Centro Público

La reivindicación anunciada

Hace unos días el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, declaró que para el nuevo sexenio que encabezará a partir del próximo 1° de diciembre, “procurará” que los periodistas José Gutiérrez Vivó y Carmen Aristegui regresen a los medios nacionales, la propuesta, claro que sorprendió, aunque ya no era un secreto, pues durante su campaña política fue muy sonado el tema en cuestión, en virtud de que su gobierno ha dejado ver que establecerá una nueva relación gobierno-medios, bajo la primicia de que “respetará” a quienes sean dueños de las concesiones y, por supuesto, a la libertad de expresión y el derecho a la información.

La libertad de expresión es un tema delicado, al menos en México, en donde se da el mayor número de agresiones a periodistas, comunicadores e instalaciones radiofónicas y televisivas. De la mano va la censura, un factor importante que ocasiona conflictos permanentes entre empresarios, dueños de los medios y el comunicador, en la lógica de que “si hablas mal de los servidores públicos, mal te va”, y como periodista, el veto, la anulación de la relación laboral, amenazas, serán los ingredientes de la receta que terminará con la carrera del profesional en los medios masivos.

No hace falta recordar que esto le sucedió a José Gutiérrez Vivó, empresario y periodista mexicano que fundó en 1974 a Grupo Monitor, tiempo después estableció una relación laboral por 167 millones de dólares entre la entidad radiofónica Radio Centro, propiedad de la familia Gómez y su grupo, ambas empresas le dieron forma a Infored, la relación se extinguió cuando el periodista acusó a Radio Centro de violar las cláusulas contractuales y plagiar la imagen de Monitor. La disputa llegó a Tribunales y llevó a la radiodifusora a pagar una millonaria indemnización tras cancelarse las emisiones de Radio Red, hasta nuestros días sigue sin liquidarse.

Los medios masivos, sean impresos, radiofónicos, televisivos y ahora digitales, establecen políticas ideológicas, la línea editorial, que refleja la postura que el medio tiene con relación al gobierno en función y al partido político. El nuevo sexenio apunta a que se “llevará bien” con los medios y sus dueños, cosa que no, nunca ha sucedido, la censura es el pan de cada día, Gutiérrez Vivó regresó con MVS Comunicaciones y alió a Grupo Monitor, pero la relación quedó fracturada cuando Vicente Fox acusó al periodista de ser perredista, tras invitar a Andrés Manuel López Obrador a su emisión matutina, Fox, ordenó el retiro de la publicidad, MVS Comunicaciones acató y Grupo Monitor fracasó, el final, 29 de junio 2007, Gutiérrez Vivó decía adiós, al otro día una huelga estalló pues sus empleados no habían recibido sus sueldos. Las finanzas de GM cayeron y con ellas, la empresa.

¿De qué manera mejorará la relación entre medios y gobierno? El binomio indica una reivindicación periodística, no obstante, muchos analistas apuntan a que no debe haber injerencia de ningún tipo por parte del Estado, cada uno realiza actividades independientes y dependientes a la vez, mientras el Estado ve por los intereses del país, los medios se encargan de difundir esas acciones, cuando algo falla en el factor Estado y los medios lo sacan a la luz, la censura se presenta como una infección que carcome poco a poco la actividad comunicacional.

Carmen Aristegui lo vivió en 2015 tras revelar la investigación que dio origen al escándalo de La Casa Blanca, supuestamente propiedad de la Primera Dama, Angélica Rivera, pero que se descubrió que la propiedad construida por Grupo Higa no fue declarada por Peña Nieto ni por su esposa, la investigación fue censurada tras el impacto mediático y el equipo de Aristegui y ella fueron despedidos de MVS Comunicaciones. Pero ella sigue activa en su propio espacio Aristegui Noticias y en CNN en español, no así, José Gutiérrez Vivó, quien desapareció de escena mediática.

Por años, seguidores de Aristegui y Gutiérrez Vivó piden su regreso ¿Sería posible que retomen sus carreras en los medios mexicanos? No, definitivamente es imposible, el “borrón y cuenta nueva” no es viable, por un lado, las relaciones laborales de los comunicadores y las empresas quedaron lesionadas, sólo quedan los medios de comunicación estatales, Instituto Mexicano de la Radio, cuya dirección la ocuparía Gutiérrez Vivó y con quien el equipo de Andrés Manuel López Obrador ya inició pláticas. Esta es la reivindicación mediática, casi tangible, la reivindicación anunciada.

Francisco Javier Colín Tapia

Francisco Javier Colín Tapia

Comunicólogo y periodista, soy egresado de la Universidad Latina, escribo y hago radio conduzco un espacio informativo semanal a través de UnilaFm, el canal oficial de mi casa de estudios, además de ser moderador en debates universitarios. He colaborado en Milenio Diario y en Televisión Educativa. Apasionado de la lectura, el arte, la música y la gastronomía, cinéfilo de corazón, mi misión, ejercer el periodismo con profesionalismo, la noticia se da en todo momento, para ello hay que informar con oportunidad, veracidad e imparcialidad, analizó temas políticos y me interesan aquellos que van relacionados con la defensa de la libertad de expresión, quiero hacer de mi país un mejor lugar para ejercer nuestra profesión.

1 comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @yosoyjavo: La periodista mexicana, @aperezcanedo, concluyó su etapa profesional en @CanalOnceTV, sin duda, su salida de la televisora d…
CentroPublicoMX RT @eduardocervants: 30 llamadas en un día por parte de @ATTMx @ATTMxAyuda. Que @ServicioTelcel @Telcel es quien proporcionó mis datos pers…
CentroPublicoMX La migración como derecho humano y proceso orgánico de nuestra historia. #CaravanaMigrante ⁦@WongSandraChttps://t.co/QXhyybH3P7
CentroPublicoMX Lectura en el corazón de la ciudad: a unos días de la conclusión de la #FILCDMX 2018. https://t.co/KAGBHhKxXO