Centro Público

¡Justicia! El caso de Valeria Medel y de todos los mexicanos

La escena es desgarradora: una mujer grita en plena sesión de la Cámara de Diputados, el recinto de San Lázaro se vuelve confuso, ella sostiene un celular en una de sus manos, mientras que, alterada y en una eventual crisis nerviosa, pronuncia lo siguiente: ¡No, no, mi hija no! ¡Maldito Yunes!

Se trata de la diputada federal de Morena, Carmen Medel López, médico con especialidad en Radiología y que desde septiembre ocupa un curul en el Palacio Legislativo por el Distrito XIV de Veracruz, acababa de recibir, quizás, la más terrible de las noticias, su hija Valeria Cruz Medel había sido asesinada en el interior del gimnasio Sport, ubicado en el centro de la alcaldía de Mendoza, Veracruz.

Las imágenes en San Lázaro fueron inmediatamente divulgadas, esto, a pesar de que se dio instrucción de no grabar nada. El dolor reflejado en los gritos es indescriptible, no obstante, los legisladores continuaron grabando el trágico momento, los medios de comunicación pronto dieron la noticia en sus muy diversas plataformas y la sesión en el Palacio fue suspendida.

Valeria Cruz, era estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana, 22 años tenía al morir de manera brutal, según sus profesores y compañeros, Valeria era apasionada del deporte, sin vicios, sin enemigos, ocho disparos acabaron con su vida.

Según las autoridades, la joven aspirante a médico fue “confundida” por otra mujer, al parecer, relacionada con un líder del grupo delictivo Los Zetas, el crimen fue presuntamente orquestado por el Cártel Jalisco Nueva Generación, hasta este momento es la versión “oficial”, dicha por el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes.

Yunes, declaró que dos hombres ingresaron al interior del lugar y dispararon en contra de Cruz Medel, casi al momento perdió la vida. Las primeras investigaciones también señalan que, otra mujer fue asesinada en el mismo lugar, las pesquisas suponen que esta vez sí fue la mujer por la que mataron a la hija de la legisladora, sin embargo, otros dicen que la mujer objetivo estuvo en el sitio poco antes del crimen.

El contexto en el que se dio el asesinato no es nuevo, y no lo es porque se suscitó en el estado que cuenta con los registros más altos de violencia, la misma que se ha recrudecido desde los tiempos de Fidel Herrera y que se acrecentó aún más con la llegada de Javier Duarte, entonces los índices de criminalidad subieron al máximo, a eso le sumamos que ya no eran sólo homicidios, también se dio un fenómeno mucho más siniestro, la desaparición forzada.

Pero el panorama de violencia no es local, en todo el país se tienen contabilizadas más de 200 mil muertes, tan sólo en el sexenio 2012-2018, pero a esa sangrienta cifra tenemos que sumar los asesinatos que se dan todos los días en todo el territorio nacional.

La diputada federal, Carmen Medel ya había sido víctima de la violencia desmedida de Veracruz, en marzo de 2016, fue secuestrada junto con otra colega, la doctora Marcela Esparza Figueroa, recordemos que Medel López también es médico, el asunto cobró relevancia en aquel tiempo, dado que en la entidad se incrementaron los secuestros de varios profesionales de la salud, en muchos casos, la mayoría, fueron asesinados.

Su secuestro, por otra parte, sirvió para que el sector se manifestara con marchas multitudinarias en varios municipios veracruzanos. La Dra. Esparza Figueroa, fue liberada tras el pago del rescate, de la doctora. Medel, nunca se supo bajo qué condiciones recuperó su libertad.

El problema de la violencia en el país radica en que han fracasado las políticas públicas en materia de seguridad, han fracasado las estrategias para combatir de manera frontal al crimen organizado, además, las autoridades no generan las condiciones necesarias para investigar, hacen “oídos sordos” a las denuncias, mientras continúa en aumento el índice delictivo.

Aunado a ello, la corrupción que permea en cada institución encargada de velar por la seguridad de todos los mexicanos.

Lo que le ocurrió a Valeria, le ocurre a cada familia mexicana, en cada estado de la república donde la violencia es el pan de cada día, donde los encajuelados, los decapitados, los masacrados, son la constante, donde el secuestro y la extorsión terminan por contaminar mucho más al país, y donde la impunidad es la respuesta que reciben las familias de las víctimas de esa violencia ignorada por los que gobiernan el país.

El drama que la diputada vivió en el Palacio Legislativo, esos gritos desgarradores, el dolor de perder a un ser querido, y más cuando lo que se perdió fue un hijo, es lo mismo que ocurre a lo largo y ancho del país. No porque se trate de una funcionaria pública, no debemos unir esfuerzos para frenar la inseguridad que vivimos, porque antes ser servidora pública, también es madre, a la que impunemente le arrebataron a su hija.

Sí, ya están trabajando en las investigaciones del crimen, por cierto, a pesar de que se detuvo a dos personas, el asesino material fue localizado sin vida poco después de cometido el asesinato de la estudiante de medicina. Es evidente que las autoridades policiales tienen la tarea más compleja, llegar al fondo del asunto y no dejar impune el crimen, o convertir a Valeria en un número más de la cifra de muertos relacionada con el crimen organizado.

Ya se pronunciaron los compañeros de bancada de la diputada, hicieron lo propio sus homólogos de los otros partidos, todos ellos con algo en común, hacer justicia y esclarecer este brutal crimen que truncó los sueños y la vida de una joven estudiante.

Sí, el responsable es Miguel Ángel Yunes y su séquito de “autoridades” por no saber contener la violencia en aquella entidad, más responsables aún las autoridades federales con sus pésimas estrategias de combate a la delincuencia.

¿Hasta cuándo lo mexicanos viviremos con el miedo latente de la inseguridad y la violencia? ¿Cuántas lágrimas más tendrán que ser derramadas? ¿Cuántos muertos y desaparecidos deben quedar registrados para que volteen a ver ese problema?

Seguramente son preguntas que serán difíciles de responder, en tanto las instituciones se queden sentadas y cruzadas de manos.

¿Hoy fue Valeria, mañana quién?

Francisco Javier Colín Tapia

Francisco Javier Colín Tapia

Comunicólogo y periodista, soy egresado de la Universidad Latina, escribo y hago radio conduzco un espacio informativo semanal a través de UnilaFm, el canal oficial de mi casa de estudios, además de ser moderador en debates universitarios. He colaborado en Milenio Diario y en Televisión Educativa. Apasionado de la lectura, el arte, la música y la gastronomía, cinéfilo de corazón, mi misión, ejercer el periodismo con profesionalismo, la noticia se da en todo momento, para ello hay que informar con oportunidad, veracidad e imparcialidad, analizó temas políticos y me interesan aquellos que van relacionados con la defensa de la libertad de expresión, quiero hacer de mi país un mejor lugar para ejercer nuestra profesión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
4hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk