Centro Público

La Cuarta Transformación rumbo a Tétela del Volcán

La alarma sonó y desperté de golpe, siempre me pasa con ese sonido tan espantoso, apagué el despertador y miré la hora en el teléfono. Eran las nueve de la mañana en punto.

Me paré al baño, siempre es lo primero que hago al despertar, regresé a la cama y me dispuse a ver las redes sociales.

Abrí instagram y me apareció una publicación de la página cultura colectiva News en donde anunciaban que era el día, el día en que por primera vez en México la Izquierda llegaba al poder.

Pronto cerré instagram y de inmediato me metí a facebook y para esa hora los memes ya estaban; el primero que vi hacia burla a que ya habían pasado 25 minutos del 1 de diciembre y los ninis aún no veían su beca. Bajé más y encontré otro sobre Peña Nieto, éste me hacía mayor gracia ya que estaba Peña distorsionado, como en la famosa escena de la película de los vengadores, cuando Tony Stark se está muriendo.

En ese momento recordé que los memes ya habían empezado a circular desde inicio de semana, y me acordé de uno en particular, en donde ponían: ¿Cómo te verás cuando AMLO llegue?, más que un meme era un juego de nombre Love App, le picabas en el centro de la imagen y empezabas a jugar, de inmediato te aparecía tu futuro. Éste me causó mucha gracia ya que te ponía con cuerpos de modelos, con pareja o mucho dinero. La mayoría de personas que jugaba ponía que esa sí era la cuarta transformación.

Mi mañana transcurrió adelantado proyectos de la universidad, me dispuse a bañarme y a arreglarme ya que a la una de la tarde tenía una boda en un pueblito llamado Tétela del Volcán, ubicado en Cuernavaca, Morelos.
Era medio día cuando pasábamos por la carretera con dirección hacia Cuautla. Mi hermano prendió el radio y ya estaba el discurso de López Obrador, lo escuché con atención, y para ser honesta sentí que la piel se me enchinaba. Seguimos el recorrido hacia Tétela y la señal de la radio se fue perdiendo. Fue el momento para maquillarme. A las dos y cuarto llegamos al lugar donde sería la boda.

Seguí la toma de poder a través de redes sociales, si bien no se escuchaba el discurso, por lo menos los memes te ponían en contexto, fue cuando supe del célebre cadete, todo mi inicio estaba lleno de memes que hacían referencia a lo atractivo que es.

Eran las seis de la tarde cuando me salí del salón para dar un paseo por aquel pueblito. Tétela es un pueblo muy chiquito en donde todas las personas se conocen. También es muy acogedor, los colores de algunas casas son muy pintorescos, las calles son empedradas, otras son de tierra y los árboles hacen que luzcan muy bonitas.

Como es Cuernavaca se espera que haga calor pero la realidad es otra, Tétela está muy cerquita del volcán Popocatépetl, por lo que la mayoría de veces hace frio, y ese día no era la excepción; me estaba congelando, pero la vanidad de una mujer es más grande que el mundo entero y seguí con mi vestido hasta el final.

Para las nueve de la noche empezó a sonar la música en vivo, había una banda que para ser honesta no recuerdo el nombre, pero era muy famosa en Tétela. La gente empezó a bailar, las damas de honor pasaron de mesa en mesa entregando los recuerdos de aquella boda. La celebración era muy allegada a las tradiciones del pueblo, la comida era muy mexicana, en la noche se repartieron tamales y café de olla.

Aunque Cuernavaca este prácticamente a una hora y media de la ciudad de México, las tradiciones, las personas y los sabores en la comida cambian mucho, incluso los nombres con los que nos referimos a las cosas. Un ejemplo es que allá a la comida corrida se le dice servido y el platillo solo contiene el guisado y arroz.

Estuve viendo como bailaba la gente mientras me comía mi tamal; no es que no me guste bailar sino todo lo contrario, pero tengo dos pies izquierdos y prefiero quedarme sentada. Me puse a analizar todo lo que había ocurrido en ese día tan importante y aunque si hubo memes creo que los mexicanos supieron tomarlo con seriedad, los que pude ver no eran ofensivos, se burlaban pero de un forma tranquila incluso emotivos cuando eran dirigidos a Peña Nieto.

Emprendimos camino de regreso a la ciudad como a las once de la noche, ya que al otro día tenía que realizar unas fotos, en el carro no supe nada, ya que en cuanto me subí me quedé perdidamente dormida. Al parecer es cierto cuando dicen que viajar también cansa.

Daniela Alejandra Sánchez Aguijosa

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX .@MarcosManriqueV puntualiza sobre las variables que debieron tomarse en cuenta ante la estrategia contra el… https://t.co/iG0tHMs2S4
11hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Sobre @ROMACuaron y el inconsciente (o no) colectivo de los mexicanos (en plena era digital)... Escribe @yosoyjavohttps://t.co/WD9W5aD09k
11hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX En tiempos de la posverdad, comunicación digital y desabasto de energías fósiles, Eloisa Chávez @Eliss33 escribe so… https://t.co/5CbH0nJD3n
14hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Recomendación Gourmet de @XimeRG15 para este fin de semana: @PincheGringoBBQ. El inigualable sabor de su brisket y… https://t.co/2WjaBcVaKY
14hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Pónganle a @WRADIOMexico con la @RadioWera y escuchen a nuestra escritora @AldonzaS hablando sobre #CulturaMas y la… https://t.co/KHNqAslPzi