Centro Público

La izquierda en México: una visión cooptada, retrógrada, corrupta e incompetente.

Se cumplieron 25 años de la creación del Partido de la Revolución Democrática (PRD); partido que aglutinó los esfuerzos de las fuerzas políticas de izquierda en México.

Su nacimiento, se gesta de la ruptura del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y Carlos Tello, con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1986.

Su exigencia era en un principio: “por la democratización del sistema”. Sin embargo, otras fuerzas políticas e ideológicas vislumbraron en esta ruptura, una oportunidad para plantear sus exigencias desde una plataforma mayor.

Y así, el Ing. Cárdenas se vuelve líder de una visión más social y humana de la política. Los enemigos eran los tecnócratas de Miguel de la Madrid y del actual régimen encabezado por Carlos Salinas de Gortari.

O al menos, era el plan…

El sistema político mexicano ya daba claras muestras de desgaste e incluso, de insostenibilidad democrática. La parálisis gubernamental después del sismo de 1985 y la recurrente y permanente crisis económica, eran incubadoras de protestas y movilizaciones sociales. Esto sin tomar en cuenta, “la caída del sistema en el 88”.

La fractura en el sistema estaba dada. Desde el interior, no había legitimidad y menos congruencia; desde afuera, la sociedad poco a poco, comenzaba a organizarse ante un gobierno caduco y sin visión de un México integral.

En este contexto, las figuras que ahora identificamos de izquierda, se comenzaron a formar al amparo de la “sociedad organizada”.

En el contexto internacional y específicamente durante la guerra fría, México fue un aliado del polo capitalista. Estados Unidos veía a México como Rusia a Europa del Este, era el primer flanco a defender. Y el sistema político mexicano lo entendía muy bien, la izquierda sólo era en el discurso y sus líderes constantemente fueron cooptados por el presupuesto gubernamental o simplemente eran encarcelados o “desaparecidos”. La reacción del sistema en 1968, es muestra de esta política de alineación y de respuesta.

Y la izquierda mexicana no existía, el ser de izquierda significaba compartir los preceptos comunistas y socialistas que combatía nuestro principal socio y nosotros mismos. Con la creación del PRD, se institucionalizaba esta visión y se legitimaba, además los resultados económicos y las pocas libertades sociales, obligaban a un cambio de rumbo de la política oficialista.

En 1988 y con el pretexto de un Frente Democrático Nacional, las fuerzas opositoras al gobierno comienzan a organizarse en una gran plataforma. Las bases, comenzaban a establecerse.

En 1989, se crea el PRD y por ende, una nueva visión de la política y el desarrollo nacional. Cárdenas y sus allegados, basaron su lucha en la exigencia democrática, nunca en un programa y visión de izquierda; además, aglutinaron a tantas “fuerzas ideológicas” y eran tan grandes y plurales las exigencias, que desde un inicio el PRD se fragmentó en la visión popular, leninistas, socialista, comunista, anti-priísta, anarquista, etc, etc.

Y así, llegamos a 25 años de distancia.

La izquierda –conceptualmente- siempre ha tenido una debilidad, la fragilidad de sus compromisos. Todo se vale y toda causa es justa, ahí radica su segmentación. ¿Y por qué es una debilidad –cuando debiera ser considerada una virtud-?, porque compite con fuerzas que sí están organizadas, que respetan sus acuerdos y que vislumbran los logros a largo plazo, no los cortoplacistas. Se enfrenta a grupos de poder y presión, que saben perfectamente bien que es lo que quieren y como conseguirlo.

A 25 años, tenemos un PRD que supuestamente representa a la izquierda mexicana. Sin embargo, se encuentra plagado de personajes que debieran combatir. No podemos olvidar a un René Bejarano, Secretario Particular de Andrés Manuel López Obrador y Líder de la Asamblea Legislativa del D.F., embolsándose fajos de billetes; tampoco a una Dolores Padierna, encubriendo a dueños de giros negros y empresarios “cuestionables”, como Alejandro Iglesias, dueño de Lobohombo; a “Nico”, chofer de López Obrador con un sueldo de 70mil pesos; a Gustavo Ponce, Secretario de Finanzas del GDF apostando en las salas VIP del Hotel Bellagio en Las Vegas y así, la lista podría seguir.

El actual escándalo de la Línea 12 del Metro que involucra al ex Jefe Capitalino, Marcelo Ebrard y la represión sistemática del Gobierno del D.F. hacia la protesta social, hace que se disuelva el avance democrático en la Ciudad de México.

Las luchas internas entre sus tribus, hacen que la izquierda política en México se difumine y nos deje con una sola versión de la “realidad”. Esa versión distinta se extingue y nos deja sin debate, sin armas, sin alternativas.

Los 300 desaparecidos durante el sexenio salinista y los esfuerzos por construir instituciones que garanticen la pluralidad democrática, han quedado en el olvido. Ahora nuestra izquierda, sólo busca la supervivencia presupuestaria y en este contexto, dejó de ser un adversario digno y con propuestas distintas.

Y sus simpatizantes hallarán mucho que responder y que defender, sin embargo en los hechos, sabemos que la “izquierda” política en México, aprendió lo peor del régimen, aprendió a ser cómplice y alinearse al poderoso, aprendió a usar la aplanadora legislativa para proteger sus delitos, a que sus gobernadores pacten y sean cómplices de secuestradores y narcotraficantes.

A esto se le debe sumar, la incompetencia de algunos de sus cuadros.

A 25 años de su institucionalización, la izquierda mexicana no existe. Y no es que tuviéramos todas nuestras esperanzas puestas en un partido político, pero las opciones que había, fueron cooptadas por un proyecto llamado PRD que ahora, se debate entre la permanencia y la desaparición. A su par, nace un proyecto mesiánico, que no cuenta con más legitimidad que la que proclama su líder.

Los mexicanos, nos quedamos sin opciones…

José Enrique García

José Enrique García

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM, cuenta con Diplomados en Marketing Político y en Prospectiva, Socio fundador de LIDER, empresa en desarrollo de estudios prospectivos y articulista en Centro Público portal de opinión.

1 comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Dos coexistencias, el ámbito público y el privado. Tan relacionados como distantes; la percepción del control de la… https://t.co/wWLkHAq6Zl
CentroPublicoMX En esta entrega, @AldonzaS nos adentra en el festejo que @NPGLondon hace al rey del pop #MichaelJackson. Así como,… https://t.co/mGdPGMYXo8
CentroPublicoMX RT @hllerena: Aquí la estupenda reseña de @AldonzaS de la exposición con la que la @NPGLondon conmemora los 60 años de #MichaelJackson #MJ
CentroPublicoMX RT @AldonzaS: Para seguir la obsesión de #MichaelJackson en la @NPGLondon, acá mi nota de la semana https://t.co/Q3q76DENiI via @CentroPubl