Vivimos en una época donde la tecnología ha superado lo inimaginable y las relaciones   Interpersonales parecen estrecharse cada día más; incluso pareciera que ya no existen fronteras y podemos llegar al otro lado del mundo tan solo con un click.

 

Por otra parte, la igualdad, justicia, respeto, tolerancia y responsabilidad social, acaparan en perspectiva el ideario colectivo de la sociedad internacional. Sin embargo, todos estos valores se echan al olvido, cuando existen intereses que afectan las relaciones, ya sean económicos, políticos o culturales, transportándonos de un instante a otro a “La era de la deshumanización”, en donde la violencia física o psicológica es protagonista en todos y cada uno de los rincones del Planeta Tierra.

Leer, mirar, observar o siquiera escuchar día a día lo que acontece a nivel mundial, se ha vuelto algo aterrador, ya no sorprende a la humanidad la violencia que vemos a diario, ni las miles de muertes generadas por la cero tolerancia entre los pueblos, el nulo interés por poner un alto a la esclavitud y a la trata de blancas, atentan de forma alarmante en contra los derechos fundamentales de las personas.

Se ha dejado de trabajar por y para la infancia y poder ofrecerles calidad de vida. Ha quedado en el olvido el compromiso de los Estados por preservar la paz y fomentar la cooperación internacional, situaciones que al parecer han desaparecido ya hace bastante tiempo.

Hablar de “La era de la deshumanización”, es abordar temas que hoy día protagonizan el escenario internacional, debido a la violencia que a diario viven millones de personas a nivel mundial, como lo es el conflicto en Siria, el cual ha cobrado más de 170,000 vidas en poco más de tres años.

Israel ha protagonizado en Gaza una masacre en contra del pueblo Palestino, que no pareciera tener fin, la cual ha afectado a miles de inocentes, obligándolos a abandonar sus hogares y pertenencias, en el mejor de los casos o quedarse sentados esperando la muerte.

El conflicto en Ucrania, la persecución de cristianos y el conflicto entre chiítas y sunitas en Medio Oriente, la guerra contra el narco y los miles de migrantes centroamericanos asesinados en México, la Guerra en Mali y la política de censura en China, son algunos conflictos que nublan el panorama mundial, demostrando una vez más que la lucha por la paz es una utopía y que la guerra es una constante en nuestros días.  

Aún más, la esclavitud en Oriente Medio y la trata de blancas del Africa Subsahariana hacia el continente Europeo, son síntomas claros de la deshumanización de la sociedad, abusando del ser humano física y psicológicamente, atentando contra el derecho a la libertad y poniendo precio a la vida como si fueran mercancías, comercializando el dolor y el sufrimiento. La sociedad ha perdido el lado humano por el cual se ha luchado las últimas décadas cayendo en un espiral de violencia sin fin.

La época de la cooperación y de la lucha por la paz es cosa del pasado, al parecer vivimos en tiempos de la deshumanización y la violencia, hoy día tienen más valor los intereses de unos cuantos, que la protección del ser humano y su desarrollo.

Es nuestro deber empezar a preocuparnos y exigir a los actores competentes, dar un giro al paradigma actual, o no quedara más remedio que acostumbrarnos y disfrutar de la “Nueva Era de la Deshumanización”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *