La historia, nos ha permito ser testigos de diversas personalidades, que con sus acciones han cambiado por completo el escenario internacional, impactando hondamente en la idiosincrasia y el comportamiento de las sociedades. Uno de esos héroes, que con sus hazañas logró trascender por su pensamiento, fue Nelson Mandela, el gran líder africano, quien dio un giro al paradigma social, no sólo de un país, sino del mundo entero.

Lucha, trabajo y sacrificio son algunos de los adjetivos que con holgura describen a Mandela. El hombre que paso de la realeza tribal, a convertirse en un preso condenado a cadena perpetua, en una cantera sudafricana, por el sólo hecho de buscar un sueño, el cual contagió a cientos de miles de personas, con un único objetivo, conseguir la igualdad y la justicia, en una comunidad dominada por la minoría blanca, que atentaba contra la libertad de su raza.

La utopía de libertad y equidad que rondaba por la mente de Mandela, fue lo que lo llevó a ser, tiempo después, el primer dirigente negro elegido democráticamente en Sudáfrica, donde logró estrechar lazos entre castas, lo cual lo llevó a convertirse en el constructor de una nación, en donde no existía. Nelson Mandela es el líder que hace falta en muchas sociedades, envueltas por la opresión, desigualdad y violencia, necesitadas del lado humano de alguien como aquel Premio Nobel de la Paz de 1993, el hombre que enfrentó y venció el movimiento del “apartheid”.

El 18 de julio se conmemora año con año, a nivel mundial y a manera de homenaje, “El Día Internacional Nelson Mandela”. La Organización de las Naciones Unidas (ONU)  y la Fundación Nelson Mandela, celebran la labor social de Madiba, en la fecha de su onomástico, con el objetivo de concientizar a la sociedad sobre la importancia de la responsabilidad social, dedicando 67 minutos de nuestro día, aportando algo positivo en problemáticas de la vida diaria, un minuto por cada Año que Mandela dedicó al servicio de la humanidad.

Nuestro planeta está necesitado de seres como Nelson Mandela, líderes que vivan por y para la sociedad, y dejen de lado sus intereses propios, que sólo benefician a unos cuantos. Es de suma importancia que nos involucremos en las diferentes problemáticas que nos rodean, comencemos con 67 minutos y concluyamos con una vida de trabajo por la paz y la igualdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *