El presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, en Nueva York la semana pasada Mark Lennihan/Associated Press

Para los estándares del F. C. Barcelona, han sido un par de años complicados. Su archirrival, el Real Madrid, ganó la última temporada de la Liga y los dos últimos títulos de la Liga de Campeones.
Luis Enrique anunció su renuncia como director técnico antes del final de la temporada pasada y Ernesto Valverde ha tomado el timón. En mayo arrestaron a Sandro Rosell, el expresidente del equipo, por cargos de lavado de dinero. A Lionel Messi lo hallaron culpable de haber violado las leyes hacendarias de España y tanto el actual presidente del club, Josep María Bartomeu, como Neymar, una de las estrellas del equipo, están acusados de corrupción relacionada con la transferencia de este jugador en 2013 y enfrentarán un juicio.

Así que este es un momento perfecto para que el Barcelona haga una gira de pretemporada en Estados Unidos. La semana pasada, Bartomeu se sentó con The New York Times en las oficinas del Barça en Nueva York para discutir la situación del club, sus esfuerzos para establecerse en Estados Unidos, el continuo drama que rodea a Neymar y los cargos de fraude fiscal, y el clásico del sábado frente al Real Madrid en Miami, que forma parte de la International Champions Cup.

¿Por qué hay un miniclásico? No sé cómo llamar al partido contra el Real Madrid.

Es un clásico amistoso.

De acuerdo, ¿así lo llamamos? ¿Por qué no se había dado en 30 años, pero ahora sí?

No se había dado antes porque ni el Madrid ni nosotros habíamos querido jugar un amistoso.

¿Entonces por qué aceptaron?

Porque al final es un buen negocio para ambos equipos.

¿Se volverá algo habitual?

Sí. Lo volveremos a hacer en el futuro. Probablemente no sea el año próximo, pero en dos años más, por qué no.

¿Cómo cree que será el equipo bajo la dirección de Ernesto Valverde?

Es interesante. Cada vez que se escoge a un nuevo entrenador de un club como el nuestro, se presentan oportunidades y nuevas ideas. Ernesto es un entrenador muy inteligente. Él conoce y siente la forma en que pensamos el fútbol, sabe cómo tenemos que jugar. Y hace mucho tiempo jugó con nosotros, lo que significa que conoce perfectamente el club.

Entonces, ¿qué esperamos? Bueno, esperamos tener un nuevo ambiente en el equipo y una pequeña evolución en nuestro fútbol.

¿Cómo será esa evolución?

En los últimos dos años nuestros rivales aprendieron mucho y ahora saben jugar contra nosotros. Y, probablemente, es por eso que no lo ganamos todo. Tenemos muy buenos jugadores pero no ganamos todo. Así que Valverde traerá nuevas ideas con una pequeña evolución. Sabemos dónde está la parte débil de nuestro juego; él trabajará esas partes débiles.

El Barcelona ha establecido un grupo de academias en Estados Unidos este año. ¿Cuáles son las diferencias entre los modelos académicos que están implantando acá y La Masía, que es la principal academia del club en España?

Tenemos un modelo escolar: la academia y los alumnos. Trabajan igual en todo el mundo pero en diferentes idiomas. En realidad, lo que hacemos es enseñarle a los jóvenes de 6 a 14 años a jugar al fútbol, les enseñamos nuestra forma de jugar. Eso es lo que hacemos.

Recientemente, Xavi criticó al Barcelona porque no había suficientes jugadores jóvenes llegando al primer equipo, como pasó con él, Andrés Iniesta y todos los demás. ¿Está de acuerdo?

No. El problema son Xavi, Iniesta, Leo Messi y todos los demás. Es muy difícil ser jugador y, cuando tienes enfrente a Leo Messi, Neymar, Xavi, Iniesta, Busquets o Piqué, es muy complicado jugar ahí.

Xavi estuvo en el primer equipo durante 15 años. En ese periodo 15 chicos que jugaban en su posición tuvieron que dejar el club. Creo que Iniesta ha jugado durante 16 o 17 años. Es muy difícil. ¿Y Leo Messi? ¿Quién será el nuevo Messi? Bien, es probable que haya otros Messi, pero tienen que dejar el club porque es imposible que jueguen ahí. Xavi dijo que fuéramos más lento, pero ¡el problema es Xavi! Él creó el problema junto con Iniesta y Piqué: ellos crearon el problema.

A usted lo están investigando las autoridades fiscales de España y también está el caso de Neymar…

Lo llamamos Neymar dos. Neymar uno ya está resuelto, ahora vamos con Neymar dos. Lo de Neymar no se trata de impuestos, ¿de acuerdo? Es un problema de un tercero que está pidiendo más dinero, pero deberían pedírselo al Santos (el club anterior de Neymar, en Brasil), no a nosotros.

Pareciera que las estrellas del Barcelona están teniendo problemas, arrestaron al presidente de la Federación Española de Fútbol y da la impresión de que en el fútbol español hay muchos problemas financieros.

Eso no nos afecta, pero claro que nos preocupa. Porque cuando ves que están investigando a nuestros jugadores por asuntos fiscales, cuando ves que tus jugadores no pagaron sus impuestos de manera apropiada —y no (solo) los jugadores del Barça, también los del Real Madrid y los del Atlético de Madrid— o que la mayoría de los jugadores españoles deben pagar más por impuestos, bueno, entonces sabes que algo anda mal.

Porque, si fuera un solo caso, dirías: “De acuerdo, uno está mal”. No obstante, cuando es la mayoría, hay algo que no está funcionando, sean sus contadores o sus representantes. Porque al final, no soy responsable de los futbolistas. Los jugadores pues juegan fútbol, no sé, pero los representantes y los contadores… Algo grave está pasando.

¿Qué puede hacer el club para prevenir este tipo de situaciones en el futuro?

Lo que hicimos fue hablar con La Liga, y por supuesto necesitamos unos lineamientos más claros para ese tipo de contratos, como los de imagen. Además de los lineamientos, debemos decirles a los jugadores: “Miren, tienen que hacerlo de este modo”.

¿Aún desean expandir el Camp Nou para 2021?

Se retrasará un año. En cuanto al acuerdo que hicimos con los socios de nuestro club en 2014, el proyecto debería haber comenzado este verano de 2017. Sin embargo, hemos trabajado con la ciudad de Barcelona en este acuerdo y finalmente, hace diez días, obtuvimos la aprobación inicial para el proyecto, lo cual significa que, si no cambia nada —y no vamos a cambiar—, empezaremos a trabajar en el verano de 2018 y terminaremos en el verano de 2022.

Debemos hacerlo ahora porque nuestro estadio es demasiado viejo, es de 1957. Es momento de renovarlo. Será un poco más grande, en cuanto a su capacidad, lo que permitirá que toda la gente pueda ir, miembros y visitantes, a ver mejor el fútbol; mejor, más cómodos, todo cambiará. Habrá áreas más grandes, zonas VIP que no tenemos. Todo será mejor.

Lo debo preguntar: ¿Neymar estará con el Barcelona el próximo año?

Bueno, ya sabes que Neymar es uno de nuestros mejores jugadores y no queremos perderlo. Queremos que siga, que continúe con nosotros. Todavía le quedan cuatro años de contrato, así que no hay nada más que decir.

Sabes que los jugadores deciden si se quieren ir, están en libertad de decidirlo. Pero en cuanto al Barcelona, lo queremos y lo necesitamos. Porque, si queremos ganar, necesitamos contar con los mejores jugadores.


Fuente: NYTimes / Kevin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *