Con motivo de la llegada anual del inicio de clases –algo tan cíclico como las epidemias o la temporada de huracanes- el lunes pasado hablamos de los riesgos y las ventajas de la educación, particularmente en el nivel primaria y secundaria; etapa que, para la mayoría, fue una pesadilla comparable sólo a ser condenado en el infierno a ver ad infinitum la entrevista hecha al Presidente Peña por seis destacados “periodistas”.

Ahora vamos a echar un ojo a la educación superior que cada año nos depara las mismas sorpresas, los mismos reportajes, las mismas notas y los mismos datos aterradores.

Por ejemplo, que el 92% de los aspirantes a las licenciaturas en la UNAM son rechazados, que las carreras con mayor demanda son las peor pagadas, que para dar trabajo a los alumnos egresados habría que fundar una colonia mexicana en la tercera luna de Neptuno, que el número de nini´s aumenta alarmantemente, y para empezar está el que cada uno de nosotros tiene en la sala jugando videojuegos.

Creo que desde un principio, el error de las Universidades –y sus alumnos- fue creer que acceder a ellas abriría un futuro aún más promisorio que el que ahora nos pintan los priistas con las reformas energéticas; que aumentaría el empleo al mismo ritmo que los jovencitos saturan las aulas y que siempre tendríamos necesidades de médicos, abogados, arquitectos y contadores públicos, por no hablar de periodistas.

Otros errores fueron creer que la UNAM y el IPN estaban superados o sólo eran para la “raza pobre” –y que debían ser gratis-; que autorizar la creación de Universidades como si fueran franquicias de las heladerías “La Michoacana” produciría mejores y más preparados profesionistas; y que el sinónimo de “una buena educación profesional” eran colegiaturas tan elevadas que sólo las podría pagar Bill Gates.

Por ejemplo, una carrera de licenciatura en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey –Campus Tecojoringo El Chico- cuesta la friolera de 120 mil pesos el semestre. Y no es por generalizar ¡santa revolución del intelecto me ampare! pero entre los egresados de ese centro de estudios que conozco, hay algunos cuyo máximo logro intelectual consiste en escribir en la arena su nombre con un palo.

En mis tiempos -a estas alturas de mi vida datados en carbono 14- se nos vendió la idea que con la Universidad ya la habías hecho. Así que era indispensable terminar una carrera universitaria, aunque fuera de piloto de pruebas en una fábrica de supositorios.

Actualmente, conozco personas que tienen hasta 2 maestrías y con eso apenas las dejan cortar el trompo de los tacos al pastor.

¿Qué hacer? Si rezar y peregrinar a Lourdes no son opciones, sólo nos queda cambiar el paradigma educativo y volver a lo que siempre debió haber sido: un recurso vital, pero no indispensable para encontrar trabajo; el título es sólo un papel que nos permite iniciar con una cierta ventaja en la carrera de relevos que es el desarrollo profesional y más importante: no esperar que la escuela arregle todo pagando como si fuera uno hijo de banquero, que no trabaja pero ¡como gasta dinero!

También debemos volver, por difícil que parezca en estos tiempos donde el dinero no alcanza y hasta el perro de la familia tiene que trabajar, a fomentar la educación y la instrucción fuera de las aulas.

Las personas más exitosas de mi generación por ejemplo “Juanito”… ¡perdón!, creo que ya enloquecí… Decía: las personas más exitosas de mi generación no sólo sabían a qué querían dedicarse sino que se empeñaban en lograrlo, trabajaban al mismo tiempo –por infame que fuera el empleo- y leían como degenerados todo el día.

Nos sentimos engañados por la Universidad -o las expectativas que tenemos de ella- y eso es lo que manda a los chavos rechazados a la calle a protestar: sienten que les niegan un sueño que les pertenece por derecho, pero ¡sorry!, ese derecho se gana.

De todos modos ni se apuren por entrar, la ANUIES ha señalado que los 305 mil egresados de universidades en el país enfrentarán un escenario de desempleo durante esta década si la economía no aumenta su nivel de crecimiento.

Así que a leer…

Dato fascinante: En 1959, una televisión de 21 pulgadas costaba 3 mil 795 pesos, mientras que los ingresos promedio mensuales de una familia sumaban mil 450 pesos. Así que había que ahorrar más de 2 meses viviendo de aire para comprarse una. ¡De todos modos no valía la pena el gasto: habían bien poquitos canales!

Etiquetas

Sobre el autor

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Twitter

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política. Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República. Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996. Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”. En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN. En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”. Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”. Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano. Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

5 Responses

  1. http://www./

    Hello there! Awesome post! I am a daily visitor to your site (whole lot like addict ) of this website though I had a trouble. I’m so definitely not for sure whether it is the right site to question, but there are no spam comments. I get comments each day. Are able to you assist me? I praise you!

    Responder
  2. http://www./

    Jeg er helt vild med dine grydelapper. De er sÃ¥ flotte, og det er sÃ¥ lækkert at de er dobbelte, sÃ¥ man ikke brænder nallerne… ;o)Kan se at du efterlyser hjælp til bloggen… Jeg har lavet min store blogtitel pÃ¥ følgende mÃ¥de:Vælg DESIGN, BLOGGER-DESIGN, AVANCERET i nævnte rækkefølge. I AVANCERET vælges BLOG-TITEL og SKRIFTTYPE, STØRRELSE OSV.Jeg hÃ¥ber du kan fÃ¥ det til at virke; synes det er blevet lidt bøvlet med det nye blogger-halløj… Rigtig god fornøjelse…

    Responder
  3. http://www.privatkredit.pw/

    The problem is that any largely advertised arrangment is probably not the best bet. Be sure and do some online searching on them to find out both the pros and cons of it.The phrase “work at home” generally splits in two. Telecommute (working online for someone elses business) or online entrepreneur (your own business that you can do online.).,… I could type a page on either one.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *