La historia de una estrategia publicitaria que se convirtió en una de las mejores guías del arte culinario a nivel mundial.

Cuando escuchamos la palabra “Michelin”, la mayoría de nosotros la relacionamos con la famosa marca de neumáticos para automóviles; sin embargo, muy pocos saben que tiene una gran influencia en el mundo de la industria del restaurante.

En 1900, la primera fábrica de neumáticos del mundo, fundada por André y Edouard Michelin, creó una guía publicitaria que ofrecía gratuitamente en la compra de sus llantas. La guía contenía información sobre mecánicos, recomendaciones de médicos, mapas de algunas ciudades y temas de interés para los turistas y automovilistas en general.

La guía da un cambio cuando en 1920, se comenzaron a publicar restaurantes por primera vez, y al mismo tiempo, ya no era ofrecida en la compra de los neumáticos, ahora se vendía.

El éxito del nuevo concepto fue tal, que en la actualidad, la guía se publica cada año y es la más antigua de las guías Europeas que califica hoteles y restaurantes.

La “Guía Michelin“, además de legendaria, es famosa por calificar en un rango de 1 a 3 estrellas a los establecimientos del buen comer a nivel mundial. Para obtener determinado número de estrellas, los restaurantes se deben destacar por su calidad, creatividad, elaboración y presentación de sus platillos:

  • 1 Estrella: muy buena cocina en su categoría
  • 2 Estrellas: excelente cocina que merece la pena el desvío
  • 3 Estrellas: cocina excepcional que justifica el viaje

Para que sean otorgadas las estrellas Michelin, los restaurantes son calificados por evaluadores anónimos que año con año se dan la tarea de visitar éstos lugares con la finalidad de inspeccionar si siguen siendo acreedores de estrellas, si se les deben quitar o aumentar y al mismo tiempo, que no pierdan el prestigio y originalidad.

Es tal la importancia que la opinión y crítica gastronómica otorgan a la guía, que algunos expertos la han llamado: “La Biblia de la industria gastronómica”, o bien: “El Santo Grial de chefs y críticos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *