HUBIERA HECHO ES LA DE JUSTICIA Y ESTADO DE DERECHO, mientras ello no se haga, mientras el estado de derecho sea solo verborrea en los labios de Peña y su tribu saqueadora, solo muy pocos invertirán, los que saben cómo se hace negocio$ en México y aumentan sus costos de inversión con los “entres” a los políticos y verificadores, mientras la corrupción sea tratada como asunto cultural y la impunidad como asunto de capacitación, pues todo lo anterior será rollo, y solo beneficio de unos cuantos, gobierno de los cuates para los cuates.

Todo el “pergamino” desenrollado en este comentario, viene a colación del triste lugar que tenemos en el índice global de impunidad. Deshonroso 2do lugar mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *