“La perfección técnica de Hollywood no es lo más importante, se puede filmar con poca luz y hasta la fecha sigo pensando lo mismo, mi principal consejo siempre que me toca trabajar con jóvenes es decirles: piérdanle miedo a los defectos, con los avances de la tecnología ahora yo hago las películas solo, claro que siempre vienen manos de amigos y actores que no cobran por trabajar conmigo, las ideas en la cabeza se pudren y hacen daño, hay que pasarlas por lo menos al papel y ojalá convertirlas a la imagen y sonido”.

Jaime Humberto Hermosillo (El Informador, 2015)

Recuerdo cuando era niña, el revuelo que causó la película La Tarea (1991), protagonizada por María Rojo y José Alonso, el largometraje del cineasta Jaime Humberto Hermosillo, tenía escenas explícitas de sexo que la convirtieron en blanco de una serie de bromas cada vez que se mencionaba la palabra y arrancaba risas a mis compañeros de escuela. Obviamente, creo que ninguno de nosotros la vimos en su momento, es más, yo la vi ya grande en youtube, pero eso no quita que me acuerdo con una sonrisa de esos momentos. No teníamos ni idea de lo que se trataba realmente; el tema es sobre la relación de una pareja y mucho más de una relación con el cine, hasta cierto grado de esa cuarta pared de la que se habla por lo general en el teatro. Con una espontaneidad dada por la idea de “filmación en vivo”, en la intimidad de la casa, parecería que borraba la idea del intermediario: el director. En ese sentido, esa también es una construcción, cada detalle es pensado y es reflexionado, por eso la espontaneidad está muy presente y parece una sola toma.

Infielicidad (2015), título de la más reciente película del mismo director, es una palabra nueva, mezcla entre infidelidad e infelicidad que podría ser la descripción ideal de varias parejas, que ya sea por el tiempo, las preferencias, la sociedad o diversos acuerdos permanecen juntas a pesar de no ser felices y mucho menos de mantener una vida “aceptable”, considerando a la monogamia o la heterosexualidad o una pequeña diferencia de edades, entre otros acuerdos lo más conveniente para una “buena sociedad”.

En un ejercicio de creación colectiva, entre el director y los actores, ya que no hay un guión antes de la filmación, la película fue realizada en sesiones de 4 horas en dos días, filmada en un formato digital que le permitió jugar tanto con los colores, como con los encuadres y agregar frases; así mismo, el tiempo de edición y de distribución fue mucho más corto que en el cine comercial, por lo que la semana pasada se estrenó en la Cineteca Nacional y está iniciando su segunda semana de proyección.

La película esta dividida en 4 actos, la trama se centra en una relación de pareja, con problemas, y sus sesiones en el analista, esa nube, ese sentimiento gris de vida, se ve en las tomas en blanco y negro. El punto de vista de él, el de ella, el de los dos y bueno un epílogo que permanece entre los espectadores como punto de conversación después de la proyección, incluso durante ésta se escuchan en la sala comentarios, risas y uno que otro sonido de incomodidad, como ha sido la carrera de Hermosillo, esas risas de cuando era niña, pero ahora ya son más concientes de lo que pasa, ya no son necesarias las escenas explícitas, ahora lo que se dice es lo que nos incomoda.

Fiel a que la creación cinematográfica no depende ni de los grandes presupuestos, ni de la distribución masiva, Hermosillo apuesta por un cine independiente y experimental. La filmación es más cercano al teatro, así menciona “Sin lugar a dudas el momento de rodaje, por la puesta en escena, la dirección de actores, y todo lo que implica el rodaje. Ahora bien, también me gusta hacer una preparación cuidadosa, para que sea más sencillo filmar, para dejar las puertas abiertas y que el azar intervenga favorablemente, cosa que creo sucede cuando se tienen las cosas bien organizadas.” Al dejar esas puertas abiertas, no sólo trabajó con actores profesionales, como Lisa Owen para esta película, sino también le guilla a Roberto Rosellini en Stromboli (1950) al centrar la trama en el punto del vista del analista Jonathan Silva, quien sí es analista, por lo que las preguntas que hace son detonadores de toda clase de sentimientos de los personajes, desde las cuestiones de las costumbres, de la economía, de los hijos o la falta de éstos, de la sexualidad, o simplemente de la hipocresía en la que vivimos.

La cuestión más importante es que a veces hay problemas que aunque no están presentes físicamente, el simple hecho de mencionarlos o pensarlos los trae a la vida, a la capa visible, habitan con las parejas como especie de fantasmas que transforman la forma de interactuar, de sentirse los unos con los otros, y ese sentimiento es precisamente el que quiere describir Hermosillo y al que desnuda: los enredos absurdos en los que vivimos, nos consumen y nos hacen humanos.

Creación colectiva de Lisa Owen, Tizoc Arroyo, Jonathan Silva y Emiliano Flores

Edmundo  Hernández, José Luis Esparza y Hugo Miranda

Patricio Orden (tambor) Miguel A. Molina (sonido) y Jorge Z. López

A partir de una idea de Jaime Humberto Hermosillo

2015

Funciones en la CINETECA NACIONAL

  • Viernes 11 de diciembre de 2015 // SALA 4: 21:00
  • Sábado 12 de diciembre de 2015 // SALA 4: 21:00
  • Domingo 13 de diciembre de 2015 // SALA 4: 21:00
  • Martes 15 de diciembre de 2015 // SALA 4: 21:00
  • Miércoles 16 de diciembre de 2015 // SALA 4: 21:00
  • Jueves 17 de diciembre de 2015 // SALA 4: 15:00

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

4 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *