Centro Público

¿La última negación del holocausto?

Recientemente la República de Polonia aprobó una ley que busca disminuir la atención al holocausto sucedido en la Segunda Guerra Mundial. De manera más específica, la ley prohíbe que se le atribuya a Polonia culpa alguna del holocausto. Se busca que no se atribuyan crímenes nazis a Polonia, mientras que ésta se encontraba bajo control alemán (BBC, 2018), por lo que resulta ilegal realizar afirmaciones y/o comentarios que lo hagan de manera falsa e intencionada (Dudek, 2018). Sin embargo, la opinión internacional ha considerado dicha acción como una negación del holocausto, dado que Polonia argumenta que fueron los nazis quienes llevaron a cabo el genocidio, mientras que busca de cierto modo justificar a los ciudadanos polacos que se vieron envueltos en los mecanismos de exterminio nazis (Kershner & Berendt, 2018). Por el otro lado, en un discurso ante la prensa, ante diferentes cuestionamientos el Primer Ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, pareció ceder un poco al establecer que no es ilegal como tal mencionar que hubo perpetradores polacos, sin embargo, añadió que también hubo perpetradores judíos, rusos, ucranianos, y alemanes (Szymanski, 2018). Con la afirmación anterior Morawiecki abiertamente introduce la noción de que así como hubo polacos que cooperaron con el holocausto, también hubo judíos que lo hicieron, e involucra a demás países en su argumento. ¿Es una cuestión de culpa, de historia, o de poder?

En efecto no puede negarse que hubo ciudadanos polacos que se vieron involucrados en las actividades nazis, en este punto la situación es más compleja dado que involucra cuestiones de moralidad, ¿tenían los involucrados otra opción más que colaborar con los nazis? Podría argumentarse que no la tenían, y sin embargo, existen casos excepcionales de ciudadanos polacos que se involucraron en actividades para esconder y salvar judíos perseguidos, por lo que resulta difícil establecer que quienes se vieron involucrados en actividades con los nazis no contaban con otra opción. Aún así, resulta poco comprensible que se realicen y aprueben dicho tipos de leyes en la actualidad; especialmente, en un contexto en el cual resulta más necesario prestar atención a los conflictos actuales y a cómo prevenir futuros genocidios.

Por su parte, el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, mencionó que las acciones de Polonia no solo muestran una incomprensión de la historia, sino que sitúan a la nación como negadora del holocausto (BBC, 2018). De igual manera, se han realizado protestas públicas en la Embajada de Polonia en Tel Aviv, por parte de sobrevivientes del holocausto, que estuvieron principalmente en campos de concentración en Polonia. Más que generar controversia política las protestas buscan que la historia del holocausto, así como la implicación de Polonia en el mismo no sean descartadas de la historia, sin embargo, las pancartas que los manifestantes llevaban presentaban mensajes tales como “Polacos, recordamos lo que hicieron” (Zieve, 2018). En este punto, la situación se torna álgida, dado que la línea entre culpar a Polonia del holocausto o pedirle que asuma su responsabilidad por lo sucedido, es difusa… Aún así, situar a Polonia como negadora del holocausto no necesariamente resulta la opción más adecuada, dado que el negacionismo del holocausto no involucra una reinterpretación de los hechos, sino que simplemente los niega. Polonia no necesariamente niega el hecho de que haya sucedido un genocidio, sino enfatiza que éste no fue su culpa, y de aceptar el involucramiento de ciudadanos polacos, como se mencionó anteriormente, también acepta el de individuos de otras nacionalidades, y de judíos…

¿Puede el punto de acuerdo ser una reinterpretación de los hechos?, ¿cuál será la actitud de Rusia, Alemania, y Ucrania?, ¿se dará seguimiento al involucramiento sugerido por Morawiecki de perpetradores judíos? Si bien no hay respuesta aún a los cuestionamientos anteriores queda claro que la intención de Polonia de establecer una culpa compartida, o una negación total de la misma, así como la mención de una mejor investigación de los hechos para debatir los acontecimientos históricos, pueden devenir en un desastre diplomático.


Fuentes:

BBC. (2018). Poland’s Holocaust law leaves questions over implementation. BBC.

Dudek, B. (2018). Poland’s Holocaust law leaves questions over implementation. DW.

Kershner, I. & Berendt, J. (2018). Poland and Israel in Tense Talks Over Law Likened to Holocaust Denial. The New York Times.

Szymanski, W. (2018). Israeli journalist shocked by Polish PM’s response to Holocaust question. DW.

Zieve, T. (2018). HOLOCAUST SURVIVORS AT EMBASSY PROTEST: “NO LAZ CAN ERASE HISTORY”. The Jerusalem Post.

Sandra Wong Cabello

Sandra Wong Cabello

Internacionalista destacada del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Experiencia académica y cultural internacional, y profesional en el Senado de la República. Interesada en modificar el contexto social del país mediante la difusión de opiniones y la libertad de expresión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Muchas felicidades a Amalia Sánchez, triatleta mexicana en el #IronmanWorldChampionship Kona, Hawaii 2018. ¡Qué o… https://t.co/CtfCmZ28Qy
CentroPublicoMX Que no se les pase hoy, en la #FILZócalo2018 en punto de las 18:00 estarán @nestora_salgado y @DrJMMireles en el fo… https://t.co/OjypDwfc5z
CentroPublicoMX El papel del #remake en la industria cultural financieramente más activa e importante a nivel global. Con datos de… https://t.co/SSO2tFNGwU
CentroPublicoMX Comienza el @cervantino con 2 invitados de lujo, #India 🇮🇳 y #Aguascalientes. 10 al 28 de #octubre, 35 naciones pa… https://t.co/JeuUcQgUZM
CentroPublicoMX El actual clima político parte del hartazgo social sobre los excesos de la clase gobernante, así como de la impunid… https://t.co/dcNW3OLYF7