Centro Público

La memoria histórica del Caso Colosio

El asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta fue, sin duda, unos de los sucesos que cimbró a la élite política en la década de los noventa. Él, entonces, era candidato priista a la presidencia, dispuesto a suceder a Carlos Salinas de Gortari, entonces jefe del ejecutivo, el último año del sexenio salinista quedó manchado por una huella imborrable de sangre que permanecería ahí, sin respuestas.

Lomas Taurinas, Tijuana, fue el escenario crucial en el que el 23 de marzo de 1994, durante un mitin como parte de las actividades proselitistas de la campaña electoral de ese año, que ocurrió el atentado político, hasta la fecha sin resolver. Los vídeos que se grabaron aquella tarde muestran el momento en que una persona apunta a la cabeza del candidato y dispara, no obstante, también se manejó la teoría de un segundo tirador, el candidato también recibió un disparo en el abdomen.

Tras estos sucesos, fue detenido Mario Aburto Martínez, señalado entonces por la Procuraduría General de la República como el autor intelectual del homicidio, su arresto se dio en condiciones violentas, posteriormente fue presentado ante los medios de comunicación, diferente, muy diferente al sujeto que fue golpeado tras el incidente en Lomas Taurinas, un Aburto Martínez con un renovado corte de cabello entre otras diferencias físicas dieron a notar la presentación a la opinión pública de “otro” asesino.

Las investigaciones en torno al magnicidio nunca fueron concluyentes y jamás se arrojaron resultados que pudieran dar certeza del por qué el licenciado Colosio Murrieta fue abatido. Se especuló, incluso, que dentro de su propio partido se había orquestado el asesinato, esto, tras revelarse que entre el candidato y el presidente Salinas de Gortari existían “diferencias políticas.”

No era para menos, el último discurso de Colosio, el 6 de marzo de 1994, en la Plaza de la República, marcó la pauta para creer que, entre ambos personajes, las ideologías no eran compatibles, y, por ende, permeaba la posibilidad de un distanciamiento partidista. Luis Donaldo, más parecía un candidato de izquierda y no, uno de derecha, por lo tanto, no representaba al PRI.

El asesinato del candidato que “pudo ser presidente y no fue”, jamás se esclareció, ni en los años venideros, incluso las investigaciones arrojaban discrepancias unas de otras, los fiscales, procuradores y subprocuradores, fueron inciertos en los resultados, hasta septiembre de 2000, cuando el caso fue cerrado…6 años después.

La opinión pública merece saber qué fue lo que sucedió aquel marzo del 94, y aunque muchos aún lo recuerdan, como si hubiese ocurrido ayer, la memoria histórica sobre el caso permanece ahí, vigente y dispuesta a ser contada.

Por ello, el Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), ha ordenado la “desclasificación” del videocasete BTC-01, titulado “Atentado al Lic. Colosio”, que guarda y atestigua el suceso que conmocionó al país en la época más oscura de la política mexicana.

La “desclasificación” del material, que debía hacerse hasta 2035, supone para la PGR, un riesgo a las indagatorias, sin embargo, Joel Salas Suárez, comisionado del INAI, ha referido que los vídeos son de interés público y no contienen líneas de investigación del caso, de tal manera, que recientemente se ordenó también a la procuraduría, revelar los informes que se realizaron producto de las investigaciones hechas en los siguientes seis años desde el asesinato.

Poner al alcance de la ciudadanía el material que da testimonio de un hecho violento como este, permitirá ampliar la memoria histórica de manera sonora y gráfica, ampliar más el panorama de aquel 23 de marzo. 24 años después aún quedan muchas dudas en el aire, que son superficialmente despejadas, pero que no dan certeza de los hechos.

Al final de cuentas, este, como otros sucesos que han empañado a la historia de México, merecen ser contados, preservados y no deben permanecer ocultos, esa es la premisa de la memoria histórica, nunca olvidar, como lo ocurrido en el 68, las matanzas de Acteal y Aguas Blancas, o recientemente la desaparición de los 43 estudiantes, son acontecimientos que permanecerán siempre en la memoria de los mexicanos.

De todos modos, la historia es imborrable.

Francisco Javier Colín Tapia

Francisco Javier Colín Tapia

Comunicólogo y periodista, soy egresado de la Universidad Latina, escribo y hago radio conduzco un espacio informativo semanal a través de UnilaFm, el canal oficial de mi casa de estudios, además de ser moderador en debates universitarios. He colaborado en Milenio Diario y en Televisión Educativa. Apasionado de la lectura, el arte, la música y la gastronomía, cinéfilo de corazón, mi misión, ejercer el periodismo con profesionalismo, la noticia se da en todo momento, para ello hay que informar con oportunidad, veracidad e imparcialidad, analizó temas políticos y me interesan aquellos que van relacionados con la defensa de la libertad de expresión, quiero hacer de mi país un mejor lugar para ejercer nuestra profesión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @yosoyjavo: La periodista mexicana, @aperezcanedo, concluyó su etapa profesional en @CanalOnceTV, sin duda, su salida de la televisora d…
CentroPublicoMX RT @eduardocervants: 30 llamadas en un día por parte de @ATTMx @ATTMxAyuda. Que @ServicioTelcel @Telcel es quien proporcionó mis datos pers…
CentroPublicoMX La migración como derecho humano y proceso orgánico de nuestra historia. #CaravanaMigrante ⁦@WongSandraChttps://t.co/QXhyybH3P7
CentroPublicoMX Lectura en el corazón de la ciudad: a unos días de la conclusión de la #FILCDMX 2018. https://t.co/KAGBHhKxXO