Teorizamos sobre la cosmogonía, sobre nuestro transcurrir en expansión. Sobre nuestra constitución dentro de un espacio inconmensurable…subatómico, en el que nuestro cuerpo mismo es visto en su composición química y física.

Physis…Con animales y plantas producen e introducen en el transcurrir giros especiales en el devenir. ¿Qué vemos en esto? Las inflexiones del inevitable tiempo.

Apareció en el mundo el homínido…otra forma de anudamiento…una criatura “ex-sistente” y con ello, la dimensión de lo humano, la dimensión del “Dasein”.
“Daseineidad” que rompe con el instinto y se abre al existir mediante la palabra advenida en su Ser.

Ella -la palabra- nos permitió espejearnos, des-pejarnos con los nudos de nuestros símbolos. Sí…las palabras son cuerdas que tejen y anudan.

Ciertos espesores…se fueron “orificiando ” con ello…degradando su opacidad.  Pensar y comprender, términos co-rrespondientes a la nueva condición legal de su dimensión horadan al Lenguaje y al Instinto dejando aparecer…a la Pulsión y al Deseo. Estructuras éstas que por su condición misma, nos arrojan a la eternidad de la Falta.

Se producen uniones, se delimitan espacios y se cercan vacíos. Emerge así una estructura apropiada y propia y que merced al Lenguaje, se llamará…”Mundo”.

Mundo de violencia inevitable por la sempiterna ruptura derivada de la implicancia de crearlo como Mundo. Escenario vital que nos confronta con la Falta y que se nos aparece como caos al cual es necesario “mundear” para percibir en ello nuestra soledad absoluta.

Acto que permite “crear” desde la proveniencia de un Dios que disminuya nuestra angustia ante el abismo, hasta la necesidad de trascender desde un Arte que nos permita experienciar nuestra finitud.

La eternidad…es el anhelo que nos cabe a los mortales. Al vernos hacia la muerte, es en nuestro ex-sistir donde reconocemos los límites de nuestra dimensión.

2 Responses

  1. Yamel

    Es una dimensión que creemos ilimitada dentro de nuestra dimensión, no se sabe si habrá más de una en la que co-existamos como seres.

    Responder
  2. Fer

    Súper interesante, debo de aceptar que tuve que leerle varias veces, a pesar de ser corto es un texto de mucha reflexión que debe leerse con tranquilidad, paciencia y concentración. Me atrapó de inmediato

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *