En la era de las redes sociales la máxima de Andy Warhol se ha potenciado. En la era de las celebridades líquidas, todo se vale para obtener 15 minutos de fama o un Trending Topic de infamia, miles de likes en Facebook o ser viralizadas o transformadas en carnadas de memes y de campañas mercadológicas. Es la moda de las #Ladys.

El fenómeno de las #Ladys pasó de ser un método de escarnio social y denuncia interactiva ante desplantes de “influyentismo” (como fue el origen de las #LadyPolanco, en 2011, o el de #LadyProfeco, en 2012, que derivó en la renuncia del entonces procurador federal del consumidor, padre de la joven con ínfulas toluqueñas) a ser un eficaz distractor social en las redes, un método de autopromoción gubernamental y hasta para “limpiar” la imagen de los agentes policiacos.

El caso reciente de #Lady100pesos fue el de Lorena Daniela Aguirre, joven de 18 años que tras chocar en estado de ebriedad intentó sobornar a un oficial de la policía con 100 pesos. Fue grabada. Y el video se viralizó en Facebook y Twitter. La joven atractiva después pidió disculpas públicas y negó que hubiera recibido la oferta de Playboy para posar en sus páginas. Su caso obtuvo cobertura de los “medios serios” como si se tratara de algo estrujan.

Casi de manera simultánea el logro de Olga Medrano Martín del Campo, estudiante de 17 años, originaria de Jalisco, que ganó la medalla de oro en las Olimpiada Europea Femenil de Matemáticas, del 10 al 16 de abril, generó otro Trending Topic con #LadyMatemáticas. Urgido de empatía en las redes sociales, hasta Enrique Peña Nieto se tomó la foto con esta muchacha.

#LadyMatemáticas fue el apoyo al logro, la inteligencia y, de paso, un respiro ante las constantes señales del desastre del sistema educativo mexicano en esta materia.
temp_nota_01_43341_17_20160503212013_1177211-475x238En el desmadre total, los memes más delirantes fueron generados por #LadyCajero. Una señora tapa a otra persona para sacar dinero del cajero automático. Otro usuario del cajero les tomó la foto el 29 de abril (¿acaso no está prohibido usar el dispositivo móvil en las sucursales bancarias?).

Después la usuaria “aclaró” que no se tapaba por la inseguridad sino para evitar el reflejo del sol. #LadyCajero fue la sensación de los fotomontajes. Marcas de todo tipo y hasta anuncios de futbol aprovecharon la imagen y encontraron el uso mercadológico de este meme.

hqdefault-400x300

En los últimos días, se viralizó otro video bajo el título #LadyCombi. Se trató de una producción de la cuenta VoxTuberos. Se trata, más bien, de un ensayo de talk show en redes sociales, donde una chica “confiesa” su infidelidad ante su supuesto novio y los pasajeros intervienen como los famosos “metiches implacables” de aquel programa de Carmen Salinas en Canal 2.

Lo único gracioso de #LadyCombi es el acento yucateco de quienes intervienen, al estilo del teatro regional de Mérida. Todo lo demás es descafeinado y con un claro tinte misógino.

La última novedad fue #LadyPeriodicazo. Una reportera de C7, medio de Jalisco, pretende chantajear a unos policías. La periodista fue despedida de su trabajo y los agentes lucieron sonrientes con el jefe de la policía que los alabó por haber evadido la extorsión.

El escarnio de los comunes para encubrir los abusos de los auténticos poderosos. ¿Cuándo veremos una #LadyGaviota o un #LordPeña sin censura ni montaje en sus delirios de grandeza? ¿Cuándo una #LadyTrata o un #LordMisógino? Quizá estén ahí, pero lejos de esta fórmula divertida de la denuncia social y ahora transformada en anodina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *