Centro Público

La encrucijada ruso-estadounidense.

Después de las primeras protestas en Ucrania en noviembre pasado, podemos ya hablar de un periodo de post conflicto. Al parecer, el marcador apunta a una victoria de Vladimir Putin sobre la caótica o inexistente, política exterior de Barack Obama –misma que no será motivo de este artículo, pero vendrá en una próxima entrega-.

Para efectos prácticos, Crimea se ha anexado a Rusia y Putin conservó el Puerto de Sevastopol (que le permite un control absoluto del Mar Negro); además, ha desestabilizado las regiones de Donetsk y Lugansk, manteniendo en tensión a toda Ucrania.

Sin embargo, para estas alturas, ya no es un problema geopolítico o de espacio vital el que importa al Kremlin, ya es un asunto de autoridad para los planes de Putin sobre Rusia. Las políticas rusas que ha implementado el líder ruso, han ido siempre en función de reconstruir el poderío de la “cortina de hierro”. Los rusos deben obtener una victoria absoluta sobre Ucrania, e incluso sobre toda su periferia –entiéndase los territorios de la extinta Unión Soviética-, ya que no sólo se juegan un asunto geográfico, sino la reputación de un país, que busca reposicionarse en el sistema internacional.

Además, Vladimir Putin, anhela pasar a la historia como el gran estratega del renacimiento ruso o post guerra fría y no como un simple provocador; esta, será una razón de peso para él.

Por si estas tres razones no fueran suficientes, los rusos se sienten aludidos y ofendidos, al suponer que Estados Unidos fue quien buscó el cambio de régimen en Ucrania. Es como meterse a su casa y comenzar a dictar órdenes. Y tal vez tengan razón…

Por otro lado, Barack Obama, sabe que su política exterior ha sido deplorable. Además, con altos costos para la diplomacia estadounidense. Sin embargo, Ucrania no vale una confrontación con Moscú. Esto coloca a Obama ante una encrucijada, también no reaccionar a las provocaciones rusas, merman su autoridad en aspectos políticos, económicos y en general, ante el sistema internacional.

Esto provocaría un desequilibrio de fuerzas frente a Rusia, ya que los países periféricos –antes repúblicas socialistas-, esperan un respaldo por parte de la Comunidad Europea, de la OTAN y por ende, de los estadounidenses. El no actuar y no participar, conlleva también un alto costo para Estados Unidos; para Europa también, ya que si algo no quieren, es que Rusia amplíe su presencia en Europa occidental. Menos, cuando Moscú acaba de estructurar la Unión Europea Euroasíatica de la mano con Bielorrusia y Kazajstán y acaba de firmar el acuerdo energético más grande del mundo con China.

Esta lectura nos parece arrojar que la reacción que tengan Barack Obama o Vladimir Putin, dependerá del grado de aceptación que quieran tener en el contexto internacional. La complejidad de este asunto, pudiera superar fácilmente la de cualquier problemática de la guerra fría.

Y es que la historia de estas dos potencias los coloca en la espiral del eterno retorno, ya que el no enfrentarse, sería negar su naturaleza y echar a la basura 50 años de historia común con un costo económico, político y humano, sólo parecido al de la segunda guerra mundial.

Putin y Obama, cargan sobre sus hombros un legado antagónico que los ha enfrentado en 3 ocasiones, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial y en la Guerra Fría. Las posiciones ideológicas los volvieron los perfectos enemigos, sin embargo, el contexto para ambos es perverso.

Rusia, aún no se recupera del convulsionado episodio de la Perestroika y la Glásnot; lo que implica que una carrera armamentista o bélica, esta fuera de sus alcances; por otro lado, Estados Unidos tiene 23 años con un frente abierto en Oriente Medio, mismo que le impide enfocarse en otro blanco.

Parece que el 2-0 vendrá con la rebeldía rusa que entiende que las sanciones impuestas por Estados Unidos y Europa, son berrinches de un país sin capacidad de imponérsele –como quisiera- y de un continente que en vez de aislarlo, le solicitará energía.

Eduardo Cervantes

Eduardo Cervantes

Fiel creyente de la crítica como medio para superarnos. No soporto las injusticias ni la mediocridad. Corredor X Convicción y Fiestero X Tradición. #Mezcalier

Add comment

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Desde hace años se han demandado acciones concretas en materia de #migración y #DDHH. Ninguno de los candidatos a l… https://t.co/P257Wx2BT2
9hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Las páginas ocultas del diario de Ana Frank: https://t.co/lJqtpkSPaf
CentroPublicoMX RT @INEMexico: #EnVivo Sigue el Segundo Debate Presidencial y únete a la conversación #DebateDelDebate #DebateINE https://t.co/crf1Sbp2d7
CentroPublicoMX Orgullosos de nuestra experta en arte: Ximena Apisdorf @AldonzaS @PMovimiento @RadioUNAM @tvunam https://t.co/u42ng2HJnj
CentroPublicoMX Conflictos geopolíticos a raíz de la nueva embajada estadounidense. Escribe @WongSandraC para #CentroPublico. https://t.co/boGozTBV2s