Centro Público

La era de los impúdicos

El pudor, según Aristóteles, no puede ser considerado como una virtud, sino una cualidad que conlleva una dolencia pasajera, “una especie de miedo a la deshonra”. Es un fenómeno que recae en lo corporal, carácter de una emoción fugitiva que se ve reflejada en las reacciones de nuestro cuerpo. Empero, no se encuentra presente en todas las edades.

Esta afección marca el final de la edad de la inocencia, es característica de los jóvenes que empiezan a tomar consciencia de sí mismos, de sus cuerpos propensos a las pasiones y la exigencia de una privacidad imaginaria que les libra de la mirada ajena. Como dice Fabrizio Andreella: “Sin esa mirada no hay desnudez, o mejor dicho, no hay consciencia de ella”. Es a partir del otro que se crea una división entre lo visible del cuerpo y la invisibilidad del alma.

Esta diferencia del yo con los otros, repercute en dos niveles diferentes de pudor: la culpa y la vergüenza. Siendo la primera una reacción para con uno mismo y la segunda para con los otros.

En sociedad, el pudor, visto como el opresor de la animalidad del ser humano, es aquel que pone el orden en una civilización. En colaboración con la justicia, para Platón, se vuelven en los cimientos de una sociedad con virtud política, haciendo alusión a la necesidad de una operativa interior y una exterior. Es decir, el reconocimiento del derecho ajeno, hoy llamado privacidad, es el paso necesario para la existencia de la justicia.

Sin embargo, en nuestra sociedad mediatizada, maquillada con la etiqueta de postmoderna, el pudor hace alusión al secreto, a un hecho que debe permanecer oculto, algo que se necesita esconder. El pudor se vuelve característica de los reprimidos, cobardes, tramposos e hipócritas, jugando así un papel seductor con el ámbito político, en donde la virtud pública se edifica en la desnudez de los actos y pensamientos de una persona.

El acceso al mundo, el nombramiento de la existencia depende de la renuncia a la intimidad, de la exhibición de nuestros conflictos personales o del exceso de banalidad en las redes sociodigitales.

El día a día de las celebridades se vuelve una especie de culto exhibicionista a la sinceridad. Los medios de comunicación atiborran a su audiencia con distinta información, servicios y productos cargados de pornografía emocional, en donde la ridiculez y el dolor son pilares para su comercialización.

Si el cuerpo informativo y experiencial no tiene la aceptación, unilateral o recíproca, de la mirada del otro, queda neutralizada su posible trascendencia y pasa al montón de documentos prescindibles para el progreso y su mediatización.

Sin embargo, esta muestra impúdica de la vida misma, permite el crecimiento de una experiencia en contextos falsos, una pasividad contemplativa generadora de una distancia que desmaterializa al cuerpo, desmitifica el alma y lo sustituye por el artificio que busca placer en lo superficial.

Y cabe preguntarse, ¿qué papel juega el pudor en la actualidad? Es la epidermis imaginaria entre lo privado y lo público, entre lo que uno se enorgullece de exhibir y lo que queda oculto ante el posible rechazo ajeno. Es el sutil y casi imperceptible instrumento de dominación instalado en el imaginario colectivo. Mientras que la impudicia se vuelve el más exitoso aparato de obtención de información para los modelos económicos que rigen al consumismo.

Estefanía Bárcenas Rivera

Estefanía Bárcenas Rivera

Estefanía Bárcenas Rivera, estudiante de quinto semestre de la carrera en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Marista. Interesada en el funcionamiento de las estructuras del pensamiento y los imaginarios que las condicionan. Amante de la literatura y todo lo que esconde el mundo de las letras.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @cuauhmedina: ¿Qué significado tiene asesinar el futuro? Ai Wei Wei en el MUAC https://t.co/saLWFNiG9M
CentroPublicoMX Dicen que las calorías ganadas en época vacacional, no cuentan... Así que dense una vuelta a #LeMacaronBoutique la… https://t.co/7NcqSizWzj
CentroPublicoMX Presos políticos y arte, #Ayotzinapa y la memoria funcional. @aiww asesinando el futuro o de como estados totalitar… https://t.co/eOKDYfXYCn
CentroPublicoMX Sobre el #MeToo, medios y opinión pública; el contexto original y cómo se estructuró en #México. Seguiremos leyend… https://t.co/2uwYxXihIw
CentroPublicoMX Posterior a la transformación ocurrida en #LosPinos, la cuarta sección (cultural) de #Chapultepec es el proyecto má… https://t.co/9bh7RL0zcy