Francisco Toledo, lo sabemos, es un artista de excepción en nuestra cultura contemporánea. Pero no sólo es eso. Se trata de un hombre que está en verdad vinculado a las raíces más profundas de Oaxaca y de México. Y aún más, es un ciudadano que ejemplarmente promueva y difunde el arte, enseña, otorga becas, rescata acervos de otros artistas, y ahora hasta donará al país una colección de su propiedad de más de cien mil objetos artísticos.

Su fama y prestigio mundial enaltecen pues a México y a nuestra cultura.

Sin embargo, en fecha reciente se le hostigó y sancionó una supuesta falta de carácter fiscal, lejos de aclararse y dársele caso todas las facilidades administrativas para esa regularización, que en la práctica no tiene mayor importancia.

El emplazamiento fue respondido por Toledo con altura de miras y enorme generosidad para bien del pueblo oaxaqueño. Dio toda una lección.

Así, decidió donar miles de piezas y dos inmuebles donde se ha alojado el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, y otro, que es el Centro fotográfico Manuel Alvarez Bravo.

Por eso, no sin sarcasmo, el gran artista oaxaqueño y de dimensión universal, sólo pidió que se le diera a cambio un peso, si ¡Un peso mexicano!

Queda claro entonces que fue penoso, mezquino, insensible, ingrato e injusto, por no decir más, lo que hicieron las autoridades hacendarias vinculadas a tal asunto.

En todo caso, Toledo seguirá engrandeciendo ese arte suyo que es ya a la vez patrimonio cultural de México y de la humanidad misma.

Gracias Francisco, todas y todos los mexicanos estamos contigo. Recibe y recibirá siempre nuestra solidaridad, aprecio y admiración.

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *