Centro Público

La pauta interpretativa del gobierno de López Obrador

Si bien el país se encuentra inmerso en una crisis de inseguridad a consecuencia del crimen organizado, la propuesta del gobierno entrante por despenalizar el uso recreativo de la mariguana y posterior el uso terapéutico de la amapola parece ser un paradigma difícil de entender pero un reto importante para lograr la pacificación propuesta por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

El pasado jueves 23 de Agosto, la futura secretaria de gobierno, Olga Sánchez Cordero, declaró durante su participación en el Foro Banorte 2018 las intenciones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador por romper con el paradigma que envuelve a las drogas y solicitar a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) despenalizar el uso y consumo de la mariguana.

Pero aquí no solo la cannabis tiene un papel protagónico, ya que la amapola es el antagonista de esta historia. López Obrador afirmo durante su campaña la idea de legalizar el uso recreativo de la mariguana, premisa que ha tomado fuerza y comienza a entrar en la agenda oficial del ganador de la contienda electoral.

Hace poco más de un mes Sánchez Cordero aseguraba que el virtual presidente electo ha dado “carta abierta” para abrir el debate sobre las drogas en el país, por lo que es un tema central para poder continuar con el Plan de Paz propuesto por el próximo mandatario .

Dicho plan consiste en realizar estrategias encaminadas a la “Pacificación del país”, que incluye, de entrada, una consulta nacional para crear una ley de amnistía, conformar un plan de seguridad efectivo, apegado a derecho y respeto a los humanos en el que se verá involucrado el futuro Secretario de Seguridad Pública, Alfonzo Durazo Montaño.

¿Pero estamos preparados para romper con el paradigma de este tema?

Si bien despenalizar la mariguana y amapola no solucionara los altos índices de seguridad en el país, la regularización de estas y canalización correcta ayudaría a que sectores como el de salud avanzaran y a pacientes con enfermedades terminales tener una mejor calidad de vida.

Sin embargo socialmente podríamos pensar que no estamos preparados para respetar las restricciones y responsabilidades que esto tiene pues en diversas ocasiones hemos demostrado la necesidad de un pueblo deseoso de cambio, transformación y manejo correcto de nuestra cultura cívica.

En sexenios pasados (al menos desde 2006) el tema ha sido central para los gobiernos, quienes no mostraron una postura clara, a diferencia de este futuro gobierno que a pesar de no tener un modelo claro está dispuesto a acabar con lo que han denominado los 12 años de “prohibicionismo”.

Países como España, Uruguay, Ámsterdam, Estados Unidos y Holanda han permitido a sus ciudadanos mayores de edad adquirir de manera recreativa mariguana, acción regulada por el estado y establecida bajo una serie de condiciones pero también han tenido tropiezos como el cazo de Estados Unidos que ha elevado el consumo desmedido de fármacos elaborados a base de opio o amapola.

Como consecuencia el gobierno de Donald Trump se ha pronunciado en contra de la propuesta del presidente electo, la razón va desde el mal manejo de los fármacos en su país hasta continuar con el discurso y política racista del mandatario estadounidense y su particular forma de pensar del migrante mexicano.

Por otra parte en territorio nacional se han pronunciado a favor diversas voces, dentro de las que destacan, impulsores del cannabis, grupos defensores de derechos humanos, de migrantes, organizaciones encargadas de la búsqueda de personas desaparecidas, Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, México Unido contra la Delincuencia, entre otras que durante años han impulsado iniciativas o bien creado prototipos de estrategias a seguir para una despenalización eficaz.

Sin embargo este reto le corresponderá al presidente Andrés Manuel López Obrador, y los representantes de las secretarias involucradas decidir si se comienza a eliminar el gran mito o se mantiene, una vez más, la pauta interpretativa que solo dará largas a un país que espera una evolución política que satisfaga a sus ciudadanos.

Josefina Velázquez Robles

Josefina Velázquez Robles, nacionalidad Mexicana, Comunicóloga y Periodista, egresada de la Universidad Latina, he reforzado mis conocimientos en Radiodifusoras Asociadas (Cadena Rasa),TV Azteca y participado, como moderadora, en debates políticos organizados por la Universidad Latinoamericana.
Amante de la fotografía, el teatro; fiel creyente de que el ejercicio periodístico debe hacerse con dedicación, responsabilidad y sobre todo pasión.
Interesada en temas políticos y sociales, comprometida con aquellos que no son escuchados y de quienes buscan en un periodista el vehículo indicado para dar a conocer la verdad.
Respetuosa con mi país, amante de su cultura, tradiciones y agradecida de mis raíces, mi misión es enaltecer la profesión

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
15hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk
CentroPublicoMX Deben leer la historia de #IsabellaSpringmuhl. Coraje ante la adversidad y una gran resilencia, la han colocado en… https://t.co/gBSCwce8DF